Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Red Limpia
Comparte
Compartir

Empresas

La firma electrónica en panamá

Por: Financiero 08 Nov 2020

Los tiempos han cambiado y la tecnología nos cautiva cada vez más con novedosas maneras de automatizar procesos cotidianos, una de ellas es estampar nuestra firma en documentos para validar nuestro consentimiento. Dada la repetitividad de esta actividad a diario se ha inventado una manera rápida y eficaz de plasmar nuestra firma en un documento, pero de forma electrónica, es decir, de manera virtual, que no necesita ser hecha de manera manuscrita para que sea válida, ya que nuestros datos estarían almacenados en una base de datos, lo cual hace que la misma tenga plena validez.


La firma electrónica en panamá

Enfoque jurídico

Darío González Martínez
Abogado corporativo
@dariolawyer

Los tiempos han cambiado y la tecnología nos cautiva cada vez más con novedosas maneras de automatizar procesos cotidianos, una de ellas es estampar nuestra firma en documentos para validar nuestro consentimiento. Dada la repetitividad de esta actividad a diario se ha inventado una manera rápida y eficaz de plasmar nuestra firma en un documento, pero de forma electrónica, es decir, de manera virtual, que no necesita ser hecha de manera manuscrita para que sea válida, ya que nuestros datos estarían almacenados en una base de datos, lo cual hace que la misma tenga plena validez. 

La firma electrónica es un concepto jurídico, equivalente electrónico al de la firma manuscrita, en donde una persona acepta y da por validado el contenido de un mensaje electrónico a través de cualquier medio electrónico que sea legítimo y permitido, por ejemplo, firma digital al firmar con un lápiz electrónico al usar una tarjeta de crédito. 

Todo esto nos ahorra estar firmando de manera repetitiva los documentos y también evita que nuestra firma sea rechazada por el motivo acostumbrado de “no parecerse a la firma de nuestra cédula”, pues con la firma electrónica nuestra firma es válida inmediatamente al presentarla. 

En Panamá esta modalidad está regulada por la Ley 22 de 2008, la cual establece los mecanismos para validar nuestra firma de tipo electrónica, estableciendo una serie de requisitos para registrarnos en el sistema, y luego se emite un concepto a favor del solicitante, a quien se le permite usar la firma electrónica en todos los documentos que requieran. 

La entidad gubernamental competente para la tramitación de la firma electrónica es la Dirección General de Firma Electrónica, dependencia del Registro Público de Panamá. 

La legislación panameña reconoce la firma electrónica calificada, es decir aquella que se añade a un dispositivo criptográfico (tarjeta inteligente o token USB), que permite dar valor legal a los documentos y transacciones electrónicas, al proteger la integridad de los datos, autenticando a los firmantes y garantizando el no repudio a sus autores. 

¿Cómo funciona la firma electrónica? 

La firma electrónica funciona mediante complejos procedimientos matemáticos, que relacionan el mensaje o documento firmado, con la información propia del firmante. Esto permite garantizar con total seguridad la identidad del firmante y la integridad del documento enviado.

Para firmar electrónicamente un mensaje o documento, el firmante genera un algoritmo matemático llamado hash, el cual se firma con la clave privada del firmante. El resultado es la firma electrónica, que se enviará adjunta al mensaje original. De esta manera, el firmante adjuntará al documento una marca que es única para dicho documento y que sólo él es capaz de producir.

Para realizar la verificación del mensaje, el receptor generará una huella electrónica del mensaje recibido, que luego descifrará la firma electrónica del mensaje utilizando la clave pública del firmante. De esta forma, obtendrá la huella electrónica del mensaje original. Si ambas huellas electrónicas coinciden, significa que no hubo alteración y que el firmante es quien dice serlo.

Requisitos para solicitarla

En cuanto a los requisitos para solicitar la firma electrónica, el solicitante debe hacer previamente deposito bancario de cincuenta dólares USD 50.00 y agendar por correo electrónico una cita en donde deberá aportar su correo electrónico y cédula de identidad personal, se le capturan sus datos biométricos (fotografía y huellas dactilares) para la personalización de la tarjeta que contiene su certificado electrónico.

Hecho esto, se le entregará a solicitante la tarjeta de firma electrónica, lector de la tarjeta y un sobre con las contraseñas privadas, ahora, no solo las personas naturales pueden tener firma electrónica, la Ley también permite que las personas jurídicas tengan esta facilidad, las facturas también son objeto de esta modalidad. 

En todo caso, el uso de esto se puede materializar en trámites gubernamentales ante el Registro Público, ministerios y ante aquellas empresas privadas que autoricen su uso y a su vez cuenten con autorización de la Dirección de Firma Electrónica para aceptar esta modalidad. La ventaja principal es la abreviación de la firma de manera manuscrita y en estos tiempos evita de alguna manera el contacto con documentos lo cual previene también contagio del coronavirus. 

La vigencia de la firma electrónica es indefinida, pero hay algunas maneras de revocar la validez de esto lo cual aparece taxativamente en la Ley 22 de 2008, entre ellas tenemos: a petición del propio firmante, fallecimiento del firmante, compartir sus claves personales con un tercero. Estas maneras de uso fraudulento previenen actos de la misma naturaleza y evitan conflictos legales. 

A las empresas privadas de venta de bienes y servicios por internet establecidas en el territorio panameño se les aplicará el principio de territorialidad, es decir que su gestión cotidiana, administrativa está radicada en territorio panameño, por lo tanto, podrán aceptar la modalidad de firma electrónica siempre y cuando sean transacciones que involucren sus actividades normales dentro de Panamá. 

La firma electrónica es un método seguro de validar nuestro consentimiento sin mantener contacto con documentos, el firmante posee una tarjeta expedida por la Dirección General de Firma Electrónica, entidad gubernamental competente para expedir esta modalidad, previos requisitos válidos del solicitante. 

La legislación panameña reconoce la firma electrónica calificada en donde se utilizan una serie de datos como medios de identificación de una persona. El uso correcto de nuestra firma electrónica válida nuestra responsabilidad ante cualquier anomalía. 

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?