Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Perfil del emprendedor panameño
Comparte
Compartir

El cobre chileno se diversifica

Por: Financiero 24 Ene 2021

El cobre chileno, recurso estratégico de exportación, no sólo tiene valor como materia prima. Cada vez gana más espacio en otro tipo de productos, generando valor agregados. Esto se refleja en las cifras de exportaciones de insumos sanitarios, las cuales casi se triplicaron en 2020 en contraste al año anterior. Estos datos fueron extraídos del Ministerio de Minería, y recopilados por ProChile.


El cobre chileno se diversifica
El año pasado, los emprendedores chilenos exportaron un 172% más, en comparación a 2019

Redacción El Financiero

El cobre chileno, recurso estratégico de exportación, no sólo tiene valor como materia prima. Cada vez gana más espacio en otro tipo de productos, generando valor agregados. Esto se refleja en las cifras de exportaciones de insumos sanitarios, las cuales casi se triplicaron en 2020 en contraste al año anterior. Estos datos fueron extraídos del Ministerio de Minería, y recopilados por ProChile.

Este significativo aumento no solo se debe a la pandemia de la COVID-19. El crecimiento de las exportaciones son resultado del trabajo gubernamental, a través de ProChile y el Ministerio de Minería, para promocionar los distintos usos del cobre y la exportación de productos no tradicionales. Así lo expuso el biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet.

El funcionario también declaró: “El cobre ha sido un aliado frente a esta pandemia debido a las propiedades biocidas que tiene. Además, abrió un espacio a los emprendedores chilenos que comenzaron a incorporar este metal innovando con nuevos productos y que hoy están siendo altamente requeridos desde diversas partes del mundo”.

La industria de exportación de productos cúpricos crece cada año. Actualmente, 11 PYMEs realizan envíos de este tipo. Sus ventas pasaron de 344.701 dólares, en 2019, a 937.193 dólares el año pasado, lo que representa un aumento de 171,8%. Para comparar, en 2017 las exportaciones apenas alcanzaban 238.270 dólares.

Desarrollo de productos relacionados
La Directora General de ProChile, Lorena Sepúlveda, destacó “nuestro objetivo ha sido posicionar a las empresas chilenas de productos con nanocobre como proveedoras confiables, gracias al conocimiento y desarrollo tecnológico que se ha conseguido. Este valor agregado e innovación ha despertado interés en el mundo y en ProChile estamos comprometidos a apoyar su internacionalización, pues contribuyen a diversificar y agregar valor a nuestra oferta exportable”.

Entre los productos que generan un mayor interés se encuentran los textiles, como mascarillas con cobre. Además de insumos para sanitización que contienen nanopartículas de cobre, y que sirven para abarcar superficies amplias. También se incluyen productos para la salud y cosméticos, como alcohol gel.

Estas innovaciones chilenas arribaron el año pasado a 18 países: China, Canadá, Perú, Brasil, Estados Unidos, España, Costa Rica, El Salvador, México, Ecuador, Argentina, Guatemala, Honduras, Panamá, Alemania, Bélgica, Japón y Turquía. Incluso, una empresa chilena ya tiene presencia en Dubái, ofreciendo el servicio de sanitización de edificios e instalaciones públicas con productos derivados del cobre.

Aplicaciones sanitarias
Las nanopartículas de cobre, agregadas a productos de limpieza y desinfección, tienen una efectividad del 99,9% al eliminar agentes patógenos. Su uso ya se ha comercializado junto al alcohol en spray de bolsillo, para desinfectar ambientes y artículos personales. También existe en el mercado como detergente, para desinfectar superficies; desde su primera aplicación, este producto mantiene su efecto biocida hasta por dos semanas. Los productos fueron desarrollados por la distribuidora All House, en alianza con el laboratorio chileno Aintech, experto en nanociencia.

Otro uso, según reseña el sitio web Lenntech, es a través del procedimiento denominado ionización cobre-plata, el cual generó gran interés cuando la NASA usó sistemas de este tipo para producir agua potable a bordo de la nave Apollo, en 1960. Con la utilización de este sistema, se puede producir agua de forma segura y sin necesitar cloro. Otros de sus usos son la desinfección de estanques de peces, embotelladoras, y compañías recicladoras de agua.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?