Ver ediciones digitales
Compartir

Vida y sociedad

El dinero sí importa

Por: Financiero 07 Feb 2021

La sabiduría convencional sugiere que, “el dinero no puede comprar la felicidad”. Y una conocida investigación llevada hecha en 2010 demostró que, las personas tienden a experimentar una mayor felicidad conforme más dinero ganan, aunque solo hasta alcanzar unos 75.000 dólares anuales.


El dinero sí importa
Un estudio de Wharton revela que hay más felicidad cuando más remuneración se percibe

Redacción El Financiero

La sabiduría convencional sugiere que, “el dinero no puede comprar la felicidad”. Y una conocida investigación llevada hecha en 2010 demostró que, las personas tienden a experimentar una mayor felicidad conforme más dinero ganan, aunque solo hasta alcanzar unos 75.000 dólares anuales.

Sin embargo, de acuerdo con un nuevo estudio de la Wharton School de la Universidad de Pensilvania, el bienestar de las personas se eleva en función de la cantidad de dinero que ganan, incluso por encima de los 75.000 dólares, explica un artículo publicado en CNBC Make It y traducido por El Financiero LatAm.

El dinero concede a las personas autonomía para tomar decisiones sobre cómo vivir sus vidas, afirmó en un comunicado Matthew Killingsworth, autor del estudio y miembro principal de Wharton, quien, además, estudia la felicidad humana.

Cuando los expertos miden la felicidad en la investigación, toman en cuenta el bienestar emocional de las personas, o cómo se sienten en el día a día, y cuán satisfechos están con la forma en que su vida se desarrolla de manera general.

Para este nuevo estudio, los investigadores pidieron a 33.391 personas empleadas (de entre 18 y 65 años) que utilizaran una app en su teléfono inteligente, donde se les instaba a registrar sus emociones a lo largo del día. La app les invitaba a evaluar: “¿Cómo se siente ahora mismo?” y “En general, ¿cuán satisfecho está con su vida?”. Los resultados se basan en siete años de recopilación de datos, aunque Killingsworth explica a CNBC Make It, que la relación sería válida independientemente del periodo de tiempo.

Los datos mostraron que todas las formas de bienestar siguieron elevándose conforme a los ingresos, a través de una amplia gama de sus niveles, y no se estancaron a partir de los 75.000 dólares anuales, señala Killingsworth.

“A una escala individual, esto sugiere que, a medida que las personas avanzan en sus trayectorias profesionales, y sus ingresos aumentan, existe la posibilidad de que su vida sea realmente mejor (en lugar de haber un tope una vez alcanzados los 75.000 dólares)”, afirma Killingsworth.

En el ámbito social y más amplio, esto podría suponer que, “en las próximas décadas, el crecimiento económico continuado puede seguir favoreciendo el bienestar de las personas”, asegura.

Entonces, ¿en qué se diferencia este hallazgo de las investigaciones anteriores?

Los estudios anteriores sobre el dinero y la felicidad han examinado el grado de satisfacción de las personas en su vida, en términos generales. Esto se basa en la capacidad de las personas para “recordar con precisión cómo se sentían en los distintos momentos del pasado y, a continuación, integrar con exactitud esos recuerdos en una única evaluación”, escribieron los autores del estudio.

No obstante, este estudio analizó el sentir de las personas durante los momentos de la vida (bienestar experimentado), así como la valoración que hacen de sus vidas cuando se detienen a reflexionar (bienestar evaluativo).

Durante la pandemia de la COVID-19, los ingresos pudieran tener más importancia para la felicidad de las personas, apunta Killingsworth.

“Por ejemplo, si se dispone de un colchón financiero, se tendrá más capacidad para sobrellevar un período de desempleo, y si se tiene un trabajo bien remunerado, tal vez sea más probable que se pueda trabajar desde casa y conservar el empleo, lo cual daría más poder de decisión sobre la vida”, afirma.

En última instancia, Killingsworth señala que los ingresos son solo uno de los factores que influyen en la felicidad de una persona, no el más importante. “En todo caso, la gente probablemente le da demasiada importancia al dinero cuando piensa en lo bien que le va en su vida”, asegura en el comunicado.

De hecho, hay muchos factores además del dinero que contribuyen a la felicidad de una persona: Otras investigaciones han demostrado que las relaciones sociales y la interacción, son los factores que más contribuyen a la felicidad.

Otra cosa que se debe tomar en consideración es cómo nuestro trabajo y nuestros ingresos encajan en nuestra visión del éxito. En el estudio de Wharton se preguntó a los participantes: “¿Hasta qué punto cree que el dinero es indicativo del éxito en la vida?”. Los que equipararon dinero y éxito se mostraron menos felices que aquellos que no tuvieron la misma opinión.

Otros estudios han demostrado que, cuando las personas tienen empleos con sentido o propósito, son más felices, independientemente del dinero que ganen.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?