Ver ediciones digitales
Compartir

Inicie un nuevo año con sus finanzas organizadas (Parte I)

Por: Financiero 13 Dic 2020

Tras haber conocido la cara de un año para nunca olvidar, se acercan tiempos para pasar la página y construir un futuro mejor. Para lograrlo, y por decirlo coloquialmente, es fundamental “poner la casa en orden”.


Inicie un nuevo año con sus finanzas organizadas (Parte I)
Compás Financiero

Andrés Chiodi
Consultor Financiero
Profesor del IESA Panamá
@CompasFinancier

Tras haber conocido la cara de un año para nunca olvidar, se acercan tiempos para pasar la página y construir un futuro mejor. Para lograrlo, y por decirlo coloquialmente, es fundamental “poner la casa en orden”.

Para mejorar nuestras finanzas, es necesario hacer un diagnóstico de la situación, antes de aplicar cualquier mejora. Robert G. Allen lo dijo claramente: “Necesitas conocer primero las bases antes de multiplicar tu dinero, porque si multiplicas tu dinero sin las bases, lo que vas a obtener es un caos financiero”.

De forma similar a como lo hacen las empresas, debemos recurrir a herramientas de control que nos permitan, por un lado, comprender nuestra posición económica actual, y por otro, las fuerzas que la modifican o hacen cambiar. 

Cabe resaltar que, en las finanzas familiares, es más relevante ponernos objetivos y asegurar que seguimos avanzando hacia la meta, que el lugar desde donde estemos partiendo. Hay miles de historias inspiradoras de personas que alcanzaron sus metas soñadas partiendo de situaciones difíciles.

Primeros pasos

Para comenzar, establezca los periodos de tiempo en los que agrupará las cifras. Muchos lo hacen de forma mensual o quincenal, aunque luego querrá llegar a visualizarlo a escala anual, y hasta más. 

Es recomendable usar una hoja de cálculo; es suficiente saber usarlas en su nivel más simple, para anotar cifras y hacer sumas. En internet existen tutoriales y plantillas que le guiarán en su elaboración.

Este registro también puede realizarse con alguna de las apps existentes, que ayudan a apuntar ingresos y gastos desde su celular.

Determine sus ingresos

Comience revisando sus entradas monetarias antes de cualquier deducción, las cuales serán determinadas después. En lo posible, registre el año precedente, pero si no es posible, comience con el último mes. Trate de no obviar nada: salarios, bonos, horas extra, ingresos por algún trabajo adicional. Pensiones, becas, alquileres, regalos y similares también son importantes. 

Además, tome en cuenta ingresos que no ocurren con frecuencia, como extras de fin de año, abonos por vacaciones, premios, o dividendos de un fondo de ahorros. Si le descuentan dinero antes de pagarle el sueldo, considere su ingreso total, antes de esas deducciones . Si pidió prestado, ¡es muy importante incluirlo!

Si sus ingresos no son fijos, trate de reunir la información desde más tiempo atrás, para calcular el rango y promedio de sus fuentes. Esto con el fin de tener una idea de si fue una época mala o buena. No será fácil, pero valdrá la pena.

Siga con los gastos

A continuación, recabe  información de sus gastos. Esta parte quizá sea más laboriosa, porque se trata de muchas más transacciones. Por ello, es suficiente trabajar con los datos del último mes, o por lo menos con los de la última semana. Busque recibos, facturas, comprobantes de puntos de venta, aviso electrónico o apunte que pueda tener, aunque no sean todos. Los estados de cuenta, si usa cuentas o tarjetas bancarias, serán de mucha ayuda. Aproveche la oportunidad de involucrar a su familia para recordar detalles y que se sumen al proceso. 

No deje de lado ninguna suma, por pequeña o extraña que parezca. Incluso el cambio que le deja a sus hijos para que compren dulces también cuenta. Con frecuencia, en esas pequeñeces se esconden los problemas financieros de muchas personas.

A partir de ahí puede tratar de agregar gastos inusuales, como los que ocurren una vez al año. Si hay gastos que sabe que ha hecho, pero no tiene forma de recordar montos ni fechas exactas, puede estimarlos. Siempre es mejor tener una aproximación imprecisa que ninguna en absoluto. 

En términos generales, la idea es saber en qué tipo de gastos se va el dinero, para lo cual puede ser conveniente agrupar ciertos gastos si son parecidos. Ello con el fin de no perderse en un mar de números que le dificulte ver el panorama general de sus finanzas.

Del pasado reciente de nuestras finanzas obtendremos la estructura y los datos que nos servirán más adelante para proyectarnos a alcanzar las metas deseadas. 

Elabore un presupuesto

Comience con el presupuesto familiar (o personal, si es su caso). Esta herramienta nos servirá a la vez para tres fines: primero, entender lo que ha pasado con nuestro dinero recientemente (control), segundo, qué podemos esperar como resultados en el futuro (proyección) y tercero, ayudarnos a alcanzar nuestras metas (acción). 

El objetivo primordial es generar un equilibrio entre los ingresos y los usos que le dará a ese dinero, tanto para gastos inmediatos como lo que se destinará a los ahorros. Una vez definido el presupuesto, éste también servirá como recordatorio para momentos en que haya oportunidades de compra, en los que la emoción nubla a la razón y puede olvidarse que el dinero debe pavimentar el camino hacia metas más importantes.

En las próximas semanas continuaremos con este importante tema del presupuesto personal y familiar, clave para poner los números a su favor.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?