Ver ediciones digitales
Compartir

Economía

Al rescate de la Amazonía

Por: Financiero 14 Mar 2021

La Alianza de los Bosques Tropicales (TFA, por Tropical Forest Alliance) sirve de intermediaria para crear acuerdos sobre la producción cacaotera en Perú, Brasil y Colombia, además de preparar un plan de desarrollo de una marca que atraiga inversores y compradores del fruto, y de productos derivados.


Al rescate de la Amazonía
Perú, Colombia y Brasil trabajan en conjunto por promover el cultivo de cacao, aumentar la inclusión social, y detener la deforestación

Redacción El Financiero

La Alianza de los Bosques Tropicales (TFA, por Tropical Forest Alliance) sirve de intermediaria para crear acuerdos sobre la producción cacaotera en Perú, Brasil y Colombia, además de preparar un plan de desarrollo de una marca que atraiga inversores y compradores del fruto, y de productos derivados. 

En los tres países, indica la web de la TFA, hay consenso en cuanto a la necesidad de dinamizar el mercado y atraer inversionistas interesados en combatir la deforestación, a través del establecimiento de una cadena de suministros inclusiva, sustentable económicamente, y respetuosa con el ecosistema.

“El cacao cultivado en la Amazonía contribuye con la restauración de tierras degradadas y la reducción de la deforestación”, dijo Fabiola Zerbini, directora de TFA para América Latina. “Esta narrativa positiva, que incluye el potencial que representa el cultivo sostenible para mejorar la vida de las comunidades locales y los agricultores, tiene todo para convertirse en un diferencial atractivo para los mercados globales y una nueva forma de proteger la Amazonía”.

Fomentando la colaboración
Desde principios de 2020, TFA Latin America ha impulsado una serie de Diálogos del Cacao, para reunir y poner a conversar a diversos actores públicos y privados, involucrados en las cadenas de producción y valor de la soya, la carne y el cacao.

El objetivo es buscar puntos en común que permitan la colaboración, la generación de convenios, y la toma de acciones colectivas. Reducir la deforestación producida por la producción agrícola o ganadera es un punto clave en la agenda. Y en cuanto al cacao, los participantes de los Diálogos estuvieron de acuerdo en que es necesario canalizar inversiones para este fruto, cuyo cultivo tiene el potencial de impactar positivamente en la restauración de áreas degradadas, y en reducir la destrucción del ecosistema amazónico.

“Los países amazónicos tienen el gran desafío de posicionarse globalmente con una producción diferenciada de cacao que sea rentable para las familias productoras y contribuya a una relación positiva con los bosques y su ecosistema, donde la agricultura es intensiva en productividad pero no en extensión de tierras. El desafío de construir un mercado de cacao sustentable debe ser respondido de manera articulada entre nuestros países, considerando la dinámica del mercado y sus tendencias a nivel global”, comenta José Yturríos, de Alianza Cacao Perú.

La Amazonía posee el cacao más diverso del mundo en términos de genética, sabor, y especies diferentes. Esta fruta ha sido parte de culturas amazónicas por más de 14 mil años, siendo cultivada y adorada por varias civilizaciones indígenas.

“La Amazonía es una de las regiones con mayor potencial para el nuevo cultivo de cacao en Colombia”, agrega Wendy Arenas, directora de la Fundación Alisos y directora de la Secretaría Técnica de la Iniciativa Cacao, Bosques y Paz. Para ella, es necesario “desarrollar un cacao de origen amazónico que sea sostenible, con deforestación cero y diferenciado, que promueva modelos productivos de cacao que protejan y restauren los bosques, mejoren los medios de vida de los agricultores y ayuden a consolidar la paz en nuestro país”.

La combinación de ubicación, genética, prácticas agrícolas y beneficios puede significar la obtención de cacao de alta calidad, bajo prácticas de sustentabilidad, conectividad, y de acuerdo con comportamientos culturales acordes con la zona. Esto puede llevar a que la producción de cacao se venda a precios más altos, y darle mayor valor agregado.

“Este proyecto es innovador en el sentido de que busca el desarrollo de un nuevo producto y un nuevo mercado”, destaca Fabiola Zerbini. “El objetivo no es satisfacer una demanda existente, sino construir una demanda. Combinado con los aspectos que diferencian el cacao amazónico, existe la necesidad de dialogar con todos los actores involucrados en el mercado interno y también, con las comunidades indígenas y familias campesinas”.


El gran potencial del cacao peruano
Perú es un centro genético del cacao, con una producción que ha crecido en la última década.
El país es reconocido internacionalmente como exportador de cacao de calidad, con atributos que lo diferencian de otros. Sin embargo, al mismo tiempo, Perú es parte del grupo de 10 de países que más pierden sus selvas tropicales, debido al cambio de uso del suelo para la producción de otros cultivos.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?