Ver ediciones digitales
Compartir

La falacia de la eficiencia y la importancia de la resiliencia

Por: Financiero 31 May 2021

“Hace mucho tiempo aprendí una sencilla regla empírica que ha demostrado ser cierta en innumerables ocasiones: las mejores lecciones, las que se abren paso, a menudo provienen de un lugar distinto al que conoces”, dice Larry Robertson, un asesor de innovación que trabaja, escribe y guía en el ámbito de la creatividad, el liderazgo y el espíritu empresarial.


La falacia de la eficiencia y la importancia de la resiliencia
Larry Robertson, quien ha guiado a empresarios a través del crecimiento hacia el éxito duradero, reflexiona sobre la importancia de la resiliencia como estrategia de liderazgo

Redacción El Financiero

“Hace mucho tiempo aprendí una sencilla regla empírica que ha demostrado ser cierta en innumerables ocasiones: las mejores lecciones, las que se abren paso, a menudo provienen de un lugar distinto al que conoces”, dice Larry Robertson, un asesor de innovación que trabaja, escribe y guía en el ámbito de la creatividad, el liderazgo y el espíritu empresarial.

Robertson asegura que esta es una regla empírica que con frecuencia puede ir en contra de los hábitos de la mayoría de los líderes, quienes tienen la necesidad y la inclinación de centrarse especialmente en el trabajo que tienen entre manos y en el objetivo inmediato que buscan.

Sin embargo, a menudo están tan centrados que pueden cegarse fácilmente al entorno, especialmente cuando hay cambios. Al ocurrir esto, se pierde la perspectiva y, con ella, la capacidad de ver más allá del momento actual. Una visión desde algún lugar fuera de confort puede ofrecer una perspectiva y una claridad críticas. A continuación el autor comparte una de esas visiones:

Algo nuevo que reflexionar
“Mi trabajo siempre ha sido diverso en cuanto al sector, pero fue desde fuera de mi ámbito cotidiano cuando hace poco me encontré con un artículo del escritor Michael Pollan, el conocido autor de The Omnivore’s Dilemma y alguien que, como él mismo describe, “escribe en la intersección del mundo humano y natural: en nuestros platos, en nuestras granjas y jardines, y en nuestras mentes”. En otras palabras, es un hombre dedicado al tema de la alimentación. Yo no lo soy. Pero su artículo The Efficiency Curse se aplica a ambos mundos ”, cuenta Larry Robertson, en un artículo de CEO World, traducido por El Financiero LatAm.

El resultado del artículo es que, en general, los productores de alimentos, especialmente en las últimas décadas, han llegado a favorecer la eficiencia sobre la resiliencia.

De hecho, la mayoría de las empresas, especialmente las medianas y grandes que suelen dominar su mercado, optan por desarrollar toda su estrategia en torno a la eficiencia. Cuando funciona, la eficiencia puede reducir los precios y maximizar el rendimiento de los recursos. También hace que el trabajo que se debe hacer sea más predecible.

Pero hay una trampa. Estos beneficios solo se obtienen si todo en el mercado y en las operaciones permanece igual, incluidos los supuestos y las variables incorporadas a la ecuación de la eficiencia.

En cualquier industria, no solo en la alimenticia, se llama a estas condiciones statu quo. Mantener el statu quo es una tarea difícil en cualquier momento, aunque especialmente en los tiempos de profunda incertidumbre.

Pollan apuntaba su lente a la industria alimenticia y se preguntaba por qué los productores persisten no solo en relegar la resiliencia a un estatus de segundo nivel, sino en dejarla de lado por completo.

Estrategias en tiempo de pandemia
Al cumplirse un año de la pandemia, Pollan constató que aquellos modelos altamente eficientes de las empresas alimenticias, anteriores a la crisis, resultaron ser increíblemente frágiles una vez que no había nada seguro.

Comentó que los más perjudicados fueron los que ignoraron por completo la resiliencia como núcleo de sus estrategias. Pollan también parecía asombrarse de que esas mismas empresas que se habían llevado la peor parte a lo largo de la pandemia, no intentaran ahora averiguar cómo ser más resilientes, sino cómo volver a una nueva normalidad y estabilidad.

“Aunque nadie tiene una bola de cristal, los últimos 20 años, y no únicamente los últimos 20 meses, nos enseñan una y otra vez que ya no hay normalidad, sino una nueva anormalidad. En un mundo así, la eficiencia no volverá a ser lo que en su momento fue”, reflexiona Robertson, quien espera lanzar su tercer libro en junio de este año.

La falacia de la eficiencia perpetua
¿Pueden los líderes seguir persiguiendo la eficiencia pura? No deberían, pero sigue siendo una opción en la que es fácil caer. ¿Por qué? En gran parte porque la eficiencia es algo que se puede medir.

Su retorno de datos para validar o invalidar esas medidas es también a corto plazo. “Y seamos sinceros, cuando se logra la eficiencia se siente bien, de hecho puede parecer una victoria absoluta. Pero, en realidad, es una victoria táctica y no tanto estratégica”, continúa el especialista que fue nombrado Fulbright Scholar este 2021, este es un programa de ayudas educacionales, patrocinado por la Oficina de Asuntos Educativos y Culturales del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

La resiliencia es un cálculo mucho más estratégico, pero es más complicado. Se trata de una jugada “a lo largo del tiempo”. Y aunque puede ser crucial para sobrevivir y prosperar en tiempos inciertos, puede ser más difícil de medir, y de saber cómo y cuándo pagará sus cuantiosos dividendos. Por tanto, elegimos la eficiencia. Y es entonces cuando surge la incertidumbre…

Si ha llegado a la conclusión de que estas observaciones se refieren únicamente a la alimentación, piénselo de nuevo, dice el autor, quien reiteró que se aplican a todos los sectores, a todas las organizaciones y a todos los líderes actuales.

La resiliencia no solamente no debe ser ignorada, sino que debe ser el centro de la estrategia y una prioridad de nivel uno para cualquier líder y organización que espere tener éxito en tiempos inciertos. ¿Cómo podemos conseguirlo? La respuesta está en una sola palabra: el propósito.

El poder del propósito, sea cual sea el oficio que ejerza

El propósito. Es ese tema del que tanto se habla, al que con frecuencia se le atribuye un gran poder y que, sin embargo, está tan infrautilizado y escasamente comprendido. Hay algo que se debe saber sobre él: el propósito es una búsqueda a largo plazo. Alcanzarlo no ocurre mediante una fórmula fija, sino a través de un marco y una mentalidad diseñados para el cambio y la adaptación constantes.

Cuando usted incorpora el propósito -en cada decisión tomada a diario por cada miembro de su equipo-, está desarrollando de hecho la resiliencia y la conciencia de un camino más largo por recorrer.

Piense en el propósito, al igual que en la resiliencia, como su brújula, no como su hoja de ruta o su plan paso a paso. Los mapas son estupendos y se aconsejan, pero una brújula lo mantiene en sintonía con el viaje real, no simplemente con el planificado. Es solamente una pequeña reflexión de Larry Robertson.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?