Ver ediciones digitales
Compartir

El poder económico de la gastronomía latinoamericana

Por: Financiero 11 Abr 2021

Actualmente, en medio de una emergencia sanitaria de escala mundial, la economía se ha visto mermada por los efectos colaterales que representan lidiar con sus consecuencias. Los ingresos fiscales han disminuido (al igual que la demanda y el consumo), mientras que los gastos fiscales en subsidios han aumentado considerablemente, lo cual ha causado un incremento en el déficit público de muchos gobiernos.


El poder económico de la gastronomía latinoamericana
La diversidad y riqueza de la cocina de nuestra región es una oportunidad para el desarrollo económico local

Sarianny Berzares
Estudiante de Economía
Creadora de contenidos
@sariberzares

Actualmente, en medio de una emergencia sanitaria de escala mundial, la economía se ha visto mermada por los efectos colaterales que representan lidiar con sus consecuencias. Los ingresos fiscales han disminuido (al igual que la demanda y el consumo), mientras que los gastos fiscales en subsidios han aumentado considerablemente, lo cual ha causado un incremento en el déficit público de muchos gobiernos.

Para Latinoamérica esta situación podría ser incluso peor, ya que las economías de la región ya eran débiles antes de la pandemia, y esta crisis solo ha recrudecido los problemas económicos, políticos y sociales que estaban desde antes, además de sumarle nuevos obstáculos a las gestiones gubernamentales.

Aun así, es necesario resaltar que en esta nueva era de la normalidad ha surgido una oportunidad económica que apuesta por la reactivación de las economías locales a través de los elementos propios de la cocina de local.

Las oportunidades de LatAm
La región latinoamericana se caracteriza por gozar de una diversidad cultural que tradicional e históricamente se ha considerado una de las más valiosas del mundo. La mezcla de los distintos sabores e ingredientes hace que la cocina y la gastronomía de la región sean una fusión perfecta entre elementos indígenas, africanos y europeos, que progresivamente se han ido adaptando y expandiendo hacia las culturas orientales y mediterráneas.

Las influencias que surgieron del encuentro de culturas entre los aborígenes y los españoles hacen que la riqueza multicultural de la gastronomía latinoamericana se aprecie muchísimo más en el ámbito internacional, ya que está compuesta de elementos étnicos, culturales y sociales que la hacen única en el mundo entero.

Además, para Latinoamérica esto siempre ha representado una oportunidad económica muy valiosa que ha permitido que los países avancen en su desarrollo local y regional con base en sus fortalezas gastronómicas y en los productos agrícolas que son propios de cada territorio. Sin embargo, este sector de la economía se ha debilitado en medio de la pandemia, donde la norma imperante es el distanciamiento físico.

Adaptación tecnológica
Aun así, han surgido diferentes oportunidades para dar respuesta a esta crisis, y estas oportunidades se materializaron a través de la adaptación a distintos y nuevos formatos de ventas y a los avances de la tecnología, que han permitido establecer nuevos nichos de mercado a los restaurantes que así lo desean.

Como ejemplo de esta adaptación a la transformación de los medios convencionales de comercio tenemos los diferentes festivales y rutas gastronómicas que han logrado activarse aún en plena pandemia, adoptando todas las medidas de bioseguridad necesarias, y diseñando sus modelos de negocio bajo la premisa de la modalidad virtual.

Entre estos festivales, resalta el Festival Internacional “Miski”, el cual presenta una propuesta para la gastronomía urbana y rural de Cochabamba, Ecuador, mediante una plataforma virtual y servicio de delivery para hacer llegar los productos a las personas.

En esta iniciativa, los ingredientes agropecuarios son un elemento importante, ya que generan un movimiento económico que permite la promoción y venta de los productos que se exhiben en la plataforma.

Asimismo, en Colombia se ha creado la Asociación Gastronómica de Ocaña, la cual surgió el año pasado y está conformada por más de 30 restaurantes que buscan mejorar sus ventas al mismo tiempo que benefician a las cadenas de comercialización de sus negocios.

Además de esto, es importante resaltar que desde hace varios años en distintos países de Latinoamérica se han desarrollado rutas gastronómicas importantes que han sido el sustento económico de muchas ciudades, como la Ruta del Tequila en México, la Ruta del Ceviche en Perú y la Ruta del Cacao en Venezuela; actividades que en lo posible deberán adaptarse a la nueva realidad para seguir siendo parte de la cultura y la tradición de la región.

Estas experiencias demuestran que la innovación gastronómica es un elemento importante para apostar por la reactivación económica, desde lo local hasta lo nacional, teniendo en cuenta que la gastronomía tiene un efecto multiplicador que va desde los productores agrícolas hasta los consumidores finales de los restaurantes, todo ello sin perder de vista que la comida es cultura, y la cultura da forma a nuestras ciudades.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?