Ver ediciones digitales
Compartir

El dólar acumula un repunte masivo

Por: Financiero 07 Feb 2021

El índice dólar ha estado subiendo silenciosamente estas últimas semanas. Ahora puede estar a punto de un repunte significativo, basándonos en el análisis del gráfico técnico. Esto ocurre cuando el euro comienza a mostrar signos de desplome, asegura Michael Kramer, CEO de Mott Capital Management, quien escribió este artículo para Investing.com.


El dólar acumula un repunte masivo
Podría darse el caso de que el dólar se dispare bruscamente porque el euro se está debilitando considerablemente

Michael Kramer

El índice dólar ha estado subiendo silenciosamente estas últimas semanas. Ahora puede estar a punto de un repunte significativo, basándonos en el análisis del gráfico técnico. Esto ocurre cuando el euro comienza a mostrar signos de desplome, asegura Michael Kramer, CEO de Mott Capital Management, quien escribió este artículo para Investing.com.

El viento de cola para el dólar se produce en un momento en que las perspectivas de crecimiento de Estados Unidos parecen superar los temores de un aumento de la deuda a medida que el país prepara otra ronda de estímulo. 

Esto está ayudando a impulsar el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 y 30 años, lo que aumenta la curva de rendimiento y amplía los diferenciales con vencimientos más cortos a niveles no vistos desde 2017. Además, el diferencial entre los bonos estadounidenses y europeos se ha ampliado, lo que ayuda potencialmente a impulsar el dólar frente al euro.

El índice dólar se ha disparado significativamente, con un patrón de reversión potencialmente alcista conocido como un gráfico de cabeza y hombro inverso. Esto ha dado lugar a que el índice dólar suba rápidamente a un nivel de resistencia de alrededor de 91,80. Sin embargo, si el índice supera el nivel de resistencia de 91,80, podría impulsar el índice hasta 94,10.

Podría darse el caso de que el dólar se dispare bruscamente porque el euro se está debilitando considerablemente. El euro cayó por debajo de 1,20 frente al dólar el pasado 4 de febrero por primera vez desde el 1 de diciembre. Esto podría llevar a que el euro caiga hasta 1,16 frente al dólar, revirtiendo todo el camino hasta la tendencia bajista a largo plazo que superó en octubre.

El fortalecimiento del dólar llega en un momento en que el rendimiento de los bonos a 10 años ha aumentado bruscamente hasta alrededor del 1,15%, con el potencial de aumentar a niveles más altos desde aquí. Los últimos datos del sector manufacturero del ISM sugieren que la economía estadounidense está mejorando. Al mismo tiempo, los precios pagados observados en el informe han subido a sus niveles más altos desde 2011. 

Junto con la implementación de más estímulo, el impulso que los bonos a 10 años han observado recientemente podría bastar para enviarlo camino del nivel de resistencia técnica del 1,35%. El rendimiento de los bonos a 30 años también ha aumentado bruscamente y podría dispararse a alrededor del 2,15% sobre la base de un análisis similar.

Estos aumentos del rendimiento han ayudado a que el diferencial entre los bonos a 2 y 10 años de Estados Unidos se amplíe como no lo había hecho desde julio de 2017. Mientras tanto, el diferencial entre los bonos a 10 años de Estados Unidos y Alemania también se ha ampliado drásticamente, del 1% de la primavera pasada a alrededor del 1,6% actual.

El aumento del rendimiento ha ayudado sin duda a que el dólar vuelva a la vida, al igual que las perspectivas de más crecimiento. Pero un dólar al alza no es bueno para todos. Es probable que los mercados emergentes y sus acciones sufran consecuencias negativas, al igual que las materias primas como el oro. 

Esto también podría lastrar potencialmente la confianza en los activos de riesgo, deteniendo el gran repunte que hemos presenciado en los mercados emergentes y en los precios de las materias primas como el cobre.

Además, esto podría resultar problemático para el mercado de valores de Estados Unidos en general. Un dólar robusto puede provocar vientos en contra para las multinacionales, lo que podría lastrar los ingresos y los beneficios. 

Sin embargo, esto podría resultar ser un problema sólo a corto plazo. Una vez que el dólar comience a estabilizarse, los vientos en contra que desafían los ingresos y los beneficios deberían normalizarse.

Si esto resulta ser cierto y la economía estadounidense mejora más rápido que muchas otras economías, el reciente repunte del dólar podría ser sólo el comienzo de un movimiento al alza a largo plazo de vuelta hacia los niveles prepandemia.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?