Ver ediciones digitales
Compartir

Brasil a punto de estrenar su ‘Banca Abierta’

Por: Financiero 17 Ene 2021

En pocas semanas, el gigante suramericano iniciará su primera fase para la implementación de un sistema de banca abierta. Para el usuario, ello traerá, por ejemplo, la posibilidad de tomar el historial financiero y crediticio que posee con su banco, compartirlo con otras entidades bancarias y fintech, y acceder a ofertas, créditos u opciones de instituciones rivales. La información fue recogida y publicada en el sitio web LABSnews.com y traducida por El Financiero LatAm.


Brasil a punto de estrenar su ‘Banca Abierta’
Este sistema buscará igualar las condiciones entre los grandes bancos, las instituciones menores y las fintech

Redacción El Financiero

En pocas semanas, el gigante suramericano iniciará su primera fase para la implementación de un sistema de banca abierta. Para el usuario, ello traerá, por ejemplo, la posibilidad de tomar el historial financiero y crediticio que posee con su banco, compartirlo con otras entidades bancarias y fintech, y acceder a ofertas, créditos u opciones de instituciones rivales. La información fue recogida y publicada en el sitio web LABSnews.com y traducida por El Financiero LatAm.

Esta iniciativa, liderada por el Banco Central brasileño, le promete a sus ciudadanos el control total de su información. Ello representa una nueva era de innovación en el sector, a través de la estimulación de la competitividad, la reducción del costo de los servicios, y la ampliación del acceso al sistema financiero.

Carlos Augusto de Oliveira, director de tecnología de la Asociación de Banca Brasileña, afirma que, aunque parece simple a ojos del consumidor final, la Banca Abierta de Brasil tiene una estructura compleja y requiere mucho trabajo en su nivel inicial. 

La agenda del Banco Central para introducir la Banca Abierta en Brasil consta de cuatro fases. Aunque la primera y la cuarta fase fueron pospuestas, su implementación se realizará en 2021; la última se proyecta finalizar el 15 de diciembre.

Perspectivas del sector financiero
Hay muchas expectativas en el sector por la llegada de la Banca Abierta. Las promesas son que el sistema fomentará la competitividad en el sector, al liberar la data de los usuarios de las bases de datos de las instituciones, y usarla para comparar y acceder a ofertas y productos a lo largo de todo el ecosistema, con agilidad y bajos precios.

“La Banca Abierta viene con el propósito de que todo mercado financiero tenga una capa tecnológica estandarizada, lo que se traduce en una forma de comunicación más simplificada, para facilitar la portabilidad de la data”, explica Jéssica Machado Bortolato, Jefe de Marketing y Ventas de la fintech brasileña Juno.

Aparentemente, los puntos de vista del Banco Central y los bancos están alineados. Las autoridades quieren que la Banca Abierta sea percibida como una oportunidad real, no solo como una tarea burocrática sin mayores consecuencias prácticas. Carlos Augusto de Oliveira advierte que durante el proceso de implementación, será esencial que el consumidor final perciba los beneficios de las ofertas en cada fase de la agenda. “El reto es transmitir a la sociedad los beneficios concretos, y proveer seguridad”.

El estatal Banco do Brasil es uno de los que ya ofrecen soluciones de banca abierta a sus usuarios. Esallabs, la rama de innovación del grupo Esal, es una de las compañías que usa las soluciones del banco. Al final del 2020, usando una API de la mencionada institución, Esallabs integró a sus sistemas la posibilidad de recibir pagos a través de la plataforma PIX – incluso antes que esta funcionalidad estuviese disponible en la hoja de ruta de PIX.

Cabe recordar que las siglas API hacen mención a “Interfaz de Programación de Aplicaciones” (por sus siglas en inglés). Es un código que una compañía pone a disposición de otros, con el fin de que puedan integrar soluciones seguras, estandarizadas y automatizadas a su plataforma. “Tenemos una solución que genera un código QR dinámico para cada transacción. Con eso, el usuario lo escanea con su app bancaria y procesa la transacción. En dos segundos, esa data va y viene desde el banco hasta nosotros” explica Bruno José Esperança, CEO del Grupo Esal.

En el muy competitivo sector financiero brasileño, la innovación ha dejado de ser un bien para convertirse en un requerimiento básico. Para Esperança, “la gran ventaja de la banca abierta es que ya no depende de un banco. Eres libre; estás con quien quieras trabajar”. Esto es cierto para las compañías, pero principalmente para los individuos.

Poder para la gente
La iniciativa de Banca Abierta del Banco Central ha estado en operación por años, y está alineada con la legislación moderna sobre la información personal, como la Ley General para la Protección de Información, vigente desde septiembre de 2020. “La Banca Abierta está basada en el principio consagrado de esta legislación”, lo que quiere decir que el consumidor es quien tiene el poder de su data personal, y tiene el derecho de compartirla con quien quiera, recalca Mardilson Queiroz, del Banco Central.

Hoy día, muchos poseedores de cuentas están en bancos no por su propia voluntad. “Usualmente es porque la persona recibe salario allí, o hizo operaciones crediticias y tuvo que abrir una cuenta, y terminó quedándose allí” ejemplifica Carlos Augusto de Oliveira. Con esto, el banco aprende todo sobre el comportamiento financiero y crediticio de este usuario, y hace ofertas basadas en un perfil construido durante años.

 “El gran problema es que esa información se queda en el banco”, dice el experto, y cuando una oferta interesante viene de un banco rival o fintech, todo su historial, que podría ser usado para incrementar las oportunidades del cliente de hacer un trato, no puede ser usado. “Tenemos una asimetría de información en el mercado brasileño”, resume.

Es esta asimetría la que la iniciativa de la Banca Abierta busca corregir.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?