Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Panamá bien ‘ranqueada’
Comparte
Compartir

Management

Finanzas para desempleados

Por: Financiero 06 Sep 2020

¿Quiere identificar los riesgos que acechan nuestro bienestar económico?


Finanzas para desempleados

Compás Financiero

Andrés Chiodi
Consultor Financiero / Profesor del IESA Panamá

La coyuntura económica consecuencia de la COVID-19 ha desencadenado un aumento en el número de personas sin empleo o con salarios reducidos temporalmente. Esta es una situación crítica para muchos, especialmente para gran parte de familias que se han quedado sin ingresos y que además no contaban con unas reservas de dinero para enfrentar algo así. Si es su caso, siga leyendo y encontrará algunas respuestas a las angustias de tener que sobrevivir esta etapa. Si tiene la fortuna, de no estar tan afectado económicamente, igual vaya comprendiendo qué hacer en estos casos y cómo prepararse para las adversidades, ya que nada está seguro hoy día. 

Su mejor capacidad de adaptación y superación financiera a esta realidad solo aflorará si se mantiene anímicamente sano. Es un período difícil y hay que aceptarlo como tal. No está sólo en esto, es un problema de muchos y han intervenido factores que están fuera del alcance de cada quien. 

Si bien puede pensar que podía haber estado mejor preparado para algo así, y ello debe motivarle a estarlo en el futuro, estos son momentos de actuar y no de culpar a nadie ni a nada. Su reacción será más fructífera si ocurre,  mientras mantiene la calma y la salud, se organiza financieramente para este período de transición, busca alternativas de ingresos, prepara una versión más productiva de sí mismo y practica la solidaridad. 

Sea cual sea su caso respecto a sus finanzas actuales, comience analizando su situación y cómo esta se traduce en la necesidad de accionar cambios en su vida que ajusten gastos. 

Si bien la crisis de la pandemia nos ha recordado la mayor importancia de lo verdaderamente valioso, es posible que aún se esté aferrando a ciertas costumbres en su estilo de vida que en este momento no son válidas. Vivimos con muchas costumbres y paradigmas difíciles de cambiar, pero lograrlo depende de usted. 

Si revisa con cuidado sus gastos de subsistencia, es posible que encuentre varios gastos que ahora debe recortar, aún cuando eran incuestionables hace poco tiempo, o son algo que nos hace sentir un compromiso al cual nos resulta difícil decir que no. 

No son tiempos normales, por eso ni debe esperar de sí mismo un ritmo de gastos normales, tampoco los demás esperan que lo haga -de hecho se sorprenderá de cuánto apoyo recibiría de llegar a ser franco con su situación-. La vida puede ser siempre un poco más simple y aún así generar satisfacciones, como la que seguramente tendrá cuando dentro de un tiempo cuando mire hacia atrás y se dé cuenta que logró sobrellevar esta etapa tan dura. 

Antes, en condiciones normales, ya existía una gran razón para diversificar sus fuentes de ingresos: evitar depender totalmente de su sueldo, como otra manera de aplicar la diversificación a su favor. Ahora se suma otra: generar lo que pueda para subsistir. 

Así como con los gastos es recomendable no ver cada monto ahorrado de forma aislada ya que una cifra pequeña no causa tanta satisfacción, con los ingresos de emergencia sucede lo mismo. Al plantearse hacer algo para obtener pequeños ingresos, por ejemplo con trabajos independientes o eventuales, la venta de bienes o servicios que sepa producir, no se fije en lo que obtiene con cada transacción, si no sume o multiplique esos pequeños valores para saber cuánto le podrán generar al mes o al año.

 Si dedicarse a esos trabajos casuales no le impiden dedicarse a algo más lucrativo, todo ingreso que obtenga, por más pequeño que sea, es ganancia. Cada dólar cuenta. Además, con el tiempo alguna de esas alternativas pudieran evolucionar y ser más provechosas, y podría querer mantenerlas activas aún cuando tenga de nuevo un empleo, o hasta enfocarse en hacer que sean su nuevo principal trabajo. 

Algo más: evite a toda costa las opciones de generar ingresos en las cuales alguien más le exija que ponga dinero, si bien hay opciones válidas como arrancar su propio negocio independiente, hay muchos esquemas que esconden estafas, trampas o negocios que en el mejor de los casos son mediocres. En las épocas de crisis, hay muchos que se aprovechan del desespero de los demás. En el libro Compás Financiero Personal encontrará mucha más información sobre los riesgos que acechan nuestro bienestar.

No permita que la crisis pase sin que haya aprovechado una parte del tiempo para aprender nuevas habilidades o conocimientos. Existen muchas opciones de aprendizaje en línea gratuitas o con un precio sorprendentemente bajo, sin olvidar los tradicionales libros que consigue en la biblioteca, con los que puede aprovechar este paréntesis para ser más productivo y atractivo para quien pudiera ofrecerle un empleo. 

No importa lo que aprenda, o si a mitad de camino confirma que no era lo que buscaba, todo paso dado en su desarrollo es un paso ganado y que nadie nunca le podrá quitar. Y si además lo que aprende lo practica mientras ayuda a otros, se mantendrá sanamente distraído, sentirá la satisfacción moral de ser solidario y, posiblemente, prepare el terreno para grandes cambios en su vida.

Sea que haya tenido o no la precaución de contar con seguros de desempleo o de guardar un fondo de reserva con suficiente dinero para afrontar sus gastos de emergencia por 3, 6 o hasta 12 meses, todos debemos aprender o reforzar la idea de que somos responsables de prepararnos para las eventualidades del camino. 

Apenas pueda, tome la senda de acumular una reserva para los días grises, que pueden repetirse en cualquier momento y por razones muy diversas. Dele la importancia que se merece la prevención, el ahorro y la diversificación de sus fuentes de ingreso. Recurra al vívido recuerdo de las angustias de este año y seguramente estará más decidido que nunca a hacer las cosas bien con sus finanzas. 

Ya podremos pronto volver a celebrar la vida, mientras llevamos presentes a quienes no tuvieron la misma fortuna y también todas las lecciones de vida y de economía que la pandemia ha traído, y nos preparamos para las eventualidades del futuro. Hacer todo eso, nos llevará a poner de nuevo los números a nuestro favor.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?