Ver ediciones digitales
Compartir

Imagine un proceso de contratación sin currículum

Por: Financiero 24 May 2021

A pesar de registrarse cifras récord de desempleo, producto de la recesión producto de la COVID-19, muchos empleadores aún enfrentan resistencia a contratar trabajadores de baja cualificación, cuando las condiciones mejoren. Uno de los mayores retos al contratar trabajadores poco cualificados son las barreras existentes al seleccionar a nuevo personal.


Imagine un proceso de contratación sin currículum
La contratación abierta permitiría ahorrar costos y captar a personas
talentosas que de otro modo serían excluidas

Redacción El Financiero

A pesar de registrarse cifras récord de desempleo, producto de la recesión producto de la COVID-19, muchos empleadores aún enfrentan resistencia a contratar trabajadores de baja cualificación, cuando las condiciones mejoren. Uno de los mayores retos al contratar trabajadores poco cualificados son las barreras existentes al seleccionar a nuevo personal.

Típicamente, los procesos de contratación son costosos, toman tiempo, y son repetitivos. Se estima que las empresas gastan hasta USD 4.100 por aplicante durante todo el proceso de entrevistas, comprobación de antecedentes, y pruebas antidoping.

Pero ¿qué pasaría si hubiese una solución para personas que enfrentan dificultades para obtener empleos, y que beneficiara también a las empresas?

Una investigación realizada por David DeLong y Sara Marcus, publicada en Harvard Business Review y traducida por El Financiero LatAm, explora el modelo de “open hiring” o contratación abierta.

Los investigadores señalan que, a la par que los empresarios son presionados a aumentar la inclusión y diversidad, sus prácticas típicamente excluyen a millones de personas, como ex convictos, personas sin hogar, o cualquier persona en aprietos y con baja cualificación.

El concepto de “contratación abierta”
Aunque puede no ser factible para todos los negocios, vale la pena considerar si una organización tiene dificultades para contratar y retener trabajadores confiables. Este enfoque esquiva la evaluación de currículos, las entrevistas y la revisión de antecedentes, centrándose únicamente en el potencial humano y proporcionando empleo a cualquier persona dispuesta y capaz de trabajar.

Si bien algunos requisitos como la verificación de antecedentes pueden ser necesarios en sectores como la educación, el gobierno, la salud o las finanzas, para industrias que dependen en gran medida de personal de primera línea (como en servicios de alimentación, distribución, venta minorista y manufactura, donde los candidatos pueden ser entrenados en el trabajo), la contratación abierta ofrece la oportunidad de reclutar talentos diversos, que de otro modo serían pasados por alto.

La contratación abierta canaliza recursos para invertir en los trabajadores, en lugar de buscar formas de excluirlos. Y más importante: este enfoque permite a las empresas construir negocios más resistentes y abordar uno de los mayores desafíos sociales de la actualidad: ofrecer oportunidades económicas a personas a menudo consideradas no aptas para ser empleadas.

Fortalecer la responsabilidad
Implementar este enfoque puede resultar incómodo para gerentes y empleados, debido a las preocupaciones sobre la confiabilidad en los nuevos compañeros de trabajo que tengan pasados problemáticos. Sin embargo, los autores opinan que es importante que las expectativas y estándares laborales seguirán manteniéndose.

Para implementar con éxito la contratación abierta, una organización debe contar con un sistema de rendición de cuentas claro y coherente. Pero debe usarse de manera que permita conversaciones sobre por qué un empleado tiene problemas de rendimiento, por motivos como transporte, el cuidado de sus hijos, o problemas de salud mental; comúnmente, los problemas de rendimiento suelen estar motivados por lo que sucede en la vida actual de un empleado, no por su pasado.

Ante esos problemas personales, una posible solución es implementar un ecosistema de apoyo a los empleados, para ayudarlos a mantenerse en el trabajo. E incluso, ofrecer acompañamiento a los empleados en la planificación de su carrera o en la búsqueda de otros empleos si quieren seguir adelante.

Aunque no es para todas las empresas, concluyen los investigadores, la contratación abierta puede ser una solución práctica, rentable e inspiradora para dos problemas en apariencia difíciles: encontrar talento productivo, y crear oportunidades de empleo para personas excluidas.

“Nuestro consejo es comenzar lentamente”, concluyen David DeLong y Sara Marcus. “Tal vez sea la solución para llenar un puesto, o tal vez su primer paso es eliminar una barrera al empleo, como requerir un título de secundaria o una revisión de antecedentes. Empieza por alguna parte. El resultado valdrá la pena”.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?