Ver ediciones digitales
Compartir

El modelo de negocio de las “nenis”

Por: Financiero 07 Jun 2021

El término “neni” empezó a ser utilizado de forma peyorativa en Twitter o Facebook para referirse a las mujeres que venden artículos como ropa, bisutería o maquillaje, a través de redes sociales y Whatsapp.


El modelo de negocio de las “nenis”
Cómo las microemprendedoras mexicanas han cosechado éxito con el comercio electrónico minorista

Redacción El Financiero

El término “neni” empezó a ser utilizado de forma peyorativa en Twitter o Facebook para referirse a las mujeres que venden artículos como ropa, bisutería o maquillaje, a través de redes sociales y Whatsapp. 

Esta actividad empezó a hacerse popular entre mujeres mexicanas que perdieron sus empleos debido a la pandemia, o que buscaban generar ingresos adicionales o subsistir. Debido a la situación, optaron por migrar al comercio electrónico minorista, logrando un éxito inesperado con este modelo de negocio.

A través de Facebook, Whatsapp o Instagram, ofrecen productos o servicios. Al usar estos canales directos, que permiten tener una comunicación muy orgánica, pueden concretar ventas rápidamente. A la vez, pueden obtener un feedback casi instantáneo, y trabajar en mejorar sus procedimientos.

De esta forma, el término “neni” ahora se toma como sinónimo de creatividad, esfuerzo, y espíritu emprendedor. Hay muchas razones para que se sientan orgullosas, pues han demostrado que su modelo funciona; ahora, incluso, empresas consolidadas han empezado a probarlo. En síntesis, el modelo consta de los siguientes pasos:

  • Identifican gustos y preferencias de sus clientes
  • Analizan directamente a su competencia
  • Crean una comunidad, y la fortalecen
  • Crecen con recomendaciones y  de manera orgánica
  • Aprovechan la retroalimentación directa de sus clientes

No sorprende que las mujeres reclamen el término con orgullo, pues de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), cerca de 1.3 millones de mujeres perdieron su empleo como consecuencia de la pandemia de la COVID-19. 

Por esa razón, según un artículo de la web Entrepreneur, muchas comenzaron a vender productos para tener dinero extra; según el INEGI, las mujeres mexicanas son mayoría en ámbitos como el comercio, servicios sociales y restaurantes, además de servicios de alojamiento, algunos de los sectores más afectados por la emergencia sanitaria.

Las nenis han demostrado que, aún con prácticas económicas poco definidas, pero constantes y orgánicas, es posible generar beneficios económicos y adaptarse a los cambios, usando las herramientas tecnológicas disponibles y apoyándose en su comunidad. Pero aún luego de haber comprobado que el modelo funciona, la gran mayoría de estas emprendedoras se mantiene en la informalidad.

El reto, por tanto, es transformar esta práctica informal en un modelo de negocio sistematizado, en emprendimientos que se proyecten a futuro y sean sustentables.

Formalizar a las nenis pasa por vencer el miedo y la desinformación. La capacitación podría cambiar la realidad de estas emprendedoras, dándole más perspectivas de negocio. En la medida en que estén mejor preparadas, podrán planificarse, incorporar mejores herramientas, sortear los obstáculos del entorno, y superar las expectativas de sus clientes.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?