Ver ediciones digitales
Compartir

Empresas

El abanderamiento de naves panameño

Por: Financiero 31 Ago 2020

Desde 1993 la República de Panamá ocupa el primer lugar en cuanto al abanderamiento de naves a escala mundial, es decir, que la mayoría de los buques que transitan por los mares del mundo tienen bandera panameña. Siendo así, debemos preguntarnos a qué se debe este acontecimiento?


El abanderamiento de naves panameño

Enfoque jurídico

Darío González Martínez / Abogado corporativo

Desde 1993 la República de Panamá ocupa el primer lugar en cuanto al abanderamiento de naves a escala mundial, es decir, que la mayoría de los buques que transitan por los mares del mundo tienen bandera panameña. Siendo así, debemos preguntarnos a qué se debe este acontecimiento?

Pues, en primer lugar, a la posición estratégica como centro marítimo y logístico de alto nivel y como punto adicional a favor, el Canal de Panamá, lo cual hace que el tráfico mundial de buques se concentre por la vía acuática. Esto, por supuesto, atrajo la atención de los legisladores patrios, quienes pensaron en la elaboración de un registro de naves favorable tanto a la nación como a las empresas, el cual ha ido evolucionando a lo largo de los años con la finalidad de brindar un registro flexible ya que se trata de clientes domiciliados en el extranjero.

Cabe destacar que el registro panameño supera al de países poderosos como China, Japón y Estados Unidos, los cuales poseen un amplio porcentaje de la flota marina mercante mundial.

La entidad competente para el registro y abanderamiento de naves es la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) la cual fue creada mediante el Decreto Ley No. 7 DE 1998 y a través de la sección de marina mercante es donde se presenta la documentación para iniciar dicho proceso.

Por otra parte, la Ley 57 de 2008 es la que establece detalladamente los requisitos para el abanderamiento de naves, citando su artículo número uno sobre la definición de abanderamiento señala:

El abanderamiento, la inscripción o registro de una nave es el acto jurídico mediante el cual la República de Panamá admite dicha nave como parte de la Marina mercante nacional y le permite enarbolar su pabellón nacional, a solicitud de su propietario, previo cumplimiento de los requisitos establecidos por la presente Ley. Todo buque inscrito en la Marina Mercante Nacional está sometido al cumplimiento de la ley panameña, dondequiera que se encuentre.

Haciendo un rápido análisis de esta norma, tenemos que previo al cumplimiento de los requisitos establecidos por dicha ley una embarcación será aceptada por la Marina Mercante panameña y así mismo quedará sometida al ordenamiento jurídico panameño, en este apartado es preciso señalar que las reglas jurisdiccionales panameñas, dependiendo la materia, serán aplicadas a las situaciones de conflicto que ocurran a bordo de la embarcación.

Entrando en detalles sobre los requisitos que debe cumplir una embarcación para ser admitida por la Marina Mercante panameña quiero señalar aquellos de mayor importancia que hacen el registro panameño número uno del mundo por tanto muy confiable y robusto:

REGISTRO EN PANAMÁ Y DESDE CUALQUIER PARTE DEL MUNDO: la solicitud puede ser presentada mediante abogado ante la Autoridad Marítima de Panamá, (sección de marina mercante) o en los consulados panameños en el extranjero, además se permite la presentación de dicha solicitud vía internet, lo cual hace muy flexible y accesible la tramitación.

EVIDENCIA DE PROPIEDAD DE LA NAVE: esto se prueba con los documentos de compra y construcción de la embarcación.

COMPROBANTE DE PAGO DE LOS IMPUESTOS, TASAS, Y DERECHOS CORRESPONDIENTES: al momento de abanderar, la nave debe pagar un impuesto el cual dependerá de su tonelaje, así dicho impuesto será pagado anualmente y puede disminuir su precio si la nave es propiedad de un panameño, sociedad o fundación de interés privada panameña.

AGENTE RESIDENTE DE LA NAVE: se debe designar un abogado o firma de abogados idóneo para ejercer dicha profesión en la República de Panamá, quien deberá velar por los derechos de registro de la embarcación, así como también ser su defensor ante cualquier llamamiento de la autoridad por anomalías.

PROGRAMA DE INSPECCIÓN ANUAL DE SEGURIDAD: todos los buques panameños están sometidos a una inspección anual de seguridad, la cual tiene por objeto determinar si estos cumplen o no con la seguridad y la preservación de la vida marina.

Admitida la solicitud de abanderamiento y liquidados los derechos, las tasas y los impuestos correspondientes, la Dirección General de Marina Mercante expedirá un certificado de registro como evidencia de la inscripción de la nave en la Marina Mercante de Panamá, el cual tendrá todas las particularidades de la nave que la Dirección General de Marina Mercante estime convenientes.

Asimismo, la Dirección General de Marina Mercante procederá a la expedición de la Patente y Licencia de Radio correspondiente si la nave es apta para navegar. Cumplidos los detalles la embarcación solicitante pasará a ser parte del registro panameño, y debiendo cumplir con los lineamientos previamente establecidos.

Debido al accidente del buque granelero “Wakashio” en islas Mauricio se ha especulado sobre la eficacia en cuanto al monitoreo de las naves que registra Panamá bajo su bandera, es notorio el descontento de ciertas naciones al atacar directamente al sistema de registro local con falsas acusaciones de poco control en cuanto a los registros de construcción de las naves, la edad de las mismas, inspecciones, etc.

Hasta el punto de que circula en redes sociales un video protagonizado por un famoso “youtuber” quien tilda a Panamá de “paraíso fiscal de naves” haciendo énfasis en la supuesta forma de registrar buques de manera “sencilla y sin pasar por controles rigurosos”, lo cual es totalmente contrario a lo que he explicado a lo largo de mi exposición, como bien sabemos Panamá ocupa el primer lugar en cuanto abanderamientos a nivel mundial, lo cual puede causar recelos entre aquellas naciones que aspiran a ocupar esta plaza y se aprovechen de este momento para exponer las supuestas “falencias” del sistema istmeño.

En cuanto al famoso “youtuber” (quien supongo no tiene conocimiento alguno sobre buques o derecho marítimo) el gobierno panameño ha señalado que interpondrá acciones judiciales en su contra por la manera en que se ha expresado dejando mal parada la imagen de Panamá y directamente al registro local de naves.

En tanto, tal y como dicta la Ley 57 de 2008, Panamá debe cooperar en las investigaciones que surjan por algún accidente sufrido por las embarcaciones bajo su bandera, es por ello que una delegación ha viajado hasta el lugar de los hechos a fin de esclarecer los mismos y enfrentar posibles consecuencias, lo cual demuestra una vez más la responsabilidad del Estado en asuntos internacionales competentes.

Recientemente la Autoridad Marítima de Panamá informó que el registro de buques aumentó 0.4% en los últimos 20 meses, es decir unas 389 nuevas naves abanderadas con el pabellón panameño lo que representa 11.4 millones de toneladas sumadas al registro actual, en porcentaje un 61% del tonelaje bruto mundial, confirmado así su liderazgo a nivel global en esta materia. Cabe destacar que los mayores competidores que enfrenta Panamá en cuanto abanderamiento son Liberia (con un tonelaje del 16.7%) e islas Marhall (con un 5.0% de tonelaje).

Panamá ocupa el liderazgo en cuanto abanderamiento de naves desde principio de los 90, actualizándose constantemente en cuanto a sus servicios y cumpliendo con las normas internacionales de inspección de naves, prueba de ello, se ha informado recientemente el incremento en cuanto al registro de naves, esto demuestra la confianza de las empresas navieras en seguir apostando por el régimen panameño el cual sigue siendo eficiente y robusto.

Como bien dijera el emperador romano Marco Aurelio “todo lo que escuchamos es una opinión, no un hecho”, contrario a los falsos señalamientos internacionales, Panamá cumple con sus obligaciones en mantener una regulación naviera eficiente frente a sus competidores y de proyección mundial.