Ver ediciones digitales
Compartir

Management

El misterio de la ‘E’ en CEO

Por: Financiero 13 Sep 2020

¿Qué encierra ese cargo? Todo. Una nueva fórmula para entender
el papel del director general


El misterio de la ‘E’ en CEO
¿Qué encierra ese cargo? Todo. Una nueva fórmula para entender
el papel del director general

Es sorprendente que un acrónimo tan ubicuo y comúnmente usado como “CEO” pueda interpretarse tan pobremente. !Tras dos décadas de trabajar con directores generales, tengo que decir que todavía hay demasiada ambigüedad sobre lo que significa la palabra “general” y lo que realmente implica ese rol”, dice el reconocido escritor norteamericano Patrick Lencioni.

No se trata de un mero problema semántico; asegura el experto que considera que la falta de significado del acrónimo CEO crea confusión en las organizaciones sobre lo que se espera de la persona encargada y da lugar a lagunas en la responsabilidad y el desempeño. “Lo crea o no, esto deja a muchos CEOs bien intencionados, sin tener claras sus responsabilidades más críticas”, asevera el especialista en gestión de equipos.

“Así que, definamos la “E”. La teoría de la relatividad de Einstein decía que E = MC2. Cuando se trata de la E en CEO, yo diría E = LMC2. Prometo que no intenté forzar la coincidencia de las letras para que se ajustaran a la teoría científica. Considero que hay cuatro responsabilidades primarias que engloban el papel del CEO, y estas cuatro letras—L, M, C, C—son las que mejor las reflejan”, dice en su columna publicada por Chief Executive.

L de Liderazgo

Esta palabra puede parecer imprecisa o débil. Para un CEO, el liderazgo consiste en inspirar a otros a preocuparse por el propósito de la organización y el bienestar de sus clientes o miembros. Se trata de tomar riesgos y ser responsable del éxito de la organización y el futuro de su gente. Es la más amplia de las cuatro, y podría decirse que todas las demás responsabilidades están por debajo de ella. Estoy de acuerdo. De hecho, creo honestamente que el término Jefe de Liderazgo sería un título mucho mejor para la persona de mayor rango. Las otras tres letras clarifican los componentes clave de la L.

M de Management (Gerencia)

No hay nada impreciso en esto. Se refiere a la disciplina de dirigir los informes directos, saber lo que hacen, cómo lo hacen, y asegurarse de que obtienen lo que necesitan para tener éxito en caso de que haya algún imprevisto. Si el CEO de una compañía no dirige activamente a los miembros de su equipo —algo mucho más común de lo que uno podría pensar— establece un tono para la manera en que los miembros de la organización que están más abajo, sean o no dirigidos.

La primera C se refiere a Cultura

Es el trabajo del CEO, y de nadie más, asegurar que la cultura de la organización esté claramente definida y sea estrictamente respetada. Eso significa que este debe encabezar el esfuerzo de establecer los valores de la organización y hacer que los comportamientos que se alinean con esos valores, estén claros. No se trata de un mero ejercicio de elegir palabras para carteles o franelas, sino de trazar líneas claras en torno a qué comportamientos son aceptables e inaceptables en todos los empleados.

La segunda C corresponde a Comunicación

(Esto empieza a sonar como una canción de Plaza Sésamo de mi niñez). El CEO es el principal vehículo de comunicación para los empleados, ofreciendo claridad y contexto acerca de hacia dónde se dirige la organización, qué retos enfrenta y cuáles son sus prioridades. Todo esto me lleva a centrarme en otra “C” del acrónimo CEO, la que viene de Chief (Director).

El CEO no es el “único” responsable de liderazgo, gerencia, cultura y comunicación. Este es, sin duda, el árbitro principal de esas responsabilidades críticas. No obstante, una gran parte del liderazgo es inspirar a otros a liderar. Son demasiados los CEOs que, sin saberlo, asumen la única responsabilidad de impulsar la organización y garantizar la responsabilidad en torno al desempeño y los valores. Esta es una receta, y muy popular, para el desgaste y el resentimiento. Irónicamente, uno de los aspectos más importantes del liderazgo es conseguir que otros líderes de la organización, especialmente los que están en la alta gerencia, compartan la cuota de liderazgo. Sin embargo, es algo que no sucede y no será posible si el CEO no comprende y asume la responsabilidad implícita en las letras L, M, C, C.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?