Ver ediciones digitales
Compartir

Inicios pequeños para sueños grandes

Por: Financiero 21 Jun 2021

Para satisfacer nuestras necesidades es vital generar ingresos. Estos pueden provenir de tres fuentes: nuestro tiempo como empleados, nuestros capitales (producto de negocios propios a los que dedicamos nuestro intelecto, recursos y tiempo), o a través de negocios de terceros, a los cuales aportamos capital (como cuando invertimos en la bolsa de valores, o damos nuestro dinero al banco o algún emisor de bonos).


Inicios pequeños para sueños grandes
Las finanzas brindan herramientas para alcanzar las metas que nos proponemos, como personas o como empresas.

Compás Financiero

Andrés Chiodi
Consultor Financiero
Profesor del IESA Panamá
@CompasFinanciero

El dinero debe estar al servicio de las ideas, y las finanzas nos deben ayudar a planificar y a controlar que los objetivos están siendo logrados y que se está creando valor.

Para satisfacer nuestras necesidades es vital generar ingresos. Estos pueden provenir de tres fuentes: nuestro tiempo como empleados, nuestros capitales (producto de negocios propios a los que dedicamos nuestro intelecto, recursos y tiempo), o a través de negocios de terceros, a los cuales aportamos capital (como cuando invertimos en la bolsa de valores, o damos nuestro dinero al banco o algún emisor de bonos).

¿Es una de sus metas de vida emprender en un negocio?
Para unas finanzas personales bien manejadas, es fundamental tener claras las metas de vida. La planificación que hagamos con nuestro dinero considerará alcanzar ciertas condiciones iniciales.

Hay negocios que requieren un cierto capital inicial para arrancar, lo cual es una medida cuantificable de cuánto nos acercamos a lograrlo. Sin embargo, con algo de creatividad, rompiendo ciertos moldes o prejuicios de lo que significa iniciar un negocio, es posible que ese capital sea mucho menos, o incluso cero.

Un ejemplo de lo primero es cuando planteamos comenzar un restaurante en una “dark kitchen” en lugar de tener mesas desde el primer día; de lo segundo, cuando buscamos cerrar un trato con un pago adelantado, o con un crédito de los proveedores de los insumos.

En línea con el concepto del “producto mínimo viable”, puede preguntarse: ¿qué tan pequeño podría ser el negocio y aún así crear valor para los clientes? Mientras menos capital inicial sea necesario, menos tiempo pasará antes de poder arrancar.

Reduzca el impacto de emprender, comience de forma paulatina
A veces al capital inicial de un negocio se le une otro tanto para cubrir nuestros costos de vida, mientras el negocio comienza a producir. Si además de cuestionar creativamente cuán pequeño podemos comenzar, buscamos la forma de poder arrancar a hacer negocios sin dejar el empleo que tenemos, reducimos más la cantidad de capital necesario para iniciar. Si su idea implica dedicar más horas de las que le quedan libres, también puede pensar en conseguir un trabajo que le exija menos horas.

Comenzar a hacer negocios en pequeña escala antes de renunciar al empleo que tenemos trae varias ventajas: nos permite ir adelantando preparativos que vienen antes de comenzar a facturar, da tiempo para validar y ajustar el modelo de negocio, y reduce las angustias producto del incierto camino de emprender.

Además, esto posibilita seguir cubriendo nuestras obligaciones financieras mientras vamos haciendo realidad nuestro sueño, así sea a pequeños pasos.

Una forma útil de avanzar, incluso antes de abrir el negocio, es acudir a programas de formación, en los cuales se reciben valiosos consejos y tutorías para detallar bien el negocio y fortalecer las habilidades necesarias para emprender. Existen múltiples programas así, la mayoría gratuitos y de excelente trayectoria. Buscando en internet o en entes de apoyo al emprendimiento, es posible obtener esa ayuda que llevan día a día a tantas personas hacia su transformación en emprendedores preparados y exitosos.

El capital busca buenas ideas
No es necesario que todo el capital a invertir para iniciar o hacer crecer un negocio venga de su bolsillo. Existen fuentes de dinero a disposición de los emprendedores que tengan una buena idea. A veces toma forma de ayuda no reembolsable, en otras ocasiones como premios en concursos de emprendimiento, y también como aportes de capital o deuda de parte de “inversionistas ángel” o entes dedicados a incubar y acelerar negocios.

Aunque no es algo fácil de lograr, tampoco es imposible: muestra de ello es la gran cantidad de beneficiados que lo logran cada día, así como los fondos que se quedan sin destino porque no se consiguen buenas iniciativas que apoyar.

Aunque ese capital puede venir también de familia y amigos, es importante que, de optar por esas fuentes, se haga con la mayor responsabilidad y toda la seriedad que se merece el dinero, sea de quien sea. No querrá arriesgarse a dañar relaciones queridas por no haber aclarado bien las expectativas y riesgos que implica invertir en un negocio, más si es uno nuevo, y que debe aún probar su valor.

Maneje las finanzas de su negocio y de su familia de forma separada
Aunque sea evidente la relación entre sus finanzas personales y las del negocio que emprende, tanto por los aportes iniciales como por los beneficios, es importante no mezclarlas ni confundirlas. Un error común entre emprendedores es borrar la línea entre su monedero y la caja registradora, sobre todo por falta de orden y de planificación.

En la medida que avance en su empresa, tendrá que evaluar si de verdad su negocio crea o destruye valor, y eso será más difícil de determinar si no tiene clara la contabilidad, o al menos las cifras del dinero que va y viene. Nunca olvide que su negocio existe para producir riqueza, incluso si además le da otras satisfacciones personales. Si no se cumple lo primero, no se puede justificar lo segundo.

Llevando adelante un negocio, que le permita obtener nuevas fuentes de ingreso, estará dando un paso importante hacia la creación de capital, y la obtención de libertad financiera. Apuntando sus esfuerzos hacia esa meta, y haciéndola alcanzable, razonable y sostenible, estará poniendo los números a su favor.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?