Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Las pymes en datos
Comparte
Compartir

El auge de los neobancos en LatAm

Por: Financiero 31 May 2021

Los llamados neobancos son instituciones financieras que funcionan exclusivamente por medios digitales. Algunos de ellos surgieron como divisiones digitales de bancos establecidos. Otros como startups y se consolidaron en el mercado. Usualmente ofrecen registros sencillos, y sus clientes pueden acceder a sus servicios mediante apps; la flexibilidad, la sencillez de uso, y la disponibilidad de sus servicios a cualquier hora son sus principales atractivos.


El auge de los neobancos en LatAm
Sus soluciones digitales, que combinan sencillez, rapidez y fiabilidad, han atraído a la población no bancarizada a la economía formal

Redacción El Financiero

Los llamados neobancos son instituciones financieras que funcionan exclusivamente por medios digitales. Algunos de ellos surgieron como divisiones digitales de bancos establecidos. Otros como startups y se consolidaron en el mercado. Usualmente ofrecen registros sencillos, y sus clientes pueden acceder a sus servicios mediante apps; la flexibilidad, la sencillez de uso, y la disponibilidad de sus servicios a cualquier hora son sus principales atractivos.

Al no tener que destinar fondos al mantenimiento de sedes físicas, ahorran costos operativos que se traducen en menores tarifas para sus usuarios, mayor flexibilidad, y celeridad en los servicios ofrecidos. Por otra parte, suelen tener menos opciones en comparación a los bancos tradicionales, aunque su comodidad es una característica atractiva para los potenciales usuarios.

Otra diferencia frente a las instituciones convencionales es que proporcionan un proceso optimizado, con un diseño enfocado para dispositivos móviles, que a veces asocian con la banca tradicional para asegurar los depósitos de los clientes, y no siempre extienden créditos o sobregiros.

Los neobancos han recibido la mayor parte de las inversiones para el sector, según un informe de BFA GLOBAL. El estudio encontró que la financiación ha experimentado un crecimiento constante en los últimos 5 años en los mercados emergentes.

Las empresas de pagos siguen siendo las más financiadas en todas las regiones. La inversión permanece concentrada en unas pocas categorías de productos, en particular pagos y crédito, aunque el panorama de soluciones innovadoras es cada vez más diverso.

Y mientras que en países como Colombia, Chile y Brasil se estima que 7 de cada 10 personas adultas participan en la banca de alguna forma, en otros, como México o El Salvador, el porcentaje de bancarización no llega al 40%. En otros países menos desarrollados, este porcentaje podría ser menor; ese enorme público potencial es el mercado al que los neobancos apuntan, buscando integrarlos a su base de usuarios.

Neobancos de referencia en LatAm
En el caso de Brasil, hoy día es posible considerarlo como el hub del neobanking en Latinoamérica; en el país carioca funcionan 19 neobancos, y más inician actividades cada año. Nubank es el más grande del mundo, con 34 millones de clientes y una valoración de 25 mil millones de dólares. Su ascenso ha sido exponencial, ya que en 2016, contaba con aproximadamente un millón de clientes.

Argentina es el segundo mercado de neobancos más grande de LatAm, con cinco grandes actores y varios más estudiando cómo lanzar sus productos para competir con los grandes del mercado. La compañía Ualá emitió unas dos millones de tarjetas prepagas de débito hasta septiembre del 2020, mientras que MercadoPago registró un incremento del 48% en cantidad de usuarios; actualmente gestiona una red de 700.000 comercios adheridos.

En México, existen neobancos de referencia como Albo, el cual fue lanzado en 2016 y ofrece una cuenta digital y herramientas para gestionar presupuestos. Además, su oferta incluye una tarjeta de débito prepagada MasterCard. Albo se ha propuesto aprovechar en su totalidad la legislación mexicana que regula el sector fintech, a la vez que mejora los indicadores de inclusión financiera.

Klar, por su parte, es otro banco online que funciona en ese país norteamericano; ofrece una alternativa 100% digital, gratuita y segura a la banca y tarjetas de crédito o débito tradicionales, a la vez que está respaldada por Mastercard y el Banco de México. Es posible abrirse una cuenta en unos cinco minutos, sin necesitar un depósito mínimo, y sin que se cobren tarifas por transferir fondos. Además, el dinero es enviado o recibido instantáneamente, y permite bloquear o desbloquear las tarjetas asociadas al instante.

Se estima que en los próximos años la base de clientes de este tipo de instituciones siga creciendo exponencialmente, y que los grandes jugadores del sector se expandan a otros países. 

En un contexto en el que las transacciones en efectivo empiezan a declinar, y el uso de los celulares y redes móviles se intensifica cada vez más hacia regiones y provincias tradicionalmente desatendidas, los neobancos son las instituciones que más tienen las de ganar para formalizar y digitalizar las finanzas de millones de personas.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?