Ver ediciones digitales
Compartir

El agua cotiza en Wall Street: perspectivas de inversión

Por: Financiero 13 Dic 2020

En 1995, el entonces presidente del Banco Mundial, Ismail Serageldin, predijo que las guerras en el siglo XXI serían por agua. Aún no se ha llegado a ese escenario, pero es opinión común entre expertos que estamos dando los primeros pasos hacia la mercantilización de este bien, considerado un derecho humano por la ONU desde 2010. Recientemente, el agua comenzó a cotizar en los mercados a futuro de Wall Street, hecho sin precedentes que coloca a esta materia prima, fundamental para la vida, al nivel del oro o el petróleo.


El agua cotiza en Wall Street: perspectivas de inversión
¿Oportunidad de gestión eficiente, o puerta para la especulación?

En 1995, el entonces presidente del Banco Mundial, Ismail Serageldin, predijo que las guerras en el siglo XXI serían por agua. Aún no se ha llegado a ese escenario, pero es opinión común entre expertos que estamos dando los primeros pasos hacia la mercantilización de este bien, considerado un derecho humano por la ONU desde 2010. Recientemente, el agua comenzó a cotizar en los mercados a futuro de Wall Street, hecho sin precedentes que coloca a esta materia prima, fundamental para la vida, al nivel del oro o el petróleo.

Aunque en casi la totalidad de legislaciones del planeta se considera al agua un bien de dominio público, es posible otorgar derechos de uso de esa agua a través de concesiones o licencias, ya sea para utilizarla o para realizar vertidos en ella. Lo que ha empezado a cotizar en Wall Street no es el agua en sí misma, sino los derechos de uso.

La cotización del agua en los mercados de futuro por el momento afecta sólo a las cuencas californianas, pero abre una vía de mercantilización nunca antes vista.  ¿Qué ocurrirá si el agua llega a los mercados financieros a nivel mundial? “Si se globaliza la especulación del agua como se ha hecho con el sistema agroalimentario, pasaremos de tener un bien común a tener una commodity (mercancía). Primero se pasa de estar en un ámbito público a un ámbito público-privado y, después, se da el salto a la especulación absoluta”, opinó Mirene Begiristain, profesora de Economía de la Universidad del País Vasco, en entrevista reseñada por el sitio web Publico.es.

Escasez global

La industrialización y la agricultura extensiva han contribuido a la escasez del recurso hídrico. Algunos países que han manifestado problemas con su suministro incluyen a China, Egipto, India, Israel, Pakistán, México, partes de África y de Estados Unidos.

La contaminación también hace patente la necesidad de agua limpia. Los agentes contaminantes más comunes son químicos de fertilizantes y aditivos derivados de la industria petrolera. Además, han ocurrido incidentes en Rusia, China, y otras naciones industrializadas, lo cual indica que no es un fenómeno limitado a países occidentales.

¿Cómo invertir en esta materia prima?

Un artículo escrito por James McWhinney, comunicador y experto en temas financieros, y publicado originalmente en la web Investopedia.com, ofrece un panorama general de posibles áreas de inversión en este recurso.

En primer lugar, existen varios índices referentes al agua. El Dow Jones U.S. Water Index está compuesto por, aproximadamente, 29 stocks, comprendiendo un gran número de compañías internacionales afiliadas al negocio del agua. Por otro lado, el ISE-B&S Water Index, lanzado en enero de 2006, representa a compañías dedicadas a la distribución, filtración, y tecnologías asociadas a soluciones hídricas. 

El S&P 1500 Water Utilities Index es una sub-división del Standard & Poor’s 1500 Utilities Index, y se compone de sólo dos compañías, American States Water y Aqua America. Finalmente, el S&P Global Water Index es un índice existente desde hace más de una década, que contiene 50 compañías alrededor del mundo, categorizadas en dos áreas: utilidades e infraestructura, y equipos y materiales.

Un vistazo a los valores de cualquiera de los índices mencionados provee una manera fácil de buscar oportunidades de inversión. Además de la compra directa de acciones, algunas de las firmas más grandes ofrecen planes de reinversión de dividendos. Las firmas que buscan lucros derivados del agua incluyen a proveedores de bebidas, compañías de tratamiento o purificación, y fabricantes de equipos, quienes manufacturan bombas, válvulas, tuberías y unidades de desalinización.

Con respecto al agua embotellada, el mercado está en crecimiento. La demanda cada vez es mayor desde China a México, siguiendo los pasos del repunte de consumidores en Estados Unidos. En cuanto a la desalinización, alrededor de 150 países actualmente confían en esta técnica para suplir parte de sus necesidades de consumo.

Si las acciones no son de su interés, existen fondos de inversión, fondos mutuos y compañías de inversión unitarias, los cuales proveen muchas oportunidades de inversión. 

Invertir en el “agua dentro de la comida”

Michael Burry, el médico e inversor que predijo la caída del mercado inmobiliario americano que dio lugar a la última crisis mundial, y que apostó ganando muchísimo dinero, dejó todas sus inversiones para centrarse en un solo producto, el agua. Así reflexiona sobre ella:

“Agua, fresca y potable es algo que todos damos por sentado que habrá en abundancia, pero no está garantizada. El agua es un bien político. Transportar agua a gran escala no es práctico, sea por razones políticas o físicas, por lo que comprar derechos sobre manantiales no tiene mucho sentido para mí. He concluido que la mejor forma es comprar terrenos agrícolas en zonas con abundante agua, y transportar esa comida hacía zonas donde haya poca agua”.

Burry finaliza diciendo que “esta es la forma que tiene un inversor para poder invertir en el agua indirectamente, lo cual puede evitar problemas con los gobiernos. Una botella de vino necesita de 400 botellas de agua para ser producida. Estoy invirtiendo en el agua que está dentro de la comida”.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?