Ver ediciones digitales
Compartir

A Fondo

¿Cuál es el futuro de los profesionales verdes?

Por: Financiero 28 Mar 2021

Los empleos verdes son aquellos que contribuyen a la conservación, restauración y mejora de la calidad del medio ambiente. Los sectores económicos que generan empleos verdes son muy variados, e incluyen a la agricultura, el sector energético, la construcción, la ingeniería, la administración empresarial y los servicios


¿Cuál es el futuro de los profesionales verdes?
La agenda de la descarbonización y las energías renovables ofrecen un panorama optimista a la creación de empleos verdes en LatAm

Rehtse Terán

Los empleos verdes son aquellos que contribuyen a la conservación, restauración y mejora de la calidad del medio ambiente. Los sectores económicos que generan empleos verdes son muy variados, e incluyen a la agricultura, el sector energético, la construcción, la ingeniería, la administración empresarial y los servicios. 

Estos trabajos “disminuyen el impacto ambiental de las empresas y de los sectores económicos aumentando la eficiencia del consumo de energía, materias primas y agua, descarbonizando la economía y reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero, minimizando o evitando cualquier forma de residuo y contaminación, restaurando los ecosistemas y la biodiversidad, y permiten adaptarse al cambio climático”, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Una publicación de la OIT titulada “Competencias profesionales para un futuro más ecológico” estima que, aunque sólo el 2% de los empleos corren el riesgo de ser interrumpidos, la creación de 100 millones de empleos (o más) en el mundo está condicionada a la capacitación. 

“La creación de más de 100 millones de empleos en ambos escenarios, reubicando con éxito a los trabajadores y llenando nuevos puestos de trabajo adicionales, depende enteramente del acceso de la fuerza de trabajo a medidas de capacitación y políticas relacionadas”, reza el informe.

La transición hacia economías y sociedades sostenibles, respetuosas con el medio ambiente e inclusivas no puede realizarse sin una fuerza laboral competente en materia de empleos verdes, y sin que el mercado laboral no demande competencias para dichos empleos.

La capacitación de jóvenes, continúa el texto de la OIT, y la reconversión profesional de la fuerza laboral actual es un paso necesario para “satisfacer las necesidades en materia de conocimientos, destrezas y capacidades que requieran los nuevos empleos generados en el proceso de transición en los sectores en expansión”.

Por otro lado, en la región de LatAm y el Caribe, la OIT y el Banco Interamericano de Desarrollo estiman que pueden generarse 22,5 millones de empleos verdes ligados al proceso de descarbonización; esto también causaría la pérdida de 7,5 millones de trabajos, así que, en total, se producirían 15 millones de puestos de empleo netos. Estos ayudarían a mitigar la situación derivada de la pandemia de la COVID-19, la cual causó 47 millones de pérdidas de empleo. 

Situación laboral LatAm
Según la publicación “El empleo en un futuro de cero emisiones netas en América Latina y el Caribe” del Banco Interamericano del Desarrollo (BID), había cerca de dos millones de puestos laborales en el sector de las energías renovables en LatAm y el Caribe, con perspectivas de crecimiento en la medida en que se adopten políticas dirigidas a la estabilización climática. 

En Brasil, por ejemplo, la industria eólica empleó a 34.000 trabajadores, la calefacción solar, 41.000, y la solar fotovoltaica, 16.000, según cifras del International Renewable Energy Agency (IRENA).

Las cifras del BID, aunque datan del 2014, ofrecen un panorama a considerar en cuanto a la reserva de puestos de trabajo en el sector de las renovables. Según el texto, los empleos en este sector “ya suponen más del doble del número de empleos en las industrias de combustibles fósiles de la región (cerca de 1 millón de puestos de trabajo en 2014). Una transición a cero emisiones netas impulsará los empleos en el sector de las energías renovables a corto y mediano plazo, mientras que los empleos en el sector de los combustibles fósiles terminarán por desaparecer”.

Y debido a que la mayoría de los países de la región latinoamericana y del Caribe han asumido compromisos hacia la descarbonización, se prevé que esta transición aumente el empleo en el sector de las energías renovables en 100.000 puestos de trabajo adicionales, de tiempo completo, para el año 2030.

Ana Sánchez, especialista en empleos verdes para América Latina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ofrece cifras más actualizadas. Sánchez declaró a BBC Mundo que en la región hay al menos cuatro países que destacan en la creación de empleos verdes: México (con 56.000 puestos de trabajo), Ecuador (con 44.000), Argentina (con 15.000), y Brasil con cerca de 1.158.000 empleos verdes en varios sectores, como el de biocombustibles, energía solar, y reconversión de autobuses.

Para Sánchez, los empleos verdes han crecido más en el sector de las energías renovables porque es el área donde más se han canalizado inversiones. Entre ellas está la energía solar (de calefacción y fotovoltaica), la eólica, la hidráulica, la geotérmica (que utiliza el calor de la Tierra) y los biocombustibles.

Otro factor de importancia que explica la expansión de las energías renovables en la región es que su costo está disminuyendo. “Las tecnologías utilizadas por las energías renovables son más baratas que las que usan los combustibles fósiles”, le dice a BBC Mundo Adrien Vogt-Schilb, economista senior de la División de Cambio Climático del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “La transición hacia una economía de cero emisiones netas de carbono podría crear 15 millones de nuevos empleos en América Latina para 2030”, predice el economista.

¿Qué capacitación es necesaria para optar por un empleo verde?
Debido a los muchos sectores cuyos trabajos pueden apuntar a la sostenibilidad, no existe una única vía de formación. En el presente, los empleos verdes podrían considerarse como especializaciones dentro de cualquier sector. 

Si ponemos como ejemplo a un empresario, éste debe tener formación en cultura empresarial. Pero en el momento en que su empresa fabrique productos u ofrezca servicios verdes, se consideraría automáticamente en un empleo verde. Lo mismo sucede con áreas laborales tan distintas como las ingenierías, la agricultura o el derecho.

Salvo programas de formación muy específicos, como carreras medioambientales, másteres o especializaciones en ecología, en general, la formación necesaria para un empleo verde está dada por las necesidades y la especialización de cada sector laboral. Un ingeniero especializado en energías renovables contará con formación propia de un empleo verde; un abogado especializado en derecho medioambiental, o un arquitecto especializado en construcción sustentable, también podrían ser considerados como practicantes de empleos verdes.

Transformación energética para todos

Sin embargo, no sólo los profesionales tienen oportunidades en cuanto a la descarbonización y la transformación energética. El Banco Interamericano de Desarrollo estima que, del total de los 22,5 millones de empleos que se crearían en nuestra región, 13,5 millones requerirán calificación media, 8,2 millones para trabajadores de cualificación baja, y 820.000 empleos para trabajadores altamente cualificados. Por tanto, un futuro sustentable y respetable con la Tierra será también inclusivo.

Para generar más empleos de este tipo es necesario que se conjuguen tanto esfuerzos innovativos del sector privado, como reformas educacionales de parte de los gobiernos. Incorporar aspectos medioambientales y de desarrollo sostenible a los sistemas educativos de LatAm es un requisito imprescindible, para así garantizar que sus economías, en un futuro, ofrezcan puestos de trabajo de alta calidad, bien remunerados, que aporten a la sostenibilidad, y que ayuden a preservar la biodiversidad y la correcta explotación de los recursos naturales.

Y a escala personal, Ana Sánchez, de la OIT, opina que lo ideal es que la persona interesada en el desarrollo sustentable escoja primero qué tipo de trabajo le gusta, y dentro de ese trabajo, especializarse “en verde”. Alguien que haya estudiado Derecho, puede convertirse en un abogado medioambiental. De igual modo, un arquitecto puede enfocar su carrera hacia la edificación sustentable, y de igual forma para otras carreras u oficios. 

“Lo primero es formarse. Lo segundo es buscar qué tipo de apoyos hay en tu país para los emprendedores verdes”, explica Sánchez, optimista ante el crecimiento de las oportunidades del futuro eco amigable. “En Latinoamérica, los empleos verdes seguirán creciendo”.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?