Ver ediciones digitales
Compartir

¿Cómo se recuperará Latinoamérica en 2021?

Por: Financiero 03 Ene 2021

Aún tomará algo de tiempo, pero Latinoamérica volverá al camino del crecimiento económico. Según informa la periodista Fabiane Ziolla Menezes, en un artículo publicado en el website LABSnews.com, y traducido por El Financiero Latam, se estima que la región crezca más de un 3% durante el 2021. Así lo señalaron los expertos de la Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe (CELC), adscrita a Naciones Unidas. De acuerdo a ellos, la región presentará un porcentaje de crecimiento positivo para el Producto Interior Bruto (3,7%) que refleja un rebote estadístico. Pero el proceso de recuperación hacia niveles antes de la crisis pandémica será lento y no se alcanzará hasta 2024.


¿Cómo se recuperará Latinoamérica en 2021?
Para volver a su curso, la región necesita crear un balance entre reformas estructurales y estímulos monetarios

Redacción El Financiero

Aún tomará algo de tiempo, pero Latinoamérica volverá al camino del crecimiento económico. Según informa la periodista Fabiane Ziolla Menezes, en un artículo publicado en el website LABSnews.com, y traducido por El Financiero Latam, se estima que la región crezca más de un 3% durante el 2021. Así lo señalaron los expertos de la Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe (CELC), adscrita a Naciones Unidas. De acuerdo a ellos, la región presentará un porcentaje de crecimiento positivo para el Producto Interior Bruto (3,7%) que refleja un rebote estadístico. Pero el proceso de recuperación hacia niveles antes de la crisis pandémica será lento y no se alcanzará hasta 2024. 

En su último reporte sobre economía mundial, el Fondo Monetario Internacional también predijo un crecimiento de 3,6% para la región, en 2021. Simultáneamente, este organismo estimó una contracción del 4,4% para la economía global en 2020, muchísimo más profunda que la de 0,1% en 2009, cuando el mundo encaró la más reciente crisis económica mundial.

La agencia de calificación de créditos S&P Global es un poco más optimista. Predice un repunte de 4,1% en 2021 para las seis mayores economías de la región (Brasil, México, Argentina, Colombia, Chile y Perú). “Esperamos que la mayoría de economías latinoamericanas regresarán a su niveles de PIB pre-pandemia durante la segunda mitad de 2022, con México hacia el final de nuestro horizonte de pronóstico en 2023, y Argentina, más allá de eso” dice el informe de la agencia.

Para evitar que la región salga del camino al crecimiento, el informe de la CELC recalca la necesidad de priorizar el gasto en la reactivación y transformación social y económica, incluyendo un empuje al crédito para las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (conocidas como Mipymes). Además, la nombrada Comisión urge sobre la necesidad de extender los programas de renta básica a la gente que vive en situación de pobreza. Hacer todo eso mientras se emprenden reformas estructurales para reducir riesgos fiscales es el mayor reto de la región para los próximos años.

El Fondo Monetario Internacional también insta a los gobiernos a estar enfocados en las respuestas sanitarias frente al Coronavirus, y a no retirar sus medidas de estímulo prematuramente. Esto es crucial para limitar el daño que causó y causará la COVID-19.

¿Cómo azotó la pandemia a LatAm?

El 2020, se suponía, iba a ser un año empujado por países emergentes, ya que de acuerdo al FMI, los Estados Unidos y China probablemente se ralentizarían, y la economía global crecería alrededor de un 3%. Esto significa que las mayores potencias del mundo no tendrían el suficiente poder para moverlo, luego de 10 años de ininterrumpido crecimiento mundial. En este escenario, Brasil y Colombia eran vistos como las mayores fuerzas motrices, una salida de una década perdida.

En Latinoamérica, la COVID-19 oficialmente llegó el 26 de febrero. En mayo, se convirtió en el epicentro de la enfermedad. La extensión de la tragedia humana es sobrecogedora: con solo el 8,2% de la población mundial, la región cuenta con cerca de un cuarto de los casos, y casi un tercio de las muertes, hasta ahora.

El escenario en cuanto a reducción del PIB, empleo, y consumo, al igual que las alertas sobre colapso social inminente, impulsó a países como Brasil, Argentina, Perú y Chile a anunciar medidas de emergencia para mitigar el impacto económico de la pandemia, lo cual también incluyó programas de transferencia de ingresos mínimos. Este tipo de ayuda, junto con la digitalización forzada, fue el empujón hacia arriba en la economía de la región.

Latinoamérica entró en recesión luego del primer trimestre, con un -1,53%. Si en el principio los expertos y las organizaciones lucharon por identificar y medir el impacto económico de la enfermedad en la región, dos trimestres después, el daño fue mucho más claro. 

Luego de la caída del segundo trimestre en cuanto a actividad económica, el repunte inicial en el PIB, durante el tercer trimestre, fue aún más fuerte de lo esperado. “La principal razón de este rendimiento superior fue una robusta exportación de bienes (mayormente bienes manufacturados, hacia Estados Unidos, y materias primas hacia China). 

Sin embargo, el sector servicios, el cual es el mayor en la mayoría de países latinoamericanos, aún es muy débil. Esto significa que, en ausencia de una recuperación en servicios, la región aún será altamente vulnerable a fluctuaciones en la demanda externa”, así lo escribió la agencia de calificación crediticia S&P Global, a principios de diciembre.

La recuperación en servicios y comercios depende de las vacunas

Las tasas de desempleo en aumento también son un gran reto para LatAm. Algunos de los países más grandes de la región han introducido medidas para apoyar a los mercados laborales, como subsidios financieros para compañías que mantengan a sus empleados en nómina. Pero en 2021, estas medidas ya no existirán. Dada la distensión en las medidas de confinamiento, la gente empezó a salir y a buscar empleos en el último trimestre del año.

Después de una buena salud, los latinoamericanos desean, para el 2021, tener un trabajo, una fuente de ingresos. Para satisfacer esta importante demanda, los gobiernos tendrán que invertir intensamente en estrategias de vacunación contra la COVID-19, para que los servicios (principalmente los comercios, quienes son los más que emplean en la región) puedan contratar de nuevo. En Brasil, por ejemplo, 22,7 millones de personas trabajaban en esos segmentos antes de la pandemia, viéndose reducida esta cantidad a 3,5 millones de personas, durante la emergencia.

El panorama de vacunación en LatAm es incierto
El acceso a cualquiera de las vacunas disponible no será amplio ni libre de restricciones en la región. La Organización Panamericana de la Salud espera distribuir vacunas en la región entre marzo y mayo de 2021, a través de Covax, un mecanismo de la Organización Mundial de la Salud para asegurar la distribución igualitaria, en una carrera en la que las naciones emergentes llevan las de perder. Pero este mecanismo, por lo menos, debería proveer vacunas a entre un 10% a 20% de las poblaciones de los países más pobres.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?