Ver ediciones digitales
Compartir

Maneja tus finanzas como freelancer, sin morir en el intento

Por: Financiero 12 Jul 2021

Llevar adelante una carrera freelance no es un camino de rosas. No sólo conlleva ofrecer un servicio demandado y de calidad, sino que también incluye hacer marketing, manejar clientes y concretar ventas, administrar un micronegocio, y llevar finanzas. Todo eso, sin contar con un equipo.


Maneja tus finanzas como freelancer, sin morir en el intento
Un autor repasa cinco puntos vitales para equilibrar los números
al tener una carrera laboral independiente

Redacción El Financiero

Llevar adelante una carrera freelance no es un camino de rosas. No sólo conlleva ofrecer un servicio demandado y de calidad, sino que también incluye hacer marketing, manejar clientes y concretar ventas, administrar un micronegocio, y llevar finanzas. Todo eso, sin contar con un equipo.

El área de las finanzas es, posiblemente, una de las que más causa fricciones. Teniendo esto en cuenta, el economista, autor y fundador de Trainer Financiero, Ezequiel Baum, escribió un artículo originalmente publicado por Banco Voii, en el que ofrece algunos consejos para llevar correctamente las finanzas de un freelancer. Repasemos sus perspectivas:

  1. Ten bien claro qué vendes, y a qué precio
    Baum recomienda armar una lista de todo lo que ofrecemos, y el precio al que lo vendemos. También aconseja revisar si nuestros precios están cerca de lo común en el mercado “en caso de que no, si nuestro precio es más bajo como resultado de una estrategia meditada para ganar clientes más rápido o si, por el contrario, somos estratégicamente más caros porque lo que sabemos hacer es mejor que lo que hacen nuestros competidores”, añade.

Tras definir lo que somos capaces de vender, y cuál es la remuneración justa, es posible figurar una idea de cuánto tendríamos que vender de cada servicio o producto por año, para alcanzar una suma que permita sostener nuestro estilo de vida.

  1. No eres tu negocio
    De un lado está la lógica del negocio (la venta de lo que un freelancer sabe hacer). Por otro lado, su estilo de vida, y cómo gasta lo que gana. A diferencia de un asalariado, usualmente el freelancer no tiene ingresos frecuentes. Si bien es posible hacer un estimado para poder planificar, hay consideraciones a tomar en cuenta para conocer los números reales.

Los servicios de un trabajador independiente, además, conllevan costos y gastos; por tanto, no todo lo que un freelancer ingresa puede destinarse para vivir.

En específico, los costos son la suma de todo lo que es imprescindible para concretar ventas: por ejemplo, servicios que se tercerizan, materiales específicos para un proyecto, comisiones para plataformas freelancer, y así por el estilo.

Por otro lado, los gastos son todo lo necesario para tener una estructura operativa: en este renglón entran el alquiler de una oficina, impuestos, publicidad, servicios de almacenamiento en la nube, entre otros.

“Para saber si los números cierran, necesitamos hacer un registro de ingresos, costos y gastos de forma de poder conocer el resultado de nuestra actividad freelancer durante el año, como lo hace cualquier negocio”, indica Ezequiel Baum. “Intentar vivir como freelancers tomando como referencia sólo nuestros ingresos es un error: vivimos de nuestras ganancias”, dice Baum.

  1. Cuentas claras
    Baum recomienda manejarse con planillas de Excel o Google Sheets para llevar tus registros como freelancer. En una empresa, esa labor la haría el área de contabilidad, y aunque es posible contratar a un contador, a veces toca asumir esa tarea personalmente.

“Las planillas permiten juntar datos, como por ejemplo todo lo que se va facturando a lo largo de un período, y organizar esa información para saber cuánto suma por mes o por año, por cliente o por tipo de servicio”, dice Baum. Por otro lado, es importante tener en cuenta que a veces se tendrán ingresos aunque no se hayan cobrado. Ganar dinero y tener dinero son cosas distintas.

  1. Sé tu propio gerente financiero
    Para organizar el dinero, lo mejor es tener cuentas bancarias separadas, y transferir dinero de la cuenta profesional a la personal, como si fuese el pago de un sueldo. “Pero no son sueldos”, dice Baum, “en realidad se tratan de adelantos de las ganancias del año”.

El autor también hace énfasis en la importancia de facturar. Llevar un control de lo que se ha cobrado o no, qué fondos deberían estar disponibles para pagar gastos de nuestra actividad, y cuándo (y cuánto) tendremos disponible para vivir es fundamental. Lo contrario implica pasar penurias, o endeudarse.

  1. Prepara un sólido fondo de reserva
    Cuando los plazos de cobro se estiran demasiado, llega la desesperación, sobre todo si se deben cubrir gastos operativos, o pagar impuestos. Un fondo de reserva servirá para amortiguar, en esos casos.

Baum recomienda a los freelancers evitar gastar todo el dinero disponible, y destinar una parte para tenerla a mano en esos casos cuando se capta un cliente que pagará en un punto futuro, o se pierden clientes y se interrumpen los ingresos.

Para todos aquellos que están pasando de ser empleados fijos a ser independientes, recomienda acumular una cantidad de dinero que permita transitar hasta que se empiecen a cobrar los servicios freelancers. En ambos casos, la disciplina es vital para tener dinero a mano y no gastarlo todo de una vez.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?