Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
El riesgo de quedarse atrás
Comparte
Compartir

El sector terciario de la economía desde un punto de vista jurídico

Por: Financiero 31 May 2021

Hemos analizado al sector primario y secundario de la economía, destacamos sus aportes y las actividades que los conforman, además de su importancia dentro del engranaje económico. En esta edición, profundizaremos en el sector terciario o de servicios, el cual, en la mayoría de los países latinoamericanos, representa una gran cantidad de las actividades productivas que también aportan la mayoría de los empleos en la región.


El sector terciario de la economía desde un punto de vista jurídico

Enfoque jurídico

Darío González Martínez
Abogado corporativo
@dariolawyer

Hemos analizado al sector primario y secundario de la economía, destacamos sus aportes y las actividades que los conforman, además de su importancia dentro del engranaje económico. En esta edición, profundizaremos en el sector terciario o de servicios, el cual, en la mayoría de los países latinoamericanos, representa una gran cantidad de las actividades productivas que también aportan la mayoría de los empleos en la región.

Este sector es el motor de la economía, debido a que produce muchas ganancias a los Estados y realza su oferta frente a los demás países, contribuyendo al desarrollo no solo económico, sino tecnológico, turístico, comercial entre otros.

Dentro de este apartado se destaca el sector financiero como una de las principales industrias, dicho sector está compuesto por una gama amplia de negocios como los bancos, financieras, prestatarias, casas de cambio, etc.

De todo este conglomerado de empresas se deriva el concepto de “Fintech”, el cual es la unión de dos palabras: “finance” y “technology” y se refiere a la aplicación de nuevas tecnologías que están transformando los servicios financieros.

Las Fintech como alternativa
Fintech es un término general que abarca una gran variedad de sectores y servicios financieros, incluyendo la banca minorista, la recaudación de fondos o fundraising basada en internet, la gestión de inversores y la economía de criptomonedas.

Este modelo de negocio ha tenido un alto impacto en el mundo financiero, ya que supone una manera práctica de realizar transacciones. Estamos frente a una nueva era del uso bancario, es muy probable que pronto no asistamos físicamente a un banco, sino que hagamos todo a través de internet y desde nuestro celular.

Un punto importante que caracteriza a las economías latinoamericanas es que independientemente de su relativa estabilidad política y su incremento de ingresos, sigue siendo un continente con el sector bancario menos modernizado a escala mundial.

Una mezcla de altas tarifas de entrada, tasas de intereses onerosas y la falta de productos y servicios innovadores, hacen que mucha de la población de la región esté excluida de los sistemas bancarios formales.

Hoy, menos de la mitad de la población adulta en Latinoamérica tiene una cuenta bancaria y, según el resultado de un estudio de Bankingly, el 71% de los millennials dice que prefiere ir al dentista a interactuar con sus bancos.

Un vistazo a Latinoamérica
Actualmente, algunas instituciones bancarias pioneras en la región están buscando la manera de revertir esa tendencia implementando aplicaciones de banca móvil. Esta situación empuja el desarrollo de las Fintech, para el subdesarrollado mercado de consumidores y negocios.

Aunque la industria está en auge en Latinoamérica, especialmente en Brasil, Colombia, Argentina y México, con bancos que lideran el mercado, los cuales prestan servicios innovadores basados en la tecnología, nuevos mercados como el panameño empiezan a captar la atención.

No olvidemos que Panamá se ha caracterizado como un centro clave de servicios financieros internacionales. Los bancos y las “startups” financieras con sede en Ciudad de Panamá están explorando nuevas soluciones para integrar la tecnología Fintech en productos financieros, con el objetivo principal de mejorar la automatización y acelerar las transacciones bancarias de rutina.

Regulaciones
En el caso de Panamá, por el momento, no existe una regulación que atienda este sector, sin embargo, hay algunos países latinoamericanos que sí lo regulan como el caso de México que aprobó su Ley en 2018, la cual tiene como objetivo incrementar la inclusión financiera y mejorar las condiciones de competencia que hay en el sistema del país.

En Argentina tampoco existe una regulación como tal, pero se apoyan con la ley local de tarjetas de crédito, que regula la actividad bancaria entre otras afines.

En Colombia el caso es parecido, ya que no existe una regulación especial, sino que acuden a las leyes aplicables por analogía para resolver controversias e inscribir empresas dedicadas a este sector.

A pesar del auge de estas “startups” vemos la carencia legal que existe para mejorar la estabilidad de estas empresas, no solo depende del lugar donde se incuban estas ideas, sino de su sistema regulatorio, el cual podría reforzar su solidez y atraer inversores que hagan crecer estas innovaciones.

El sector terciario de la economía está compuesto, en su mayoría, por empresas privadas que ofrecen diversos servicios a la población.

Las empresas Fintech son parte de la nueva generación de negocios de este sector, que promete un auge mayor a los tradicionales, lo cual seduce a inversionistas que apuestan por estas innovaciones para lograr grandes retribuciones, sin embargo, como hemos analizado, la mayoría de los países latinoamericanos carecen de un cuerpo legal que refuerce este sector, lo cual desacelera su crecimiento.