Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
El riesgo de quedarse atrás
Comparte
Compartir

Extracción ilegal y conflictividad social: dos grandes desafíos

Por: Financiero 17 May 2021

La existencia de riqueza mineral y de metales altamente cotizados, aunada a deficiencias en el control y la gobernanza, han multiplicado por Latinoamérica el fenómeno de la minería ilegal.


Extracción ilegal y conflictividad social: dos grandes desafíos
A pesar de su riqueza (o debido a ella) LatAm todavía enfrenta retos
en la explotación responsable de sus recursos

Redacción El Financiero

La existencia de riqueza mineral y de metales altamente cotizados, aunada a deficiencias en el control y la gobernanza, han multiplicado por Latinoamérica el fenómeno de la minería ilegal.

Desde Brasil, con los “garimpeiros”, hasta las “cooperativas” mineras en Bolivia, o la cada vez mayor participación de grupos armados irregulares en Colombia, la extracción ilegal de oro y otros recursos se ha generalizado, con consecuencias graves para las personas, las economías y los ecosistemas.

En cuanto a lo social, la minería ilegal afecta primordialmente el modo de vida o la existencia misma de las comunidades originarias; cuando no se les desplaza o se atenta contra sus vidas, corren el riesgo de ser integrados a la explotación minera irregular.

La movilidad social está casi totalmente obstruida, pues al entrar en ese ciclo de explotación, a veces a muy temprana edad, no hay muchas posibilidades de poder escapar de la situación.

Conflictividad social
Esta representa otro frente abierto contra la minería en América Latina. En muchos casos, la resistencia social está justificada por razones como el uso del agua, en regiones con escasez crónica, la contaminación, el uso del suelo, la tenencia de la propiedad de la tierra, y la destrucción de zonas protegidas.

Un reportaje de la agencia Deutsche Welle lo resume así: Brasil, Chile, México y Perú concentran el 85% de las exportaciones de minerales y metales de la región. Ahí, donde hay una empresa minera, casi invariablemente surge un conflicto. Según la CEPAL, América Latina es la zona con más conflictos socioambientales de explotación minera.

“Las comunidades se quedan sin agua o el agua está contaminada. Además, la minería necesita acceder al territorio y surgen problemas de poca claridad de los títulos”, ilustra a DW Susanne Friess, asesora en minería y desarrollo sostenible de Misereor.

Cuando existen choques de intereses, las comunidades se ven enfrentadas, en una lucha desigual, contra compañías trasnacionales mineras, con un formidable poder económico.

Susanne Friess agrega que “la mayoría de las comunidades que están en torno a proyectos mineros no obtienen muchos beneficios. A veces reciben algún pago, que con el tema de la corrupción tampoco llega a todos o no se distribuye bien”.

LatAm ¿podría perder competitividad?
Tres de las jurisdicciones más grandes de la región han perdido atractivo a escala mundial, en una renombrada encuesta de la industria minera que ilustra la situación del año 2020.

Según el estudio del Instituto Fraser, cuyos resultados divulgó el portal BN Américas, Chile, Perú y México bajaron varios lugares en el índice de atractivo para invertir. Brasil escaló algunos puestos, junto a otros productores más pequeños. A pesar de los cambios en los atractivos de inversión, los países clave mantuvieron su producción de minerales.

La provincia argentina de Salta es el lugar minero más atractivo de América Latina para invertir, de acuerdo al estudio, al situarse en el puesto 23 a escala mundial y subir 13 escalones desde el informe anual anterior.

Colombia se ubicó en segundo lugar al situarse en el puesto 28 del mundo, sobre el lugar 56° del año anterior, a pesar de una débil posición en percepción de políticas, en donde obtuvo el puesto 59 del mundo, dos posiciones más abajo que el año pasado.

Las imágenes satelitales, ¿pueden ayudar a combatir la minería ilegal?

Si bien la minería aurífera ilegal es bien conocida, es difícil hacerse una idea si no lo podemos ver de forma directa.

El proyecto MAAP (por las siglas en inglés Monitoring of the Amazon Project) permite obtener imágenes satelitales casi en tiempo real de la deforestación, y podrían aportar a la protección del ecosistema más vulnerable del mundo por medio de sus imágenes.

El distrito peruano de La Pampa, por ejemplo, ha sido tomado por los garimpeiros, quienes llevan años excavando la Amazonía, detrás del oro. Entre 2017 y 2018, MAAP logró atraer la atención de las autoridades sobre la crisis de deforestación, hasta que el gobierno respondió confrontando la minería ilegal con la llamada Operación Mercurio, que ha reducido la extracción del metal precioso en un 92%.

Matt Finer, creador del proyecto, explica “entre nuestros reportes públicos, elaboramos estos informes confidenciales al gobierno peruano. Estamos en este, realmente interesante, ciclo en esas zonas, las monitoreamos en tiempo real. Cuando notamos nueva deforestación debido a la minería de oro ilegal, informamos al gobierno”. El programa aún no se ha podido exportar para proteger a la Amazonía brasileña, debido a que la situación política en ese país difiere de la del Perú.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?