Ver ediciones digitales
Compartir

El riesgo de quedarse atrás

Por: Financiero 12 Sep 2021

LatAm parece estar a la zaga en cuanto a la vacunación masiva de su población. Si bien algunos países de la región han alcanzado altísimos porcentajes de inmunización, superando incluso a países desarrollados, algunas naciones no han podido llevar a buen término sus planes de vacunación.


El riesgo de quedarse atrás
Las economías en LatAm siguen resintiendo los efectos del rezago en la vacunación

Redacción El Financiero

LatAm parece estar a la zaga en cuanto a la vacunación masiva de su población. Si bien algunos países de la región han alcanzado altísimos porcentajes de inmunización, superando incluso a países desarrollados, algunas naciones no han podido llevar a buen término sus planes de vacunación.

Una de las razones fue que, por ejemplo, el suministro de vacunas Sputnik V, con la que países como Argentina y Venezuela empezaron a vacunar a su población, ha presentado importantes retrasos. Y por otro lado, la distribución de vacunas no ha sido equitativa en el mundo, puesto que los países desarrollados siguen recibiendo cantidades masivas de dosis a pesar de haber cumplido importantes cuotas de vacunación, mientras que otras regiones, como LatAm, siguen a la espera.

Según el portal web de estadísticas Our World in Data, para el 28 de agosto, 53,59% de la población en Sudamérica está vacunada, por lo menos de forma parcial. Los países que han avanzado más en la vacunación son Uruguay (con un 76,25% de población inmunizada), Chile (74,85%) y Panamá (65,9%). Completan el top 5 Argentina (60,69%) y Brasil (62,11%).

Sin embargo, estas exitosas campañas de vacunación contrastan duramente con otros países en LatAm. Guatemala, por ejemplo, sólo cuenta con un 17,71% de su población inmunizada, mientras que Nicaragua (6,61%) y Haití (0,23%) ocupan los últimos lugares de la lista.

Esta distribución desigual podría alargar la fase crítica de la pandemia por años, “cuando podría resolverse en cuestión de meses”, advirtió el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien hizo un llamado a que las dosis disponibles, de cualquiera de las vacunas, no sean acaparadas para inyectar una tercera dosis.

“La brecha entre los que tienen vacunas y los que no, no hará más que crecer si los fabricantes y los dirigentes dan prioridad a las dosis de refuerzo sobre el suministro a los países de ingresos bajos y medios”, recalcó el doctor Tedros.

El peligro de no vacunar a la población de países desfavorecidos subyace en las posibles mutaciones del coronavirus, las cuales podrían diseminarse rápidamente por todo el mundo en cuestión de semanas.

Los lastres para la recuperación económica

La región latinoamericana y caribeña ha sido la más golpeada por la pandemia de la COVID-19. Según estimaciones de la CEPAL, a 30 de junio de 2021, LatAm acumulaba el 32% de los fallecimientos a escala mundial, pero sólo el 8,4% de la población mundial vive en la región. Esto tuvo, como principal repercusión, que la economía se contrajera -6,8% durante 2020.

En su informe titulado “La paradoja de la recuperación en América Latina y el Caribe. Crecimiento con persistentes problemas estructurales: desigualdad, pobreza, poca inversión y baja productividad”, la CEPAL pronosticó un crecimiento promedio para la región de 5,2%, en 2021. Pero el organismo concluye que, a pesar de que el pronóstico es mejor que anteriores estimaciones, esta expansión no sería suficiente para pavimentar un crecimiento sostenido post-pandemia.

Tanto los impactos sociales como los problemas estructurales en LatAm, continúa el organismo, retrasarían la recuperación económica regional. Además, el profundo endeudamiento de los países latinoamericanos, hacen que la región tenga el mayor peso de deuda externa sobre el PIB (56,3%).
El comercio exterior ofrece un panorama favorable a LatAm y el Caribe. En 2021 se estima que las exportaciones regionales se incrementen 22% con respecto al año anterior, recuperación basada en el aumento de los precios de materias primas, la recuperación de la actividad económica en la región, y de la demanda en mercados de primer orden como China, Estados Unidos y la Unión Europea.

Con todo, la recuperación económica depende en gran medida de la vacunación y la consiguiente apertura de todos los sectores económicos. De por si, la región presenta rezago en comparación a naciones desarrolladas, dentro de LatAm y el Caribe hay marcadas diferencias en el avance de la inmunización de la población.

Hasta ahora la vacunación aún es una materia pendiente para los países de la región. Bien sea por fallos en el suministro, o en la distribución global desigual de las vacunas, quedarse atrás en la carrera por lograr la “inmunidad de rebaño” lastra a los países en su camino hacia una apertura total, que facilite, a su vez, un sólido crecimiento futuro.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?