Ver ediciones digitales
Compartir

El salto a la realidad aumentada

Por: Financiero 18 Abr 2021

A diferencia de la realidad virtual, la cual crea un entorno totalmente nuevo e independiente del mundo real, la realidad aumentada interactúa con lo existente, e incluye información y elementos virtuales. En la construcción, es posible unir el proyecto con el terreno donde será construido, aumentando la precisión en la ejecución de la obra y ahorrando materiales, tiempo y dinero.


El salto a la realidad aumentada
La tecnología AR potencia la experiencia y la pericia de los constructores, a la par permite diseñar y previsualizar proyectos de construcción

Redacción El Financiero

A diferencia de la realidad virtual, la cual crea un entorno totalmente nuevo e independiente del mundo real, la realidad aumentada interactúa con lo existente, e incluye información y elementos virtuales. En la construcción, es posible unir el proyecto con el terreno donde será construido, aumentando la precisión en la ejecución de la obra y ahorrando materiales, tiempo y dinero.

La realidad aumentada, o AR por sus siglas en inglés, ofrece ventajas como la superposición de elementos 3D en planos 2D, visualización de construcciones virtuales sobre el área donde será construida, medición exacta de espacios y distancias, entre muchas otras.

La idea es que la realidad aumentada pueda proporcionar una visión más exacta de lo que se construirá, así como de todas las capas de materiales e instalaciones que suelen ser difíciles de entender a través de dibujos. Para esto, se utilizan hologramas de maquetas virtuales, que mejoran la comprensión del proyecto y facilitan su ejecución.

Durante la construcción, la posibilidad de ver a través de los muros y de entender el camino de las instalaciones facilita el proceso y reduce el margen de errores, e incluso puede guiar la construcción de geometrías complejas.

Herramientas de avanzada
Para todo esto se requiere de un dispositivo de visualización, generalmente, gafas. Actualmente, el más utilizado en la construcción es el Microsoft HoloLens, debido a su precio y sus características de seguridad que las hacen ser también gafas de protección.

Las gafas tienen un procesador de 24 núcleos, una unidad de procesamiento holográfica, y varias cámaras y sensores que permiten “tomar” con las manos un objeto virtual y colocarlo en otro punto del sitio de construcción. Su tecnología, por tanto, combina realidad virtual, realidad aumentada, holografía, Kinect, y el entorno real, para componer su mundo interactivo.

La empresa DAQRI, por su parte, desarrolló su Smart Helmet, el cual permite visualizar proyectos y modelos 3D en AR, que se pueden experimentar como entornos inmersivos a gran escala. Los equipos pueden comparar el trabajo en marcha con el diseño original y sincronizar la obra y el trabajo en oficina, a través de un flujo de trabajo totalmente digital. Además, el equipo ofrece protección para los profesionales de la construcción civil.

Es posible que, en el corto plazo, los obreros serán quienes porten lentes o equipos de AR, que les permitirán, a la vez, revisar las edificaciones, recibir instrucciones y detectar posibles problemas o fallos. La aplicación Fologram, por ejemplo, disponible para HoloLens, iOS y Android, transforma modelos 3D en instrucciones de construcción en tamaño real. 

Esta herramienta busca facilitar la construcción de proyectos complejos, que requieren mediciones, verificación y cuidados específicos, a través de instrucciones digitales que se superponen al espacio en el trabajo, simulando una guía paso a paso del proceso, para maximizar la pericia y la intuición de albañiles y constructores.

Un ejemplo histórico del uso de la realidad aumentada ocurrió después del terremoto de Christchurch, Nueva Zelanda, en 2011. La Universidad de Canterbury lanzó la herramienta CityViewAR, que permitió a los ingenieros ver los edificios que fueron destruidos durante el sismo. Esto les dio a los planificadores una referencia fidedigna de lo que solía estar en los sitios destruidos, permitiéndoles medir los daños causados por el movimiento telúrico. Desde entonces, Australia lo ha adoptado como herramienta para la construcción y la investigación de las secuelas de terremotos.

La realidad aumentada llegó a la construcción para quedarse. Facilita la construcción de un edificio, la selección de materiales o mobiliario, la detección de errores, la previsualización de cómo quedará una vez construido, o la supervisión de las obras por parte de sus promotores (los cuales podrían estar en el otro extremo del mundo y ser capaces de ver la obra o de emitir instrucciones).Esta tecnología sirve como multiplicadora del ingenio y las capacidades humanas, en tiempo real y en el mismo sitio en que la construcción toma lugar.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?