Ver ediciones digitales
Compartir

¿Es 2021 el año del token de seguridad?

Por: Financiero 20 Dic 2020

Blockchain es una de las tecnologías digitales de más rápido crecimiento en la historia reciente, y industrias de todo el mundo se están apropiando de su revolucionario modelo descentralizado. Parte de su popularidad se deriva de la criptomoneda, que ahora tiene una década, calculando para 2009, el año de lanzamiento de Bitcoin, la primera criptomoneda establecida.


¿Es 2021 el año del token de seguridad?
Con su capacidad para demostrar valor, los tokens de seguridad podrían agitar los mercados financieros tradicionales a favor de los modelos de blockchain más nuevos

Blockchain es una de las tecnologías digitales de más rápido crecimiento en la historia reciente, y industrias de todo el mundo se están apropiando de su revolucionario modelo descentralizado. Parte de su popularidad se deriva de la criptomoneda, que ahora tiene una década, calculando para 2009, el año de lanzamiento de Bitcoin, la primera criptomoneda establecida.

Cuando nació Bitcoin, la criptomoneda era solo eso: una moneda. Sin embargo, el término “criptomoneda” ahora está algo anticuado. El aumento de las ofertas iniciales de monedas (ICO) significa que ahora hay miles de criptomonedas diferentes, con monedas generadas por ICO comúnmente conocidas como “tokens”.

Es probable que 2021 señale el surgimiento de un tipo especial de token, llamado token de seguridad, que proporciona uno de los casos más alentadores para la tecnología blockchain hasta ahora, sugiere un artículo de Investopedia traducido por El Financiero Latam.

Datos clave

  • Un tipo especial de criptomoneda, el token de seguridad, está en aumento. Los tokens de seguridad son contratos esencialmente digitales y líquidos para fracciones de cualquier activo que ya tenga valor, como bienes raíces, un automóvil o acciones corporativas.
  • El uso de tokens de seguridad significa que los inversores pueden esperar que su participación en la propiedad se conserve en el libro mayor de blockchain.
  • Con su capacidad para demostrar valor, los tokens de seguridad podrían agitar los mercados financieros tradicionales a favor de los modelos de blockchain más nuevos e híbridos.

Moviéndose en una nueva dirección

Una vez utilizada para describir las alternativas de dinero fiduciario en general, y Bitcoin en particular, la criptomoneda es ahora una frase general que cubre literalmente cualquier pago transferible a través de blockchain.

La utilidad es hacia donde se dirigió el mercado después de que Bitcoin se convirtió en una vieja noticia. Los apropiadamente denominados “tokens de utilidad” son el resultado de una ICO mediante la cual los usuarios de una plataforma blockchain pagan con los tokens vendidos durante la ICO, o que ganan por proporcionar alguna otra entrada relevante.

Golem es un ejemplo pertinente, ya que permite a los usuarios prestar la potencia de su propia PC a la red que la emplea colectivamente para ejecutar una supercomputadora remota. Los usuarios obtienen tokens de red golem, o GNT, por conectarse a la red, pero también pueden comprarlos a través de un intercambio. 

Sin embargo, estos tokens equivalen a poco más que los puntos de recompensa por fidelidad otorgados por las tarjetas de crédito, en algunos casos, y apenas es necesario denominarlos en forma de tokens para que funcione la plataforma en cuestión. Atribuirles valor es un ejercicio de ambigüedad ya que el mercado pretende que la propuesta de valor del negocio subyacente y el mercado (potencial o real) hacen que sus tokens sean más valiosos. Este no suele ser el caso.

Proyectos como los mencionados anteriormente están ganando nuevos socios y usuarios constantemente y, sin embargo, sus tokens aún se mueven en relación con Bitcoin y el mercado en general. Los participantes con tokens de utilidad son, por lo tanto, compradores de un servicio y no inversores en él. El resultado de su contribución a una venta colectiva no regulada es simplemente la capacidad de utilizar el servicio en sí, y nada más.

Una vez utilizada para describir las alternativas de dinero fiduciario en general, y Bitcoin en particular, la criptomoneda es ahora una frase general que cubre literalmente cualquier pago transferible a través de blockchain.

Un mejor equilibrio se encuentra en los tokens de valor, que son esencialmente contratos digitales y líquidos para fracciones de cualquier activo que ya tenga valor, como una casa, un automóvil, una pintura o el capital social de una empresa.

Beneficios de los tokens de seguridad

Denominar la propiedad fraccional de un activo real en tokens de valor es una idea que, naturalmente, está más estructurada y significa que los inversores pueden esperar que su participación de propiedad se conserve en el libro mayor de blockchain.

Los tokens de seguridad son un puente natural entre el sector financiero tradicional y blockchain y benefician a ambos por igual. Esto se debe a que los activos divididos a través de tokens ya existen en el mercado tradicional, incluso en los mercados más grandes como acciones (públicas o privadas) y bienes raíces. Muchos proyectos de blockchain ahora tienen plataformas que socavan directamente el antiguo modelo de ICO al tokenizar los derechos de capital para las empresas anteriores a la OPI.

La falta de regulación para los tokens de servicios públicos ha significado que las empresas que recaudan capital pueden eludir las finanzas institucionales junto con los costos y la responsabilidad involucrados. 

Sin embargo, dado el mercado de criptomonedas perpetuamente volátil y su vertiginosa caída de 2018 seguida de su repunte alcista hasta 2020, se ha vuelto más riesgoso lanzar una ICO y esperar condiciones lo suficientemente estables para dirigir una empresa.

Muchos proyectos han comenzado a cobrar de inmediato para seguir siendo solventes. Esto hunde el ya débil argumento de que los participantes de ICO son “inversores” en empresas jóvenes y abre la puerta a nuevas ideas como la de The Elephant.

The Elephant es el primer mercado secundario de acciones previas a la OPI construido en una cadena de bloques. Al tokenizar los derechos de acciones futuras en nuevas empresas después de su oferta pública, el mercado de The Elephant brinda una inmensa fuente de liquidez al mercado existente para dichos activos, que es notoriamente difícil de navegar.

Dado que las empresas tardan más en cotizar en bolsa que antes, muchas no pueden hacer uso de sus derechos de capital hasta diez años. La infraestructura blockchain finalmente proporciona un mercado donde estos derechos se pueden comprar y vender de forma transparente, en beneficio de los titulares de derechos y de los entusiastas de las criptomonedas.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?