Ver ediciones digitales
Compartir

Management

Cree un currículo impresionante

Por: Financiero 24 Ene 2021

Korn Ferry es una consultora global que ayuda a las empresas a seleccionar y contratar a los mejores talentos. Su CEO es Gary Burnison. Durante su trayectoria laboral, cuenta en un artículo publicado en CNBC Make It y traducido por El Financiero Latam, que ha recibido miles de resúmenes curriculares, y la gran mayoría pecan de tener errores muy censurables, como ser demasiado cortos o largos, con errores tipográficos, o muy difíciles de leer.


Cree un currículo impresionante
Tras 20 años de experiencia como empleador, Gary Burnison nos dice cómo llevar el nuestro a otro nivel

Redacción El Financiero

Korn Ferry es una consultora global que ayuda a las empresas a seleccionar y contratar a los mejores talentos. Su CEO es Gary Burnison. Durante su trayectoria laboral, cuenta en un artículo publicado en CNBC Make It y traducido por El Financiero Latam, que ha recibido miles de resúmenes curriculares, y la gran mayoría pecan de tener errores muy censurables, como ser demasiado cortos o largos, con errores tipográficos, o muy difíciles de leer. 

“Para ser completamente sincero, nunca he sido un gran fan de los currículos” confiesa Burnison, quien agrega que “es cierto que se requiere uno, pero lo que la mayoría de los expertos no dicen, es que los currículos solo representan el 10% de la decisión que se toma a la hora de contratar”. Incluso, escribió un libro, “Lose the Resume, Land the Job”, sobre todo aquello que es más importante que el currículo en sí. 

Sin embargo, en una ocasión, una hoja de vida lo sorprendió, considerándolo “uno de los mejores que había visto en mis 20 años dedicados a la contratación y las entrevistas. No hace falta decir que contraté al solicitante”. A continuación, Gary Burnison cuenta lo que lo impresionó de ese currículo, compartiendo algunos consejos que podemos aplicar para que el nuestro también se distinga del resto:

Era fácil de leer

Para empezar, según Burnison, este currículo tenía mucho espacio en blanco y ocupaba dos páginas, lo cual era de esperar si se tiene más de 10 años de experiencia.

“Todo estaba bien organizado: El interlineado era el adecuado, los nombres de las empresas en negrita, los títulos en cursiva, y los detalles del cargo dispuestos en viñetas. Además, no encontré ni un solo error tipográfico”.

El experto se extiende sobre otros detalles de ese tipo: “me gustó que el tipo de letra no fuera nada del otro mundo. Demasiados solicitantes pierden el tiempo, obsesionados con el tipo de letra a utilizar. No voy a opinar sobre Times New Roman o Calibri, pero sí diré que siempre debe ser sencilla y fácil de leer”.

Narraba una historia

Este currículo, continúa Gary Burnison, describía la trayectoria profesional del solicitante, sin presentar vacíos de información, o períodos de tiempo “perdidos”. “De arriba a abajo, existía un claro “antes y después”. En pocos segundos, pude ver en forma escalonada el crecimiento profesional del solicitante”.

En otras palabras, la lista cronológica del historial laboral – en orden de fecha, con el cargo más reciente en la parte superior – debe mostrar un claro avance de los cargos más importantes y las responsabilidades más exigentes.

Enumeraba los logros, en lugar de solo las responsabilidades

“No tengo interés en leer lo que has copiado y pegado de la descripción original del cargo. Lo que los empleadores quieren saber realmente es si eres un solicitante por encima de la media, capaz de ofrecer resultados cuantificables; y en este caso, el solicitante demostró con creces que lo es”. 

Siempre es mejor destacar nuestras responsabilidades, agrega el experimentado ejecutivo, y detallar nuestros logros más impresionantes: 

“En lugar de ‘ampliar las operaciones a los mercados internacionales’, di ‘ampliar las operaciones a ocho nuevos países de América Latina’. En lugar de ‘dirigir el equipo de marketing y ventas’, di ‘supervisar el equipo de marketing y ventas, y lograr un crecimiento anual del 15% frente a un presupuesto del 0,5%’”.

Contaba la verdad

“No había ninguna discrepancia que hiciera saltar las alarmas” continúa Gary Burnison. “Todo era creíble y las cifras no eran exageradas”.

Y lo que es mejor, el currículo tenía enlaces a la página de LinkedIn del solicitante, así como a su sitio web profesional, que incluía un portafolio de su trabajo. Esto me facilitó la comprobación del currículo, lo que a su vez hizo que el solicitante pareciera ser una persona honesta”.

“¿Mi consejo? Di la verdad, y punto” enfatiza el CEO. “Una vez, un colega me habló de alguien que había puesto en su currículo “delincuente convicto”. La solicitante presentó su currículo, luego preguntó al responsable de la contratación ‘¿Contrataría a un ex convicto?’. Después de una serie de preguntas y algunas debidas diligencias, le ofrecieron el cargo. Y, por lo que he escuchado, resultó ser una excelente contratación”.

Aunque los grandes logros y los nombres reconocibles de las empresas dan una ventaja, no hay que equivocarse: los empleadores comprobarán las referencias, y si descubren que se ha mentido en algo, fin del juego.

No había afirmaciones cliché

El también autor del mencionado best-seller del New York Times, aconseja evitar, a toda costa, afirmaciones genéricas y de alto nivel, como “creativo”, “trabajador”, “orientado a resultados”, “excelente comunicador” o, su menos favorita, “que trabaja en equipo”.

“Incluir cualquiera de estos términos cliché, hará que tu responsable de contratación ponga los ojos en blanco en menos de un segundo” advierte Gary Burnison. “Evita los adjetivos cursis y los términos demasiado usados, y opta, en cambio, por verbos de acción”.

En lugar de “excelente comunicador”, el autor propone “partícipe de reuniones presenciales con clientes, y ponente en eventos de reclutamiento universitario”. En lugar de “altamente creativo”, es mejor colocar “diseño e implementación de una nueva plataforma global de supervisión de aplicaciones”.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?