Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Los pilares de Panamá
Comparte
Compartir

Compre ahora y pague después

Por: Financiero 31 May 2021

Las siglas BNPL vienen del inglés, y significan “compra ahora, paga luego”. En su esencia, este modelo se basa en que el usuario puede realizar compras, online o físicas, y pagarlas por partes. El cliente, además, no paga ningún tipo de interés ni sobrecoste, siempre que pague a tiempo. Usualmente, este tipo de préstamos están financiados por los comerciantes minoristas, que cancelan un porcentaje a las empresas que ofrecen el servicio, ya que este tipo de financiación acelera las ventas.


Compre ahora y pague después
El modelo de microcréditos BNPL enfocado a las compras se hace
cada vez más popular en LatAm

Redacción El Financiero

Las siglas BNPL vienen del inglés, y significan “compra ahora, paga luego”. En su esencia, este modelo se basa en que el usuario puede realizar compras, online o físicas, y pagarlas por partes. El cliente, además, no paga ningún tipo de interés ni sobrecoste, siempre que pague a tiempo. Usualmente, este tipo de préstamos están financiados por los comerciantes minoristas, que cancelan un porcentaje a las empresas que ofrecen el servicio, ya que este tipo de financiación acelera las ventas.

Como explica una nota publicada en la web Kihi News, este modelo no es sólo un modo de financiación, sino un método de pago. El sistema puede usarse a través de un código QR o dentro de la web del negocio. La monetización se da al cobrar un porcentaje a los comercios, que no suele ser muy elevado e incluso es inferior en comparación con los gastos que conllevaría el uso de tarjetas.

Para los negocios, el mayor beneficio es ampliar sus opciones de pago, atrayendo a más cantidad de compradores. Mientras que, para los clientes, el beneficio se traduce en poder acceder a una compra en cuotas incluso sin tener tarjetas de crédito o estar bancarizado, y sin costos extra.

El éxito de las fintech que ofrecen este servicio, continúa el artículo, está en la revalorización que supieron hacer del usuario, situándolo en el centro de la experiencia.

Supieron entender que las personas estaban cansadas de lidiar con comisiones ocultas, trámites engorrosos, y que lo que necesitan es una experiencia de compra sencilla, rápida y sin inconvenientes. Esto es beneficioso para clientes y negocios por igual.

Dos fintech latinoamericanas en crecimiento
Esta modalidad se ofrece en diferentes regiones del mundo de la mano de empresas especializadas en este nicho de mercado. A nivel latinoamericano, y específicamente en Argentina, la fintech cordobesa Wibond integra este sistema al mercado local.

“Wibond es un medio de pago digital que permite a los usuarios comprar en cuotas sin usar tarjetas de crédito ni estar adherido a un banco. Es una solución que requiere de mucha tecnología y conocimiento; pero nuestro objetivo está claro, tomamos algo muy complejo y lo simplificamos para que tanto comercios como consumidores puedan tener acceso a esta herramienta”, explicó Marco Novaira, Business Developer de Wibond.

Addi, una fintech nacida en Colombia durante 2018, originalmente se dedicaba a financiar a negocios para que se equiparan con puntos de venta, de manera que fuesen accesibles para los comerciantes. Ahora, Addi está abordando el modelo BNPL en LatAm. Para lograrlo, recientemente se alió con Banco Santander, según informó LABS News; se espera que los servicios sean lanzados en junio.

Los microcréditos son aprobados en el momento de la compra, y hay dos alternativas primarias de préstamo. En una, se trata de un préstamo en el que el proveedor del BNPL se alía con los comerciantes para ofrecer financiamiento al momento del pago. La otra es un plan de cuotas, que permite que la gente compre de forma online y pague por sus artículos en una cantidad predeterminada de cuotas.

Ambas tienen una etapa de validación crediticia, típicamente administrada por el proveedor BNPL. Aunque los préstamos suelen estar libres de intereses, para otras transacciones algunos intereses pueden ser cargados por adelantado.

“En Colombia y Latinoamérica, la mayoría de los consumidores no pueden ser parte de la economía digital. Pagar de forma online es increíblemente difícil, la asequibilidad es limitada, y muy poca gente tiene tarjeta de crédito”, dijo Santiago Suárez, co-fundador y CEO de Addi, en un comunicado de prensa citado por LABS News. “Empoderamos a comerciantes y clientes y les hacemos posible que se contacten digitalmente, y tramiten con una forma de pago rápida, justa y disruptiva”.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?