Ver ediciones digitales
Compartir

Management

La economía digital como forma de vida

Por: Financiero 08 Nov 2020

El mundo no para de cambiar. Hay novedades que avanzan con fuerza y abren oportunidades a quienes sepan aprovecharlas. ¿Estará usted y su país entre los que capitalicen lo nuevo?


La economía digital como forma de vida

Compás Financiero

Andrés Chiodi
Consultor Financiero
Profesor del IESA Panamá
@CompasFinancier

El mundo no para de cambiar. Hay novedades que avanzan con fuerza y abren oportunidades a quienes sepan aprovecharlas. ¿Estará usted y su país entre los que capitalicen lo nuevo?

Desde hace años la tecnología permite agregar más y más valor sin necesidad de trasladarse físicamente a donde está el cliente. Con la venida de la COVID-19, incluso aquellos que estaban reacios a pensar que su negocio se podía hacer a distancia, han tenido que replantearse sus modelos. 

No es que ahora los puestos de trabajo que pueden evitar desplazarse cada día, van a volverse 100% al teletrabajo, sino que habrá seguramente alguna mezcla entre labores presenciales y a distancia, en proporciones cada vez más inclinadas a hacer irrelevante dónde trabajan las personas. Sin embargo, con esa realidad, más y más personas pueden cambiar sus hábitos, y también muchos países abrazar la tendencia y hasta aprovecharla. 

Por un lado, los sistemas de transporte tendrán algún efecto en su demanda, con lo que la planificación de los mismos debe irse ajustando. Por otro, la planificación urbana se podrá ajustar con base en nuevos pronósticos que reflejen la menor necesidad de aglutinarnos en los centros de las ciudades. Son dos muestras de cómo la economía irá ajustándose a nuevos paradigmas. 

Pero más allá de reaccionar pasivamente ante los cambios, los países pueden aprovechar las tendencias para impulsar el desarrollo y atraer inversiones y turismo -de trabajo-.

Una nueva tribu global

Los nómadas digitales, aquellas personas productivas que no están atadas a una oficina y ni siquiera a un país, tienen años disfrutando de los diversos paisajes, climas y experiencias del mundo, moviendo su laptop a un destino turístico nuevo cada vez que se aburren del anterior. 

En lugar de pagar alquiler o hipoteca de una casa que no necesitan realmente, usan ese dinero para sufragar el costo de alojamientos que ofrecen lo que necesitan: conectividad y experiencias. 

En Panamá surgió apenas en 2014 una muy exitosa cadena de alojamientos llamada Selina, que ya representa un fenómeno mundial con más de 60 ubicaciones en cuatro continentes, por los cuales van desfilando fieles nómadas que encuentran dónde conectarse mientras disfrutan un ambiente relajado, paisajes inspiradores y actividades que le dejaran huella de por vida. 

La apertura es la clave 

Otro fenómeno es el de las visas especiales para los nómadas digitales. En Europa, el Caribe y parte Latinoamérica un diverso número de países están compitiendo por atraer a estos trabajadores y su dinero, para que pasen tranquilamente uno, dos o tres años en el lugar sin las incomodidades de ser un turista regular o tramitar una residencia. Solo les exigen ser personas que generen ingresos de varios miles de dólares al mes y disponer de su propia seguridad sanitaria privada, y con el pago de de tasas de algunos cientos o miles de dólares, esos países ofrecen tranquilidad y ventajas para el residente temporal. 

Recientemente, Costa Rica se ha propuesto ofrecer una modalidad migratoria que facilita permanecer en ese país hasta por un año, con facilidades fiscales y de trámites. Con ello, atraen a profesionales y emprendedores que tienen ingresos significativos, quienes pagarán alojamiento y servicios, resultando en un ingreso extra para esos países. 

Demos la bienvenida a nuestros paraísos a quienes huyen de sus infiernos.

También en Panamá están llegando otras novedades para quienes hacen del mundo su casa. En diciembre se espera la llegada del crucero Satoshi (seudónimo del creador del Bitcoin y el Blockchain), y se quedará anclado en la bahía de la capital, alojando a sus residentes, quienes estarán en un inmenso coworking que flota sobre el mar y sobre algunas trampas de infiernos fiscales de los que sus habitantes huyen. 

Otro proyecto que se muda a las aguas del caribe panameño es el de unas residencias flotantes -por decirlo de algún modo-, que vendrán a materializar un proyecto que busca crear ciudades fuera de las jurisdicciones fiscales. 

La empresa Ocean Builders, tras unos intentos en el pacífico sur, intentará replantear su modelo en un país que compite dando mejores condiciones para el desarrollo de negocios. 

Otras empresas buscan refinar un modelo sostenible de islas artificiales donde las personas puedan cortar sus lazos con las raíces que les hacen menos competitivos o ágiles, replicando en el ámbito de las personas lo que desde hace décadas ofrecen a las empresas las zonas francas del mundo. 

Cada día un mundo mejor

Hoy en día el mundo disfruta de un nivel de libertad de movimiento de capitales y mercancías difícilmente antes visto. Ni hablar del movimiento de información. Con un poco de visión, podemos apuntar a un mundo de ciudadanos digitales que crean riqueza desde donde les plazca, disfrutando de las bellezas de nuestro planeta mientras ayudan a descentralizar el desarrollo, desde las ciudades tan propias de las primeras revoluciones industriales, a una red global de recursos que se coordina a través de internet, servicios logísticos optimizados, barreras culturales que se van borrando y el resto de las ventajas de la globalización. 

No podemos dormirnos y pensar que tras despertar de cada siesta en la hamaca, veremos al mundo sin cambios. Menos aún ser eco de nacionalismos extremos o de voces que añoran un mundo feudal. Si para unos la transformación que aún deben enfrentar es la digital -a pesar de ser algo que pudo ocurrir hace 30 años o más-, para otros ya su presente está enfocado más allá de lo digital: en los nuevos horizontes de la computación cuántica. 

Hagamos que nuestros países aprovechen estos cambios. Hagámoslo también en nuestro ámbito personal. Adoptando y aprovechando los cambios, estaremos poniendo los números a nuestro favor. 

Link hacia Compás financiero personal: https://www.amazon.com/dp/9962133882

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?