Ver ediciones digitales
Compartir

Deuda panameña asciende al 69.5% del PIB

Por: Financiero 21 Feb 2021

La deuda pública panameña cerró el 2020 en 36.959 millones de dólares, 69.5% del Producto Interior Bruto. A medida que han caído los ingresos del Estado, especialmente en 2020, también lo han hecho los ingresos fiscales; este efecto ha sido cubierto mediante un incremento de la deuda pública.


Deuda panameña asciende al 69.5% del PIB
La caída de ingresos debido a la pandemia, y el incremento del financiamiento extranjero, han hecho aumentar la relación entre ambas variables

Rehtse Terán

La deuda pública panameña cerró el 2020 en 36.959 millones de dólares, 69.5% del Producto Interior Bruto. A medida que han caído los ingresos del Estado, especialmente en 2020, también lo han hecho los ingresos fiscales; este efecto ha sido cubierto mediante un incremento de la deuda pública. 

Según datos de un informe elaborado por el Centro Nacional de Competitividad, la economía panameña ha retrocedido a lo largo de los años: durante el período 2011-2019, Panamá experimentó una desaceleración económica; en 2011 crecía 11%, pero en 2019 creció 3%.

En cuanto a los ingresos pasaron de crecer un 13% en 2011, a decrecer -3,7% en 2019. Debido a la pandemia de la COVID-19, este decrecimiento se agravó, debido a que las medidas de distanciamiento, confinamiento, y restricción de movilidad, afectaron a la economía tanto por el lado de la demanda, como por la oferta de bienes y servicios. 

La situación pandémica se reflejó en el PIB registrado al tercer semestre del 2020, con una caída de -23,6%; los ingresos, de forma similar, cayeron -23,4%. 

El gasto público ha incrementado
Este pasó de 7.722,9 millones de dólares en 2011, a 14.386,6 millones de dólares en 2019. Durante la última década, la relación entre PIB y Gasto fue, en promedio, de 21,7%, sin mostrar gran variación. Al desglosar el gasto en Gasto Corriente y Gasto de Capital (o de inversión), para 2011 el 65,1% era corriente y el 34,9% de capital; para 2019, fue de 75,2% de gasto corriente, y 24,8% de capital.

Esta disparidad aumentó para el tercer trimestre de 2020, ya que el gasto corriente se incrementó debido a la pandemia de la COVID-19. Muchos recursos deben ser dirigidos hacia el sector salud, y otros tipos de gastos deben ser asumidos para afrontar la emergencia sanitaria. Sin embargo, el gasto corriente, en situaciones normales, no debería aumentar su proporción, ya que el Estado debería volverse más eficiente y utilizar más recursos para inversiones productivas.

En cuanto al Ahorro Total, que le permite a un Estado financiar sus inversiones, durante 2019 estaba situado en 2,2%. Pero al tercer trimestre de 2020, la caída de los ahorros panameños se ubicó en -5,7%, haciendo al país más dependiente del capital foráneo, y con más tendencia al endeudamiento.

Relación Deuda Pública/PIB
Al 31 de diciembre de 2020, la deuda pública del Sector Público No Financiero (o SPNF) alcanzó los 36.959,9 millones de dólares. El 81% de esta deuda corresponde a compromisos financieros adquiridos con organismos multilaterales y fuentes privadas del extranjero, y un 19% proviene de fuentes privadas y de bancos oficiales.

El indicador  deuda pública/PIB es utilizado para medir la capacidad que tienen los países para cubrir sus obligaciones, y es uno de los referentes para las calificadoras de riesgo y los mercados financieros internacionales: a mayor porcentaje del coeficiente, hay una afectación negativa.

Entre los años 2013 al 2019 se incrementó su proporción de 35% a 46.4%. Parte de los resultados fue la desaceleración de las tasas de crecimiento del PIB. Para el 2020 se ha estimado el PIB nominal (-20.4 acumulado al tercer trimestre) para realizar el cálculo, dando como resultado una relación deuda/PIB del 69.5%, llevando a retroceder el indicador casi dos décadas.

El escenario ideal, concluye el informe, es cuando el Balance Fiscal es positivo (superávit), al mismo tiempo que el crecimiento del PIB es constante y sostenible, entre 5% y 7%. El mencionado indicador, en ese escenario, disminuiría, lo que se traduciría en un costo de los créditos más baratos, y una mejora en las calificaciones de riesgo, incrementando también la competitividad del país.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?