Ver ediciones digitales
Compartir

Argentina premia a la medicina del futuro

Por: Financiero 10 May 2021

A través del Concurso Innova Salud, organizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Argentina, se premió a la doctora Lucía Policastro y su equipo, por el desarrollo de la plataforma PLAMIC y su aporte al desarrollo de microdispositivos microfluídicos para aplicaciones de salud. La información fue publicada en el website del gobierno argentino.


Argentina premia a la medicina del futuro
Un proyecto de nanotecnología aplicada a la salud podría optimizar los tratamientos oncológicos

Redacción El Financiero

A través del Concurso Innova Salud, organizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Argentina, se premió a la doctora Lucía Policastro y su equipo, por el desarrollo de la plataforma PLAMIC y su aporte al desarrollo de microdispositivos microfluídicos para aplicaciones de salud. La información fue publicada en el website del gobierno argentino.

Lucía Policastro es directora del Laboratorio de Nanomedicina de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y miembro del Instituto Nanociencias y Nanotecnología (INN) de Argentina. Junto a su equipo interdisciplinario, compuesto por científicos del Laboratorio de Nanomedicina de la CNEA, e integrantes del Laboratorio de Fluidodinámica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires, desarrolló el proyecto PLAMIC.

Específicamente, está compuesto de dos plataformas: NanoSIN, en primer lugar, dedicada a optimizar el desarrollo de nanomedicinas (NM) para obtener productos de mayor calidad que los generados por tecnologías tradicionales de síntesis.  

De acuerdo con la doctora Policastro “una nanomedicina es una droga o principio activo contenida o conjugada en un nanomaterial, es decir, que tiene un tamaño de varias decenas de nanómetros (un nanómetro es la millonésima parte de un milímetro). Su tamaño es equivalente aproximadamente al tamaño de un virus”. 

Estos nanomateriales contenidos en las nanomedicinas protegen a las drogas, y permiten que llegue a los sitios requeridos (como tumores), a la vez que se disminuyen los efectos secundarios.

Por otra parte, la plataforma NanoSEN está constituida por un micro dispositivo, por medio del cual será posible testear la potencial respuesta de un paciente a distintos tipos de drogas oncológicas, y seleccionar la que muestra mejor efectividad en cada paciente, aportando una herramienta a la medicina personalizada.

La doctora Policastro explicó que “tradicionalmente se segmentan los tratamientos según escasos estudios genéticos que se le hacen a los pacientes oncológicos, asignándoles tratamientos estandarizados”. 

“Esta plataforma que estamos desarrollando permitirá, en base a una pequeña muestra de biopsia, testear la respuesta de un paciente a diferentes tratamientos posibles y ayudar a la medicina personalizada a que tenga más elementos para tomar una decisión terapéutica”.

La medicina del futuro
Actualmente, la industria farmacéutica está muy interesada en las nanomedicinas. Se prevé que un gran porcentaje de los medicamentos tradicionales van a tener componentes nanotecnológicos en el futuro. “El problema es que las nanomedicinas se sintetizan tradicionalmente con métodos no controlados de mezclado, lo que genera que tengan una calidad que no es la óptima”, indica la doctora Policastro.

“Esto hace que la transferencia al mercado y, por ende, a los pacientes, sea muy lenta e ineficiente. Por ejemplo, actualmente, luego de 40 años de intensa investigación e inversión en el área, solo 11 nanomedicinas oncológicas han logrado llegar al mercado a escala mundial”.

A través de la plataforma PLAMIC, los científicos de la CNEA han logrado una metodología por la cual es posible optimizar nanomedicinas de aplicaciones oncológicas en cantidades muy pequeñas, y generar prototipos.

“Podemos generar nanomedicinas combinando distintas condiciones de síntesis y seleccionar las que tienen parámetros de calidad optimizados, que generalmente son superiores a las nanomedicinas que se sintetizan con tecnologías tradicionales. Ya hemos probado desarrollar varias nanomedicinas oncológicas optimizadas, conteniendo distintas drogas quimioterapéuticas para aplicaciones oncológicas”, resume Policastro.

La ventaja de PLAMIC, además, es que es una plataforma muy versátil, que también sirve para optimizar nanoproductos para otras aplicaciones, por ejemplo, cosmética, medicina nuclear, agroindustria, entre otras.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?