Ver ediciones digitales
Compartir

Finanzas digitales, neobancos y criptomonedas, desde el punto de vista jurídico

Por: Financiero 03 May 2021

La era digital es imperante. Cada día las innovaciones en el campo de las finanzas nos sorprenden con algo nuevo y encantador, tal como la transición de las finanzas digitales, cuya existencia trata de simplificar los procesos cotidianos en trámites simples y fáciles de realizar; he aquí la forma de atraer a los clientes, la facilidad de uso y rapidez de cada transacción.


Finanzas digitales, neobancos y criptomonedas, desde el punto de vista jurídico
La tecnología ha traído consigo nuevos negocios financieros, que no siempre están regulados por leyes

Enfoque jurídico

Darío González Martínez
Abogado corporativo
@dariolawyer

La era digital es imperante. Cada día las innovaciones en el campo de las finanzas nos sorprenden con algo nuevo y encantador, tal como la transición de las finanzas digitales, cuya existencia trata de simplificar los procesos cotidianos en trámites simples y fáciles de realizar; he aquí la forma de atraer a los clientes, la facilidad de uso y rapidez de cada transacción.

Pocos entienden los procesos que implican manejar dinero digital a través de internet, lo cual, de alguna manera, impide la digitalización masiva de las finanzas personales. Pero así como los celulares son parte de nuestras vidas, esta tecnología está próxima a acaparar la totalidad de las transacciones con dinero del mundo.

Este cambio también gira en torno a la seguridad informática que ofrecen los procesadores de pago, que invierten cantidades para asegurarla. En este apartado, se juegan la confianza de los clientes con el producto, ya que el temor latente sería caer en una estafa y perder dinero.

Los sistemas jurídicos latinoamericanos se destacan por la regulación de las ramas comunes que manejamos a diario, como el Derecho civil o el penal, pero debido a la evolución de la tecnología, esta se ha tenido que regular también, ya que se presentan situaciones conflictivas en las cuales los legisladores deben intervenir.

La pandemia dio un gran estímulo a la regulación legislativa relacionada a la transferencia digital de dinero, la cual permite a los gobiernos ofrecer ayuda financiera inmediata a la ciudadanía.

Las plataformas de microfinanciación colectiva han movilizado recursos para la compra de insumos médicos y la provisión de ayudas de emergencia.

Por su parte, los algoritmos de crédito aceleran la obtención de fondos vitales para las pequeñas empresas y las plataformas de comercio electrónico, los cuales permiten a la gente comprar ahora y consumir más tarde para ayudar a las empresas locales y proteger el empleo. Todo esto se traduce en las llamadas “finanzas digitales” las cuales suponen el uso del dinero a través de aplicaciones e internet.

Neobancos
Con este término se califica a una nueva generación de bancos que funcionan única y exclusivamente a través de internet, los cuales nacieron con el objetivo fundamental de facilitar a las personas las operaciones financieras.

La banca digital está dirigida principalmente a un público joven (especialmente a los millennials). Pero en realidad es para todo aquel usuario que sea amante de las nuevas tecnologías. Es decir, para el usuario innovador y moderno que demanda una banca mucho más rápida y eficiente.

Estamos hablando de organizaciones digitales que son capaces de brindar información actualizada y precisa de tus gastos. Se caracterizan, además, por atender vía online mediante el uso de la inteligencia artificial.

Como ejemplo de este tipo de servicios tenemos en Costa Rica a “OMNiMoni” el cual aparece como el primer neobanco en este país, ofreciendo monederos digitales, tarjetas de débito, y elimina los métodos tradicionales de la banca, siendo un producto de acceso a todas las personas basado en las nuevas tendencias de los modelos “fintech”, donde se transforman las finanzas a través de la tecnología.

Criptomonedas
Estas divisas son un tipo de moneda digital que utiliza la criptografía para proporcionar un sistema de pagos seguro. Estas técnicas de cifrado sirven para regular la generación de unidades monetarias y verificar la transferencia de fondos.

Un punto importante es que no necesitan de un banco central u otra institución que las controle. En tanto, no están aseguradas por el gobierno, como sí lo están, los depósitos bancarios en Estados Unidos, por ejemplo.

Eso conlleva que las criptomonedas almacenadas en línea no tienen las mismas protecciones que tiene el dinero depositado en una cuenta bancaria.

Si usted almacena una criptomoneda en una cartera o monedero digital provisto por una compañía, y la compañía cesa sus operaciones o sufre un ataque informático, es posible que el gobierno no pueda actuar y ayudarlo a recuperar el dinero, como podría hacerlo con el dinero que se guarda en los bancos o cooperativas de crédito.

Por otro lado, los pagos con criptomonedas son irreversibles, ya que una vez se paga con una de ellas, solo se puede recuperar ese dinero si el vendedor se lo envía de vuelta, por lo que es recomendable saber de antemano la reputación de ese vendedor, y estar seguro de esto antes de realizar transacciones.

Hablando un poco de protección legal dentro de estos modelos de negocios, debemos señalar que primero debemos dar una mirada a la regulación jurídica, si el gobierno regula estos por medio de leyes especiales o simplemente no hay regulación.

En el primer caso, debemos atenernos a las disposiciones que establezca dicha Ley; en el otro caso debemos actuar por medio del Derecho común, por medio de demandas ya sea dentro del país o, en el caso de ser una empresa internacional, la regla de Derecho internacional privado señala que se debe entablar dicha reclamación en la sede social de la empresa.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?