Ver ediciones digitales
Compartir

Escenarios emergentes de las startups latinas

Por: Financiero 28 Jun 2021

En un contexto de transformación y tránsito hacia un mundo digital, el despegue de la economía en LatAm estará apoyado por las startups, ya sea que forjen alianzas con grandes empresas establecidas, o que se conviertan en compañías de gran magnitud por derecho propio.


Escenarios emergentes de las startups latinas
A pesar de ser mercados más pequeños, algunos países de la región también fomentan propuestas innovadoras, de cara al futuro

Rehtse Terán

En un contexto de transformación y tránsito hacia un mundo digital, el despegue de la economía en LatAm estará apoyado por las startups, ya sea que forjen alianzas con grandes empresas establecidas, o que se conviertan en compañías de gran magnitud por derecho propio.

Sectores como el de servicios, pagos electrónicos, comercio en línea, ciberseguridad, inmobiliario y construcción, entre otros, son territorios abiertos a las innovaciones de las empresas. Sin embargo, la existencia de un ecosistema que explote todo su potencial es necesario para que se conviertan en plataformas de generación de ingresos, atraigan inversiones y hagan mejores negocios.

Al igual que en los ecosistemas más desarrollados de la región, otros países con ecosistemas incipientes requieren también instituciones matrices, más inversión y fomento al codesarrollo, al igual que la organización de concursos que auspicien la colaboración.

¿Cuál es la situación de los ecosistemas emergentes en LatAm? ¿Qué características tienen? Analicemos tres países que han demostrado tener un gran potencial, de la mano de sus startups.

Colombia y su crecimiento en venture capital corporativo
El ecosistema colombiano está dominado por el “efecto Rappi”. Desde 2016, la inversión en capital de riesgo parece haberse multiplicado casi por 20. De los 1.400 millones de dólares invertidos en Colombia durante 2018 y 2019, 1.200 millones fueron en Rappi.

La startup de delivery, a su vez, ha sido cuna para gran parte del talento emprendedor colombiano. Por ejemplo, Truora, Frubana y Tributi son empresas fundadas por ex trabajadores de Rappi, la cual ha puesto al ecosistema colombiano en los ojos del mundo; sin embargo, a pesar de su crecimiento, existen relativamente pocas firmas de venture capital en Colombia.

El capital de riesgo corporativo se ha fortalecido en Colombia. Sólo en 2019, las corporaciones colombianas invirtieron 50 millones de dólares en startups, casi la mitad de todo lo invertido en venture capital. Los corporativos colombianos están dispuestos no sólo a colaborar mediante alianzas comerciales, sino también a invertir.

El apoyo gubernamental en Colombia se canaliza a través de instituciones como Apps.co, programa que promueve la creación de startups tecnológicas, de desarrollo de aplicaciones móvile y software. Por su parte, iNNpulsa Colombia es una agencia gubernamental que acelera startups colombianas, y Ruta N es el centro de innovación y negocios de Medellín, que potencia ideas de negocio en esa ciudad.

Panamá, el hub de la región
La nueva generación de emprendedores panameños ha promovido transformaciones en el campo tecnológico y del conocimiento. Con el apoyo de inversores ángeles, incubadoras, y mentores, Panamá apunta a ser un centro de innovación y campo de pruebas referencial en el resto de América Latina.

Las iniciativas gubernamentales de la Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana empresa (Ampyme), la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) y el Centro de Innovación de la Ciudad del Saber ofrecen programas de capacitación e impulsan el emprendimiento startup panameño.

La Ciudad de Panamá busca convertirse en un hub digital y de emprendimiento de primer nivel, que funcione como espacio para el nacimiento y desarrollo de startups y emprendedores. Panamá Pacífico, por ejemplo, uno de los mayores desarrollos público-privados del mundo, sirve de escenario para la creación de la cultura del emprendimiento en el país, apoyándose en las estructuras legales y económicas que brinda Panamá.

La nación del canal ha sido la cuna de startups como Venmetro, Fygaro o Wisy (el primer unicornio panameño), las cuales han escalado en otros mercados y han accedido a rondas de inversión de mayor calibre. Esa mentalidad expansiva y un enfoque global son las que les han permitido tener mayores garantías de crecimiento y viabilidad, a pesar del alto porcentaje de fracasos que caracterizan a los ecosistemas startup.

Las fuentes de financiamiento en Perú
El ecosistema peruano aún es inmaduro, y resalta su alta actividad de inversión ángel, el apoyo del gobierno a través de Startup Perú y Cofide, y las oportunidades de crecimiento en cuanto a la inversión de capital de riesgo.

Cabe destacar que en los últimos 2 años, la inversión de venture capital en Perú se multiplicó por tres. En 2018, un 72% de la inversión en startups en 2018 fue hecha por inversionistas ángeles y el resto por fondos. En 2019, el porcentaje hecho por fondos de inversión incrementó a 78%. Este es un signo positivo de la maduración del ecosistema, ya que ha contribuido a la profesionalización del sector.

Aún así, gran parte de las startups peruanas necesitan levantar capital en el exterior incluso en etapas tempranas, ante la falta de financiamiento local. Es por ello que en 2019, el Banco de Desarrollo de Perú (Cofide) creó el Fondo de Capital para Emprendimientos Innovadores con aproximadamente 20 millones de dólares. El objetivo es cerrar la brecha de financiamiento para startups locales en etapa semilla.

Por su parte, Startup Perú ha financiado cerca de 160 startups con su programa semilla, el cual aporta unos 15 mil dólares de capital, sin pedir participación accionaria a cambio. Otra institución destacable es la Asociación Peruana de Capital Semilla y Emprendedor, PECAP, la cual promueve la inversión en startups y facilita la colaboración entre el sector público y privado, estableciendo conexiones con inversionistas locales e internacionales.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?