Ver ediciones digitales
Compartir

El rol protector de la buena autopercepción

Por: Financiero 10 May 2021

Un estudio publicado por la Asociación Americana de Psicología concluyó que cuando las personas mayores de 40 años se auto perciben como más jóvenes, tienen una mayor sensación de bienestar, mejor funcionamiento cognitivo, menos inflamación, corren menor riesgo de hospitalización, e incluso viven más tiempo. La información fue brindada por la agencia Europapress, y difundida en la web Infosalus.


El rol protector de la buena autopercepción
Un estudio entre adultos mayores reveló que, entre más jóvenes se sentían, mayor era su salud funcional

Redacción El Financiero

Sentirse más joven podría proteger a los adultos de mediana y avanzada edad de las consecuencias del estrés.

Un estudio publicado por la Asociación Americana de Psicología concluyó que cuando las personas mayores de 40 años se auto perciben como más jóvenes, tienen una mayor sensación de bienestar, mejor funcionamiento cognitivo, menos inflamación, corren menor riesgo de hospitalización, e incluso viven más tiempo. La información fue brindada por la agencia Europapress, y difundida en la web Infosalus.

Tras analizar tres años de datos de 5.039 participantes, los investigadores del Centro Alemán de Gerontología llegaron a esas conclusiones.

La encuesta incluía preguntas sobre el estrés percibido en la vida de las personas y su salud funcional; es decir, su habilidad o limitación en actividades cotidianas como caminar, vestirse y bañarse. Además, los participantes indicaron su edad subjetiva, respondiendo a la pregunta “¿de cuántos años se siente?”.

Por un lado, los investigadores descubrieron que los participantes que declararon tener más estrés experimentaron mayor deterioro de su salud funcional a lo largo de los tres años del estudio.

Pero la edad subjetiva parecía proporcionar una protección: las personas que se sentían más jóvenes experimentaron una relación más débil entre el estrés y el deterioro de su salud funcional. Ese efecto protector se acentuó entre los participantes de mayor edad.

“Nuestros hallazgos apoyan el papel del estrés como factor de riesgo para el deterioro de la salud funcional, en particular entre las personas mayores, así como el papel de apoyo a la salud y amortiguación del estrés de una edad subjetiva más joven”, señala el doctor Markus Wettstein, autor de la investigación.

Por tanto, los resultados parecen sugerir que las intervenciones que ayuden a las personas a sentirse más jóvenes podrían influir y reducir el daño causado por el estrés, mejorando la salud entre los adultos mayores.

Según los expertos, otras investigaciones podrían determinar qué tipo de intervenciones funcionan mejor.

Políticas de Costa Rica para el cuidado de sus mayores
A lo largo del ciclo de vida, pasamos de ser autónomos a dependientes, a medida en que nos acercamos a la tercera edad. Usualmente, esa relación de dependencia se da entre personas y sus familias; el cuidado de adultos mayores representa tareas que a veces son difíciles de sobrellevar, y representa un aspecto de la sostenibilidad social y económica que no se puede eludir.

Aunque existen instituciones que atienden a adultos mayores, esta opción es la más costosa; en promedio, el precio de atención en una residencia de larga estancia es cuatro veces el valor de los cuidados a domicilio.

Pero el costo social de no tener un sistema de cuidados es mayor, no sólo para las familias, sino que agrega presión en los sistemas de salud, debido a que las estancias hospitalarias se vuelven más prolongadas de lo requerido.
Según un artículo escrito por Juan Luis Bermúdez y Francisco Delgado, ministro y viceministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social, respectivamente, en Costa Rica hay 280 mil personas que necesitan apoyo para realizar actividades básicas.

Casi en el 20% de los hogares una persona requiere cuidados prolongados, los cuales casi siempre son realizados por mujeres quienes a su vez deben velar por su propio desarrollo personal y laboral. Esta situación, atenta también contra su propio bienestar.

Por ello, el gobierno costarricense promulgó la Política Nacional de Cuidados 2021 – 2031, para brindar mejores condiciones a las personas mayores, con discapacidad, enfermedades crónicas o demencia, para reconocer el valor del cuidado y convertirlo en una responsabilidad compartida entre Estado, familias, comunidades y empresas.

Más específicamente, las medidas que establece el plan hacen énfasis en los servicios domiciliares, como teleasistencia, atención en los hogares, centros de día, y residencias de larga estancia; en resumen, un ecosistema de cuidados a los adultos mayores, que promueva la integración intergeneracional, provea bienestar a la sociedad costarricense, profesionalice los empleos relacionados, y brinde oportunidades a las mujeres de crecer laboralmente, sin que sean sólo ellas quienes cuiden de sus familiares de la tercera edad.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?