Ver ediciones digitales
Compartir

La importancia de desconectarse de la tecnología

Por: Financiero 10 May 2021

La tecnología, en especial desde el año pasado, está cada vez más presente en nuestras vidas. Si bien desde antes consumían gran parte de nuestro tiempo, cada vez son más las horas dedicadas a los televisores, smartphones o computadoras, ya sea porque los utilizamos para estar en contacto con familiares y amigos, por motivos de estudio, o por el teletrabajo.


La importancia de desconectarse de la tecnología
Cualidades como la atención y la concentración se ven amenazadas por la presencia ubicua de la tecnología. ¿Cómo remediarlo?

Redacción El Financiero

La tecnología, en especial desde el año pasado, está cada vez más presente en nuestras vidas. Si bien desde antes consumían gran parte de nuestro tiempo, cada vez son más las horas dedicadas a los televisores, smartphones o computadoras, ya sea porque los utilizamos para estar en contacto con familiares y amigos, por motivos de estudio, o por el teletrabajo.

Sin embargo, esta sobreexposición tecnológica no pasa en vano, y ha generado lo que expertos califican como la “fatiga del Zoom”, según científicos de la Universidad de Stanford.

Un artículo de BBC Mundo recogió los consejos de los especialistas sobre cómo evitar el agotamiento digital, para disminuir su impacto en la productividad y la creatividad.

En el caso de las reuniones virtuales, cuando se atienden varias de estas de manera consecutiva, la gente puede sentirse estresada y poco enfocada. Una medida de alivio puede ser programar pausas entre llamadas, de unos cinco minutos como mínimo, para proporcionar un descanso natural.

“Tomar un descanso físico de las pantallas también es esencial, ya que esto puede mejorar nuestra capacidad de concentración”, agregó Nick Hedderman, responsable de la materia en la rama británica de Microsoft.

Algunas premisas para optimizar el trabajo a distancia incluyen acortar las reuniones a entre 20 y 40 minutos, fomentar reuniones en los equipos que no estén relacionadas con el trabajo, realizar llamadas sólo de voz y tenerlas mientras se camina por casa, y establecer límites y horarios.

“Si somos conscientes de nuestro comportamiento y establecemos límites y horarios claros, podemos elegir tener una tecnología que trabaje a nuestro favor en lugar de en nuestra contra”, explica Naz Beheshti, antigua asistente ejecutiva de Steve Jobs.

Además, recomienda dejar espacios en blanco en nuestra agenda y nuestros días, con el fin de establecer límites y dedicar algunas horas a “aburrirse”, una lección destilada de las experiencias de Jobs para fomentar la creatividad.

Por otra parte, los celulares y otros dispositivos son fuente de distracción y dispersión. Estar al tanto de las redes sociales y de las notificaciones impacta negativamente en la productividad y atención. En relación con esto, una investigación de la Universidad de California descubrió que volver a una tarea, luego de atender una notificación, toma 23 minutos.

La tecnología, ¿nos cuida de la tecnología?
Apple y Google han tratado de concientizar a sus usuarios con funciones como Screen Time, y Digital Wellbeing, respectivamente. Dichas funciones informan de cuánto tiempo se dedica a cada aplicación, así como permiten establecer límites de horarios y gestionar las notificaciones, todo con el fin de que no se vea reducida la capacidad de concentración.

Para Magnus Wanberg, CEO de la compañía tecnológica reMarkable, existe todo un movimiento de usuarios y desarrolladores de productos y dispositivos que buscan recuperar el tiempo de las personas. En sus palabras, resulta “hipócrita” que las grandes empresas tecnológicas hagan recaer la responsabilidad de limitar el tiempo de pantalla en los usuarios, cuando sus productos y algoritmos están diseñados para ser adictivos. “La concentración es el bien más escaso que tenemos ahora”, añade.

“Sabemos que los periodos de trabajo en profundidad son de corta duración y difíciles de conseguir”, añade el profesor Duncan Brumby, del University College de Londres.

Las personas cada vez son más conscientes de no interrumpir lo que se denomina “trabajo en profundidad”, momentos en los cuales estamos verdaderamente concentrados. “Por lo tanto, hay que aprovechar estos períodos de una forma sabia, y desactivar las notificaciones durante los mismos”.

Sin embargo, esto no es posible de alcanzar para todas las personas. Muchas de las que trabajan desde casa están a merced de sus superiores, y deben estar al pendiente de llamadas o correos electrónicos. “Prácticamente todo el trabajo moderno no es óptimo para la concentración”, resume Bruce Daisley, antiguo vicepresidente de Twitter.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?