Ver ediciones digitales
Compartir

Fusión y adquisición de empresas en Panamá

Por: Financiero 01 Nov 2020

En momentos donde se planea el crecimiento y expansión de una empresa es viable analizar diferentes fórmulas para llegar a estos objetivos, tomando en cuenta la situación de la empresa y del momento económico del sector y del mercado se puede fusionar o adquirir empresas para lograr un beneficio y continuar la actividad empresarial.


Fusión y adquisición de empresas en Panamá
Enfoque jurídico

Darío González Martínez
Abogado corporativo
@dariolawyer

En momentos donde se planea el crecimiento y expansión de una empresa es viable analizar diferentes fórmulas para llegar a estos objetivos, tomando en cuenta la situación de la empresa y del momento económico del sector y del mercado se puede fusionar o adquirir empresas para lograr un beneficio y continuar la actividad empresarial.

La decisión de realizar una fusión o una adquisición es de carácter económico, en específico, sería una movida de inversión, entendiéndose por esto, la asignación de recursos con la esperanza de obtener ingresos futuros que permitan recuperar los fondos invertidos y lograr un cierto beneficio.

Las fusiones están motivadas por diferentes objetivos que definen a dos distintas clases de compradores:

Estratégicos: Son aquellos que desarrollan sus actividades en una industria determinada y tratan de permanecer en ella y consolidarse en el mercado. Por ejemplo, tenemos el caso en Panamá de Glovo y Apetito 24; esta última compró los activos de la otra con la finalidad de consolidarse como una sola en el mercado.

Compradores financieros o capital de inversión: Se caracterizan por adquirir una empresa con el objetivo de incrementar su valor y luego venderla a un precio superior. En este tipo de operación es fundamental, antes de realizar la compra, saber de qué forma se puede salir del negocio, siendo esta, la principal diferencia con los compradores estratégicos.

Adentrándonos en la definición de cada una, la fusión supone un acto social y corporativo el cual se aplica cuando se unen dos o más empresas o cuando se crea una nueva empresa que absorbe a las otras.

Esta figura está regulada en la Ley de Sociedades de 1927 en su artículo 71 el cual señala: “con sujeción a lo dispuesto en el pacto social, dos o más sociedades constituidas de acuerdo con esta ley podrán consolidarse para constituir una sola sociedad” . Pero la tramitación de las fusiones debe plasmarse mediante acuerdo por escrito en donde se contempla la fusión con otra empresa, expresando que la junta directiva de la sociedad aprueba dicha fusión, posteriormente este documento debe protocolizarse e inscribirse en el registro público para que tenga plenos efectos.

Los detalles de acciones y partición de ganancias serán mediante acuerdo privado entre los socios accionistas de la empresa sobreviviente el cual debe ser también por escrito y refrendado por notario público para que tenga plenos efectos jurídicos.

En cuanto a los efectos de la fusión, el artículo 76 de la misma ley señala que una vez registrada la fusión ante el registro público, la empresa sobreviviente de la operación sucederá todos los derechos, obligaciones, etc., de las sociedades extinguidas, entendiéndose que los derechos de todos los acreedores de las sociedades y los gravámenes que afectan sus bienes no serán perjudicados por la fusión, pero tales gravámenes afectarán solamente a los bienes gravados a la fecha de la celebración del convenio de fusión.

En tanto, las deudas y obligaciones de las sociedades extinguidas corresponderán a la sociedad sobreviviente y su cumplimiento y pago podrán ser exigidos a ésta como si hubiesen contraído por ella misma.

Por otro lado, en las adquisiciones, los inversionistas (personas naturales o jurídicas), tiene el objetivo de obtener una participación significativa en el capital de una sociedad cotizada o no cotizada. Se trata de una operación en donde adquiere el total o en parte de una empresa, y se deben tomar en cuenta muchos aspectos claves a fin de determinar la viabilidad de la compra tales como: due diligence, valoración en el mercado, tiempo de operaciones, deudas, clientes, entre otras, los cuales deben guiar al comprador para tomar una decisión estratégica y que represente una inversión rentable.

La Ley de Sociedades panameña señala algunos articulados referente a la adquisición de empresas, los cuales son algo básicos, pero se expresan de manera directa al referirse en su artículo 68 que “toda so ciedad anónima podrá en virtud de acuerdo de Junta Directiva, vender, arrendar, permutar, o de cualquier otra manera enajenar todos o parte de sus bienes, incluyendo su clientela, y privilegios, franquicias y derechos…” algo parecido a la fusión, en donde se debe plasmar por escrito la aprobación por junta directiva de la empresa en cuanto a la adquisición de toda o parte de sus acciones.

Los objetivos de los compradores en la adquisición de empresas son principalmente:

• Liquidez de la Inversión: Es importante obtener dividendos y tener una participación en las decisiones sobre el desarrollo y la gestión de la empresa; pero todavía es más importante, garantizar la recuperación de la inversión.

• Seguridad: El inversor espera una buena gestión de la empresa en la que invierte, y para eso, debe involucrarse en la gestión o depositar su confianza en terceros.

• Estrategia: Que la empresa adquirente aumente su velocidad de crecimiento o fortalezca su cuota de mercado superior, como fórmula alternativa al crecimiento orgánico.

En las empresas hay momentos buenos y malos, y existen momentos en el que un plan estratégico puede resultar en vender todo o parte de la empresa, también existe la figura de la fusión con otra empresa más grande, a fin de tener una presencia total en el mercado para lograr objetivos económicos. Aun así, todo dependerá del funcionamiento de la empresa en el tiempo si logra o no los resultados.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?