Ver ediciones digitales
Compartir

Management

¿Cómo sacudirse los pensamientos limitantes?

Por: Financiero 22 Nov 2020

Algunas veces desde su escritorio se pregunta, ¿Cómo pasó otro día y las prioridades siguen sin ser atendidas? Los líderes reconocen ampliamente la importancia de ser estratégicos, no obstante, luchan por disponer de tiempo. Así que, es usual que muchos acudan a asesoría, a fin de pensar y actuar de manera más estratégica.


¿Cómo sacudirse los pensamientos limitantes?
El estrés en demasía hace que nos encontremos distraídos, desorganizados y reactivos

Algunas veces desde su escritorio se pregunta, ¿Cómo pasó otro día y las prioridades siguen sin ser atendidas? Los líderes reconocen ampliamente la importancia de ser estratégicos, no obstante, luchan por disponer de tiempo. Así que, es usual que muchos acudan a asesoría, a fin de pensar y actuar de manera más estratégica.

Saben que no están a la altura adecuada, y se sienten frustrados cuando se encuentran al borde del precipicio. “Algunos ejemplos de mi red incluyen a Colin, vicepresidente de una empresa de tecnología cuyo alcance profesional aumentó dramáticamente, aunque con dificultades para superar los detalles. O a Rebecca, una ejecutiva de comunicaciones que sabía que debía ser más estratégica, pero estaba atascada en un bucle reactivo de actividad sin fin”, asegura Dina Smith, dueña de Cognitas, una empresa de desarrollo de liderazgo.

Tanto Colin como Rebecca -explica la empresaria en una columna de su autoría publicada por Fast Company-  intentaron varias tácticas para avanzar, como priorizar de manera despiadada, cancelar las reuniones prescindibles, y bloquear el tiempo.

Sus esfuerzos, que son aspectos importantes para mantener un enfoque más estratégico, ayudaron durante un tiempo. Pero a medida que este transcurría, se vieron reincidiendo en viejos hábitos.

¿Por qué? Porque para superar los pequeños detalles se necesita algo más que comprender cómo ampliar la visión y reservar tiempo al pensamiento. Estos aspectos son importantes a la hora de ser más estratégico, aunque lo que realmente se necesita para mantenerse en el cambio hacia una mayor estrategia, es tener más conciencia de sí mismo y adaptar el pensamiento.

Si usted también se encuentra al borde del precipicio, a pesar de sus mejores esfuerzos, a continuación, encontrará la forma de superarlo, de una vez por todas.

Hacer una pausa cuando esté siendo reactivo

El exceso de estrés afecta a nuestro pensamiento de orden superior y al funcionamiento ejecutivo. El estrés en demasía hace que nos encontremos distraídos, desorganizados y reactivos.

Bajo ese estado mental, es natural sentir que lo que hay que hacer es eliminar cosas de la interminable lista de actividades pendientes. Ser táctico y limitarse a tareas más sencillas, es un efecto común del estrés, y podemos confundir fácilmente el estar activos, con el ser eficaces. 

Por el momento, marcar cosas de nuestra lista de pendientes, es muy satisfactorio, pero al final resulta vacío, porque la lista nunca se acorta. Hacer los deberes es muy diferente a hacer los deberes bien hechos.

Cuando esté ansioso por todo lo que hay por hacer, y sienta que necesita esforzarse y empezar a marcar cosas de su lista, haga una pausa. Reconozca que es el estrés el que habla.

Contrarreste su impulso reactivo de aflojar y, en su lugar, emplee recursos de importancia (como la matriz de Urgente/Importante de Eisenhower) para identificar en cuáles de sus actividades debe concentrarse y cuáles debe ignorar.

Al usar esta herramienta, usted manejará, al mismo tiempo, asuntos verdaderamente urgentes y trabajará hacia sus objetivos más estratégicos de largo plazo.

Considerar su verdadera definición de trabajo

Ampliar el alcance o avanzar a un nuevo nivel requiere un cambio significativo en sus creencias sobre cómo agregar valor, cómo asignar su tiempo, y el conjunto de habilidades que debe desarrollar. Especialmente en empresas de rápido crecimiento, usted debe adaptarse y escalar a gran velocidad, al tiempo que asume progresivamente más responsabilidades.

Sin embargo, estos importantes cambios rara vez se exponen con claridad. Y lo más difícil es que con frecuencia lo que logró su ascenso, no es lo que lo hará exitoso en su nuevo rol. 

Manténgase actuando a la altura adecuada, preguntándose diariamente ¿Qué es lo más importante que mis principales colaboradores necesitan que logre en este rol? ¿Cuáles son las cosas que solamente puedo hacer yo? Y, si no hago nada más respecto a esta prioridad hoy, haré esta única tarea.

Identificar los temores y los falsos supuestos

Los temores nos pueden limitar en el trabajo, incluyendo el de superar los obstáculos. Por ejemplo, a Rebecca le preocupaba que al preguntarle algo la alta gerencia, ella no supiera la respuesta y se viera como una persona incompetente. Y a pesar de tener un equipo fuerte en el que apoyarse, también le preocupaba el hecho de que, si ella no hacía ciertas cosas, nadie más lo haría.

Temores como estos, son obstáculos comunes que mantienen a la gente al borde del precipicio. Lo que debe reconocerse de los temores es que, estos se basan en suposiciones, y estas suposiciones son, con frecuencia, erróneas.

Al reflexionar, Rebecca se dio cuenta de que estaba actuando bajo la suposición de que podría y debería saber todas las respuestas, y la total imposibilidad de que eso ocurriera. Su segunda suposición era menos falsificable, así que diseñamos un experimento para probarla. Rebecca retrocedió en un par de áreas clave, y para su grata sorpresa, los miembros de su equipo llenaron el vacío.

Analizar y probar suposiciones no cuestionadas, liberó a Rebecca de su hábito de tratar de estar al tanto de cada detalle, y le permitió enfocarse en un nivel más alto.

¿Qué factores subyacentes le mantienen al borde del precipicio? Identifique lo que le preocupa y lo que asume al respecto. Al reconocer sus temores y las suposiciones en las que se basan, podrá liberar su tensión.

Si pretende superar los obstáculos y lograr una visión de alto nivel, deje a un lado su larga lista de tareas por un tiempo; considere lo que es realmente importante, y no solo lo urgente. Sea consciente de cómo piensa acerca de su rol y cómo crea valor. Además, descubra y evalúe las suposiciones que se interponen en su camino.

“Al dejar de lado los detalles, usted recuperará su juicio, considerará los puntos débiles que se le puedan presentar, y permitirá también que otros a su alrededor prosperen”, aconseja la especialista en liderazgo en su artículo.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?