Ver ediciones digitales
Compartir

¿Cuánto queremos pagar por la felicidad?

Por: Financiero 05 Jul 2021

Para disfrutar de una vida financiera ordenada es clave adoptar conductas sanas. Es necesario poner algo de buena voluntad para mantenerlas con constancia y estar pendiente de los riesgos que pueden aparecer en el camino.


¿Cuánto queremos pagar por la felicidad?
En el camino vamos encontrando las metas que nos motivan. Recorrerlo felizmente depende de nosotros mismos

Compás Financiero

Andrés Chiodi
Consultor Financiero
Profesor del IESA Panamá
@CompasFinanciero

Para disfrutar de una vida financiera ordenada es clave adoptar conductas sanas. Es necesario poner algo de buena voluntad para mantenerlas con constancia y estar pendiente de los riesgos que pueden aparecer en el camino.

Hacerlo se vuelve mucho más fácil cuando con el tiempo logramos que se vuelvan hábitos. De ese orden y costumbres, obtenemos serenidad y vamos acercándonos a nuestras metas, mientras somos felices en el camino.

Administrar bien las finanzas, no es más complicado que llevar el resto de las tareas que solemos resolver todos los días. Sin embargo, no es fácil cambiar hábitos ni circunstancias, pero cuando hay motivos que nos ilusionan lo suficiente, tarde o temprano, todos podemos lograrlo.

Cambiando nuestras conductas
No es igual modificar nuestras conductas en cada posible situación de vida. Hay estudios que han demostrado que lidiar con dificultades de escasez afecta nuestro rendimiento, tanto por no poder aprovechar ciertas fortalezas, como porque nuestro cerebro no responde tan ágilmente cuando está agobiado por dificultades financieras.

Esto trae consecuencias negativas en la toma de decisiones conscientes, y también en actividades rutinarias, como manejar un auto. En resumen, los problemas de dinero afectan la felicidad y la estabilidad.

Mejorando nuestro manejo de las finanzas evitamos tener más problemas, incluso los de índole personal, como las dificultades de pareja. La ciencia ha confirmado lo que la sabiduría colectiva conoce: los temas de dinero causan el triple de divorcios que los relacionados a la intimidad.

Sea cual sea tu situación, podrás encontrar espacios para mejorar tus finanzas.

Si abrazas las conductas financieras sanas que encuentras factibles en cada momento, entrarás en un círculo virtuoso que te llevará a dejar atrás los problemas y avanzar a mejor paso. La posibilidad existe, hacerla realidad depende de ti. No se trata de hacer cosas increíbles, sino de evitar cometer demasiados errores.

Muchos sabios lo dicen: lograr el éxito financiero y la felicidad personal no tiene que ver con cuánto ganas, sino con cómo manejas lo que tienes. Yo le añado algo: la tranquilidad del bienestar financiero es fruto de tener medios suficientes para hacer lo que uno quiere, cuando uno quiere.

Los rasgos de la felicidad
Afortunadamente, los latinoamericanos solemos valorar bien una serie de ingredientes importantes de una vida feliz, varios de los cuales disfrutamos ya, a pesar de los grandes retos que tenemos por delante.

Hay mucho más en la vida que el dinero, pero muchas de las cosas que anhelamos tienen un precio, algunas veces expresado en un número…

…sin embargo, cada quien escoge qué quiere comprar.

Todos hemos escuchado historias de ricos que son pobres emocionalmente. Mientras otras personas están felices, satisfechas y son emocionalmente ricas, aunque financieramente enfrenten retos constantes. ¿La lección? Lo que tienes y lo que ganas no tienen por qué definir lo que necesitas.

Libertad financiera, libertad de elegir
Las personas libres, financieramente hablando, son las que pueden hacer las elecciones que quieren en su vida, estando perfectamente conscientes de aquello a lo que renuncian para tener lo que escogieron.

Pudieron escoger lo que de verdad hace plena su vida, y no un capricho material que da solamente una satisfacción pasajera.

Es posible que pronto quiera deshacerse de algunos preceptos errados y desaprender ciertos condicionamientos que nos complican lograr la felicidad. Por ejemplo, respecto al dinero, el cual tiene su importancia, pero no es un objetivo en sí mismo sino un mecanismo creado por la humanidad para facilitarnos las cosas.

Si alguien te dice “el dinero lo es todo en la vida”, o lo contrario, “ser rico es malo”, en ambos casos no te está dando los mejores consejos, sino quizás está justificando sus propios fracasos o rencores. O es posible que quiera que se libere del “sucio” dinero, dándoselo a ese “desinteresado” consejero que gentilmente se deshará de él. Por suerte, nuestra perspicacia latina nos prepara para poner en duda esos engaños.

Que cometer errores no nos robe la felicidad
Todos cometemos algunos errores con nuestras finanzas. Uno de ellos es pensar en el dinero sólo cuando ya los problemas nos agobian. Pero cuando evaluamos nuestras equivocaciones, podremos evitar cometerlas de nuevo y hasta reírnos de nosotros mismos cuando se nos presenten una vez más. En esas ocasiones, ojalá nos demos cuenta de las fallas mentales que nos llevaron a ellas.

No pensemos que nuestras costumbres y condiciones de vida en Latinoamérica nos predisponen a equivocarnos. Hay muchos ejemplos de éxito y superación en nuestros países, así como de fracasos incluso en las culturas extranjeras de las que se cree que tienen mejores costumbres o facilidades para tener suficiente riqueza.

Por más que sienta que navega en un barco que no se mueve rápido, sus propias decisiones y acciones producen más victorias que estar en un entorno favorecedor.

Avanzar hacia las metas que nos motivan
Comienza a nombrar tus metas de vida. Puede resultar difícil pensar en propósitos, sobre todo de largo plazo, y más si te encuentras en dificultades, pero si lo haces irás viendo el camino con más claridad. Si no, seguirás caminando con los ojos vendados.

Inténtalo, comienza con al menos una, y no esperes ir por tus sueños únicamente cuando tengas algún objetivo claro. Trabaja desde ahora para tu futuro, acumulando dinero, conocimientos y otros recursos útiles con constancia, así cuando lleguen las ideas o las necesidades ya estarás más preparado.

Establecer metas y crear planes no implica que debas empezar a sufrir de ansiedad. Al lograr marcar tu rumbo podrás pasar a disfrutar más la vida, con la confianza que brinda saber que tienet un plan bien pensado que te llevará hacia donde quieres estar, para poder hacer las cosas que deseas y tener satisfacción, en lugar de tener que hacer lo que no quieres, obligado por la necesidad.

Piensa en este proceso de identificar, trabajar y lograr metas como sembrar hoy un árbol. Lo harías para obtener algún día su sombra y frutos, consciente de que pasarán algunos años antes de que esos frutos sean grandes y dulces. No estarás mirando cada mañana al árbol, exigiendo que saque sus primeras flores, pues por un tiempo solamente te dedicaras a cuidarlo.

No esperes a mañana para comenzar; no hacen falta pasos grandes ni complicados, lo más importante es darlos. Paso a paso, teniendo claros el norte, algunos conceptos, herramientas e ideas, como los que explora el libro Compás Financiero Personal, irás acercándote a tus objetivos.

Como dijo el filósofo Séneca: “Ningún viento es favorable para quien no sabe a dónde va”. Continúa fortaleciendo tu conciencia financiera y pondrás los números a tu favor.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?