Ver ediciones digitales
Compartir

Hacia la libertad financiera

Por: Financiero 05 Jul 2021

Como toda declaración de independencia, ésta viene con la promesa de alcanzar la libertad. Lo mismo sucede con la búsqueda de independencia financiera. Una definición rápida de este concepto podría ser “tener suficiente riqueza para vivir cómodamente sin necesitar trabajar”. Pero en realidad, puede significar muchas cosas.


Hacia la libertad financiera
A pesar de que cada persona tiene metas diferentes, todos los planes tienen puntos en común

Redacción El Financiero

Como toda declaración de independencia, ésta viene con la promesa de alcanzar la libertad. Lo mismo sucede con la búsqueda de independencia financiera. Una definición rápida de este concepto podría ser “tener suficiente riqueza para vivir cómodamente sin necesitar trabajar”. Pero en realidad, puede significar muchas cosas.

Por ejemplo, una encuesta hecha en 2020 citada por un artículo de Investopedia indicó que, entre los jóvenes en un rango de edad de 15 a 29 años, el 57% de los encuestados definió ser financieramente independiente cuando pudiesen cumplir sus obligaciones financieras sin la ayuda de padres, abuelos, u otros.

Entre ambos ejemplos dados hay una miríada de definiciones. Hay personas que no quieren dejar de trabajar, sino sólo tener suficiente para estar cómodos y cubrir sus emergencias sin endeudarse. Para otros, significa liberarse de preocupaciones cuando se retiren, siendo libres para viajar, dedicarse a sus familias, relajarse y disfrutar los frutos de su trabajo. Tu propia definición podría incluir varias de esas metas.

No hay un único concepto, y tampoco hay una única estrategia para obtener la independencia financiera. Pero todos los planes tienen puntos en común: necesitarás fijar objetivos, escoger los recursos para alcanzar las metas – sean financieras o de otra índole – decidir las estrategias de inversión y otras tácticas, y comprometerte en perseverar.

Definir objetivos
Estos objetivos son únicos para cada persona. Piensa en ellos en el largo plazo. ¿Quieres independencia total, librarte de trabajar para vivir, y poder hacer lo que quieras? ¿O son tus objetivos más modestos? ¿Te parece bien tener un estilo de vida mayormente independiente, con algún apoyo para complementar tus ingresos pasivos?

Tu edad y situación financiera influyen en tus objetivos trazados. Si estás en tus 20s o 30s tienes décadas por delante para alcanzar tus metas, pudiendo tomar más riesgos. Incluso podrías intentar retirarte temprano, con una estrategia que involucre ahorrar e invertir intensivamente, de manera que puedas retirarte mucho antes.

Si eres mayor, digamos que entre 50 y 65, quizás ya tengas objetivos de ahorros para retirarte, pero incluso si no, aún hay tiempo para planear la independencia financiera. Dependiendo de tus metas y de los recursos con los que dispongas, esto podría requerir estrategias de inversión más riesgosas, para recuperar el tiempo perdido.

Sea como sea, defínelos y escríbelos. Manténlos frente a ti como recordatorios constantes de a dónde quieres terminar: viviendo una vida independiente en lo financiero, de la manera en que tu la definas.

Recursos estratégicos
¿Qué herramientas necesitarás para alcanzar tus objetivos? Esto puede incluir activos que produzcan ingresos; desde cuentas de ahorros a portafolios diversificados, bonos, o bienes raíces. Un hogar usualmente es el principal activo de mucha gente, pero hay otras maneras de invertir en bienes raíces y apuntar a percibir alquileres.

Otro recurso de creación de riqueza podría ser iniciar y administrar un negocio exitoso, con el fin último de no involucrarse en su manejo diario, o venderlo y obtener una ganancia sustancial.

Estos recursos pueden ser intangibles, como el conocimiento y las habilidades. No naciste sabiendo sobre la bolsa de valores, sobre el arriendo de propiedades, o sobre cómo llevar un negocio. Pero si tienes la habilidad de aprender, investigar y experimentar con diferentes estrategias hasta que des con la que funciona.

Perseverancia
El camino hacia la independencia financiera requiere un compromiso de por vida en cuanto a presupuestar e invertir. Además, necesitas estar alerta ante situaciones que te pueden generar deudas, o dónde puedas redirigir el dinero y usarlo más eficientemente. Si ves que sucede, pon atención y trabaja en una solución.

Mantente atento a nuevas oportunidades de multiplicar tu capital. La perseverancia también demanda que aprendas los pasos para construir un portafolio de inversiones que te dé ganancias y que te lleve a tus objetivos financieros. Finalmente, ajustalo en la medida en que te acercas a retirarte.

Independencia… al fin
A veces, el éxito es sigiloso. Si luchas por tu independencia financiera de forma intensa y persistente, llegarás a un punto en que será irreversible, a pesar de que todavía tengas que seguir trabajándola durante un tiempo más.

En otras palabras, mantén tu camino hasta que tengas la seguridad de que alcanzaste los objetivos trazados. La independencia empieza con una declaración, seguida de un plan que incluya objetivos, recursos, y perseverancia.

¡Amén!

Hacia la libertad financiera 0
LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?