Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Mutar en tiempos de crisis
Comparte
Compartir

El turismo desde una perspectiva jurídica latinoamericana

Por: Financiero 28 Feb 2021

El turismo representa uno de los sectores económicos más importantes de un país, la oferta proyectada a escala internacional es clave para atraer tanto a turistas como a inversores que puedan desarrollar proyectos en distintas ramas como agroturismo, ecoturismo, de negocios, de playa entre otros.


El turismo desde una perspectiva jurídica latinoamericana
Enfoque jurídico

Darío González Martínez
Abogado corporativo
@dariolawyer

El turismo representa uno de los sectores económicos más importantes de un país, la oferta proyectada a escala internacional es clave para atraer tanto a turistas como a inversores que puedan desarrollar proyectos en distintas ramas como agroturismo, ecoturismo, de negocios, de playa entre otros. 

Nuestra región es rica en paisajes naturales, costas, monumentos históricos, plazas, calles y avenidas que esconden una historia colonial de más de 500 años que continúa hasta nuestros días, siendo un atractivo para turistas de otras regiones, quienes en busca de calor, sol y playa se enamoran de Latinoamérica y en ocasiones se establecen como residentes para formar una nueva vida. 

Los gobiernos locales han aprobado leyes enfocadas al turismo, las cuales intentan atraer inversionistas extranjeros que, con su capital, inviertan en el turismo local y con ello se establezcan nuevas plazas de empleo, lo cual se traduce en un despegue de la economía. 

Toda área dedicada al turismo debe gozar de incentivos fiscales para lograr el éxito empresarial esperado, sabemos con certeza que el éxito económico de los proyectos se basa en su oferta para los clientes y su administración. 

En Panamá, encontramos la Ley 80 de 2012 “que dicta norma de incentivo para el fomento de la actividad turística” el cual declara la actividad turística como de interés nacional prioritario, en este sentido, traducimos esta frase como el enfoque gubernamental obligatorio que tiene el Estado para con el turismo, pero como punto medular, esta Ley establece una serie de incentivos fiscales a las empresas turísticas que implementen proyectos en estas áreas, los cuales se dividen en dos: Incentivos para la construcción de infraestructura y hacia los productos turísticos. 

En cuanto a los primeros se establecen incentivos para aquellos inversionistas que desean levantar proyectos de construcción de alojamientos fuera de la ciudad de Panamá, cuya inversión mínima será de doscientos cincuenta mil balboas, otorgándoles: 

  • Exoneración del impuesto de importación de materiales por cinco años
  • Exoneración total por 15 años del impuesto de inmueble sobre los terrenos y mejoras que utilicen en actividades de desarrollo turístico
  • Exoneración por 15 años por el uso de muelles y aeropuertos construidos por estas empresas
  • Exoneración del Impuesto Sobre la Renta (ISRL) causado por intereses originados de la primera operación financiera destinada a inversiones turísticas
  • Exoneración a la empresa de todo impuesto o gravamen sobre su capital por un término de cinco años.

Además, quedan con las mismas garantías fiscales las empresas que no hayan sido acreditadas como tales, siempre y cuando hagan la debida solicitud, también los establecimientos y construcciones turísticas en la ciudad de Panamá y por último a las inversiones complementarias, entiéndase por estos, canchas de tenis, golf, gimnasios, discotecas, restaurantes, centros de convenciones, marinas, entre otras. 

En cuanto a los productos turísticos, estos se refieren a las ofertas turísticas en cuanto a viajes, convenciones, exhibiciones, esta Ley establece ciertos incentivos fiscales para aumentar su actividad, por ejemplo, aquellas empresas que construyan centros de convenciones gozan de una exoneración total del impuesto de importación de los materiales, enseres y equipos por 10 años.

Las empresas que realicen eventos de negocios en Panamá con el 50% (cincuenta por ciento) de sus participantes siendo extranjeros gozarán de una exoneración del Impuesto Sobre la Renta de las ganancias que produzca el evento. 

Turismo náutico para cruceros, marinas y muelles, se establecen exoneraciones para los materiales que utilicen para la construcción, en impuestos de arribo y fondeo para los yates turísticos extranjeros que ingresen. 

Una mirada en LatAm

En esta misma línea tenemos en Costa Rica la ley 6990 de 1985, reformada en 2001, la cual establecen incentivos fiscales a las empresas turísticas que se dediquen al servicio de hotelería, a los cuales se les exonera del pago de impuestos por importación o compra local de los artículos indispensables para el funcionamiento o instalación de empresas nuevas.

A las de transporte aéreo y acuático de turistas, turismo receptivo de agencias de viajes, se les suministra combustible a un precio competitivo y no mayor al promedio establecido en el mercado internacional, exoneración de todo tributo en la compra local o internacional de naves acuáticas dedicadas única y exclusivamente al turismo.

Las empresas dedicadas al arrendamiento de vehículos a turistas nacionales y extranjeros tendrán una exoneración del cincuenta por ciento del total de los impuestos por compra de vehículos destinados a turistas. 

Llama la atención el artículo 14 que establece sanciones a quienes importen materiales de construcción exonerados debido a que serían destinados a las actividades turísticas, pero a su vez, fueron vendidos clandestinamente, cuestión que no está regulada en la citada Ley panameña de incentivos fiscales turísticos. 

En Colombia, según el “estatuto tributario” se ofrecen ciertas ventajas fiscales a las empresas turísticas, por ejemplo, el artículo 207-2 habla de una exoneración de 30 años del Impuesto Sobre la Renta para aquellos hoteles construidos dentro de los 15 años siguientes a la aprobación de dicha Ley.

El artículo 481 literal e, señala una exoneración del impuesto sobre las ventas a los servicios que sean prestados en el país de desarrollo de un contrato escrito y se utilicen exclusivamente en el exterior por empresas o personas sin negocios o actividades en Colombia, también se establece una disminución al impuesto sobre la renta y exoneración a los materiales de construcción a las “Zonas Francas Turísticas”, en Panamá existen las zonas francas, pero, al parecer, la legislación colombiana agrega el término “turísticas” ya que se trata de inversión privada extranjera. Latinoamérica ofrece lugares turísticos de clase mundial, esto se traduce en inversiones de grupos económicos poderosos como cadenas hoteleras, aerolíneas entre otros, los países deben incentivar la inversión mediante políticas fiscales favorables a las empresas para que dicho capital sea captado para inversiones estatales que sigan incrementando el interés por otros inversionistas en otras áreas empresariales, en el caso específico de Panamá, Costa Rica y Colombia se aprecia claramente en sus leyes que buscan atraer interés de los inversionistas a sus territorios turísticos, a pesar de la pandemia y la reducción de los ingresos, se deben implementar nuevas políticas que atraigan a los turistas para hacer crecer el sector.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?