Ver ediciones digitales
Compartir

¿Cómo volar tu drone legalmente en Panamá?

Por: Financiero 21 Feb 2021

Los vehículos aéreos no tripulados, mejor conocidos como drones, son aeronaves sin tripulación, reutilizables, capaz de mantener de manera automática un nivel de vuelo controlado y sostenido, propulsado por un motor eléctrico y manejados remotamente por medio de un controlador.


¿Cómo volar tu drone legalmente en Panamá?
Enfoque jurídico

Darío González Martínez
Abogado corporativo
@dariolawyer

Los vehículos aéreos no tripulados, mejor conocidos como drones, son aeronaves sin tripulación, reutilizables, capaz de mantener de manera automática un nivel de vuelo controlado y sostenido, propulsado por un motor eléctrico y manejados remotamente por medio de un controlador.

Existen de varios modelos, y su uso puede ser tanto civil, comercial y militar, en este último rubro se encuentra prácticamente su Génesis, ya que los primeros drones fueron diseñados por ejército en la Primera Guerra Mundial como estrategia en contra del enemigo ganando terreno y ventaja.

Hoy en día los conocemos como un aparato de recreo, los cuales pueden proyectar imágenes y fotografías diferentes, la mayoría de los grandes “influencers” de las redes sociales los utilizan para generar mejor contenido y seguir ganando seguidores, lo cual se hace indispensable su uso entre la comunidad. 

De manera general sabemos que los drones se pueden tripular de manera remota mediante controlador, pero debido a su gran auge a escala mundial los Estados han tenido que regular su uso debido a múltiples accidentes que han ocurrido, por lo que ya no se goza de plena libertad para operar estos aparatos en lugares abiertos, pues se necesita de una licencia y permiso especial para poder utilizarlos. 

Trámites en Panamá

Panamá no escapa a esta realidad, y ha encargado la tarea del registro y permiso a la Autoridad de Aeronáutica Civil, que de manera general es la entidad encargada de la regulación de la aviación, por ende, se debe elevar una solicitud formal según los lineamientos establecidos ante esta oficina. 

La resolución 120 AAC/DSA/DG/01/16 establece ampliamente los requisitos para la “Operación de los Sistemas de Aeronaves Pilotadas” a distancia, en a través de la cual se regulan entre otros aspectos, su uso, lugares autorizados, categorías y responsabilidades. 

La solicitud para operar estos aparatos debe estar acompañada de un formulario descargable en la página web de la Autoridad de Aeronáutica Civil, copia de cédula del propietario, copia de las especificaciones del drone, copia de factura del drone, póliza de seguro para daños a terceros.

Todo esto sin dejar de mencionar que el solicitante debe contar también con licencia de piloto para operar drones, lo cual también indica que se debe tener un nivel conocimiento en el manejo y operación de estos aparatos. 

Restricciones y responsabilidades

La operatividad de estas aeronaves tiene ciertas restricciones, pues debido a su uso en algunas ocasiones con fines expiatorios, se ha tenido que regular su uso, la propia Resolución 120 de 2016 explica que les está prohibido su operación a un radio de ocho kilómetros de cualquier aeropuerto del territorio nacional, a menos que hayan recibido una autorización especial emitida por la propia Autoridad de Aeronáutica Civil, está prohibida su operación en los espacios aéreos controlados o dentro de la zona de tránsito de un aeródromo, a menos que hayan recibido también autorización especial, es por ello, que se busca una operatividad responsable de quienes se dedican a esta actividad, para evitar accidentes. 

Está vetado su uso espacios al aire libre, como parques, centros esparcimiento entre otros. 

En el ámbito comercial, los drones son utilizados para fines de lucro, pues existen muchas empresas que los utilizan con fines de explotación, los videos musicales, para comerciales de televisión -que hoy en día no son los mismos sin tomas aéreas que demuestren que un producto es rentable y pueda venderse-, esto se traduce en una necesidad del mercado que acude a esta modalidad buscando innovación y atraer público.  

Hablando de responsabilidad civil derivada del uso de drones, la resolución 120 hace énfasis en dos acápites sobre este tema diciendo que los propietarios serán responsables de los daños que puedan provocar a terceros durante sus operaciones, así como también que deben usarse de modo que reduzca al mínimo el riesgo de daños a las personas, bienes u otras aeronaves, todo esto con la finalidad de evitar accidentes.

En el caso que este aparato caiga sobre una persona causándole daños, lógicamente su operador será el responsable, pero como hemos visto, entre los requisitos para solicitar el permiso, se establece la necesidad de contar con una póliza de seguro que cubra este tipo de eventos, lo cual también evita que el operador tenga que cubrir gastos económicos por esta situación. 

Múltiples usos

Los drones tienen una utilidad muy importante en distintas situaciones como por ejemplo en la búsqueda de personas, ya que ofrecen la posibilidad de volar a poca altura portando una cámara de alta calidad que transmite en tiempo real, permitiendo el reconocimiento inmediato de personas perdidas en bosques o montañas. 

El 18 de enero de 2018 se registró el primer rescate basado en drones, en Lennox Head, Australia: dos nadadores recibieron en minutos un dispositivo flotante de parte de un dron piloteado desde la costa, también en el rescate y salvamento de personas en playas, en donde se utilizan los drones de rescate, ya que permiten la vigilancia y prevención de ahogamientos. 

Los drones de rescate en medios acuáticos refuerzan y optimizan las labores de salvamento de los equipos de rescate y socorrismo en las playas. Poseen una detección visual inteligente capaz de observar objetos en tiempo real, enviar señales de emergencia y hacer una entrega guiada de uno o dos chalecos salvavidas autoinflables. Los vehículos aéreos no tripulados, mejor conocidos como drones, son una herramienta de uso común en nuestros días, sin dejar pasar por alto sus distintos usos tanto como en el área civil, comercial y militar, en donde sabemos que se utilizan para labores espionaje y ataque al enemigo; su regulación y operación en Panamá está a cargo de la Autoridad de Aeronáutica Civil, la cual establece los requisitos para su aprobación, mediante la Resolución 120 del 2016.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?