Ver ediciones digitales
Compartir

El secreto bancario en Panamá

Por: Financiero 27 Dic 2020

Todos los países del mundo son responsables del cumplimiento de las normas vigentes que rigen en su territorio, pero en el caso de las disposiciones bancarias, es de mayor importancia imponer normas de estricto cumplimiento que atraigan y brinden confianza a los inversionistas, y les aseguren que toda su información bancaria estará resguardada de cualquier ataque cibernético, pirata, etc. Por lo que Panamá, al igual que la mayoría de los países, ha impuesto el secreto bancario como medida de protección a los clientes y ganar terreno sobre jurisdicciones reconocidas como pioneras en este ámbito como Suiza, España entre otros.


El secreto bancario en Panamá
Enfoque jurídico

Darío González Martínez
Abogado corporativo
@dariolawyer

Todos los países del mundo son responsables del cumplimiento de las normas vigentes que rigen en su territorio, pero en el caso de las disposiciones bancarias, es de mayor importancia imponer normas de estricto cumplimiento que atraigan y brinden confianza a los inversionistas, y les aseguren que toda su información bancaria estará resguardada de cualquier ataque cibernético, pirata, etc. Por lo que Panamá, al igual que la mayoría de los países, ha impuesto el secreto bancario como medida de protección a los clientes y ganar terreno sobre jurisdicciones reconocidas como pioneras en este ámbito como Suiza, España entre otros. 

Analizando el término secreto bancario, puedo señalar que se trata de una legislación que permite y obliga a los bancos y entidades financieras a mantener de forma confidencial la información que tienen de sus clientes ante terceros, incluso aunque sean administraciones públicas o tributarias.

Es decir, que estas entidades están reguladas por un cuerpo legal de obligatorio cumplimiento y de carácter estatal, que les indican los procedimientos sobre cómo recoger y proteger la información que recaban de sus clientes, en cuanto a la cantidad de fondos que poseen, información personal, números y cantidades de cuentas vinculadas, préstamos personales, deudas, etc. 

El quebrantamiento de estas normas implica severas multas o incluso penas de cárcel para cualquier empleado de banco que revele sin autorización datos sobre cuentas o transacciones sobre sus clientes. 

Siendo así, los bancos solo pueden divulgar información acerca de sus clientes o de sus operaciones con el consentimiento de estos. Este tipo de autorización se puede realizar a través de una carta debidamente reglamentada o por un correo electrónico que coincida con la información dentro de la base de datos del cliente. Pero, en algunas ocasiones, los bancos pueden dar información sin el consentimiento de los clientes, según lo establecido en el artículo 111 del decreto ejecutivo 52 de 2008:

1. Cuando la información les fuese requerida por autoridad competente de conformidad con la ley.

2. Cuando por iniciativa propia deban proporcionarla en el cumplimiento de leyes relacionadas con la prevención de los delitos de Blanqueo de Capitales, Financiamiento del Terrorismo y delitos relacionados.

3. A las agencias calificadoras para fines de análisis de riesgo.

4. A las agencias u oficinas procesadoras de datos para fines contables y operativos.

Es muy importante conocer a que están expuestos los clientes bancarios, qué tan vulnerables somos y sobre todo si no conocemos cómo funciona, lo cual nos ayudará a evitar malas decisiones financieras que pueden perjudicar el manejo de la empresa, o de la vida personal del cliente. 

Como cliente bancario se tiene el derecho de conocer toda la información antes, durante y después sobre cualquier producto financiero sin costo alguno, igualmente desistir en cualquier momento de continuar la relación con el banco y recibir un servicio diligente y eficiente enfocado a dar información sobre sus movimientos, consultas y peticiones. 

Al igual que el secreto bancario, el decreto ejecutivo 52 de 2008, establece la obligatoriedad de conocer a su cliente y empleado en donde la superintendencia de bancos tiene que dictar normas referentes a la forma de captar esta información. Estamos frente a una disposición que no solo aplica a los clientes, sino a los empleados bancarios, quienes son responsables por sus funciones. 

Sobre la decisión de Panamá de abandonar el secreto bancario en el año 2018 se aplica solamente cuando algún Estado miembro de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) lo requiera, todo esto con la finalidad de ser eliminados de la lista paraísos fiscales y cualquier otro bloqueo.

Países como Francia y Alemania han castigado públicamente a Panamá por, supuestamente, ser un lugar de resguardo de bienes y dinero provenientes del blanqueo de capitales sin tener en cuenta sus propias estadísticas, pues a finales de este año se ha destapado una serie de escándalos bancarios que involucra al Deutsche Bank alemán en donde se ha informado que poseen cuentas bancarias líderes mundiales acusados de extorción, terrorismo, etc. No es de sorprender que estas potencias miren con recelo, los actores de los países pequeños en cuanto a su forma de captar clientes. 

En la batalla contra la evasión fiscal, el intercambio de información entre los distintos Estados es una medida muy efectiva. De ese modo, se puede perseguir fácilmente a los defraudadores, para que no hallen refugio en territorios opacos y de escasa tributación. 

La cooperación informativa en materia fiscal entre distintos países ha demostrado ser clave, especialmente a la hora de perseguir delitos graves. Todo este proceso tiene sentido para buscar una solución rápida que saque a Panamá de cualquier lista negra y fortalezca la confianza de los inversionistas que ya han apostado en el istmo y los que están por hacerlo. 

La obligatoriedad del secreto bancario está ligada con el negocio de la banca, ya que por disposiciones de los Estados, estos deben cumplir con una normativa especial que proteja la confidencialidad de los datos suministrados por sus clientes, todo esto refuerza la confianza que deben depositar los clientes en estas entidades que buscan captar fondos de inversionistas para el engranaje de su negocio. 

Panamá tiene una serie de normas enfocadas en este tema lo cual le ha valido una reputación internacional muy llamativa en los países europeos. 

¡Quiero dar las gracias al equipo de El Financiero Latam por su confianza durante todo este año y a ustedes desearles felices fiestas y un venturoso 2021!

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?