Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
La vida de los mineros en cifras
Comparte
Compartir

¿Abrumado por reanudar tu vida? Intenta dar estos “micropasos”

Por: Financiero 21 Jun 2021

Estos pequeños gestos, respaldados por la ciencia, pueden ayudarnos a crear hábitos que mejoren significativamente nuestras vidas Redacción El Financiero Al ver la luz al […]


¿Abrumado por reanudar tu vida? Intenta dar estos “micropasos”
Estos pequeños gestos, respaldados por la ciencia, pueden ayudarnos a crear hábitos que mejoren significativamente nuestras vidas

Redacción El Financiero

Al ver la luz al final del túnel con respecto a la COVID-19 en Estados Unidos y en muchos otros países, ha comenzado una nueva fase de la experiencia colectiva: la expectativa. El mundo se abre de nuevo. La demanda de pasajes aéreos se dispara. Con lugares donde ir y gente a la cual ver, hacemos grandes planes para recuperar el tiempo perdido.

La pandemia ha sido una época de pérdidas y tragedias indescriptibles, reflexiona Arianna Huffington, en un artículo publicado en la web Fast Company. Al mismo tiempo, continúa, ha sido también un catalizador que nos ha obligado a examinar nuestras vidas, nuestras prioridades y nuestra forma de vivir y trabajar. Hemos pasado más de un año mirando hacia dentro, pensando en lo que queremos conservar y en aquello que queremos dejar atrás.

Y si buscamos aprovechar al máximo este momento, tenemos que acompañar nuestros grandes planes con pequeños pasos. Son esos pequeños pasos los que nos ayudarán a sacar adelante la sabiduría que hemos acumulado este último año y a construir nuevos hábitos que contribuyan a crear una vida y un mundo mejores que los que conocíamos antes de la pandemia.

Porque, aunque tengamos una añoranza instintiva, casi infantil, de “cómo eran las cosas”, sabemos que nunca volveremos atrás, y eso es bueno. A medida que avanzamos en este nuevo e incierto capítulo, tenemos una oportunidad excepcional de poner en práctica las lecciones de nuestra experiencia individual y colectiva. Y serán los pequeños pasos, más que los grandes votos y promesas, los que nos ayuden a navegar por la transición.

En Thrive Global tenemos una palabra para estos pequeños pasos: “micropasos”. Están en el corazón del sistema de cambio de comportamiento que hemos llevado a individuos y organizaciones de todo el mundo, ayudándolos a desarrollar resiliencia, fortalecer sus relaciones y mejorar su bienestar y rendimiento. Y a diferencia de los propósitos de Año Nuevo, que incluso las estimaciones más generosas muestran que la mitad de nosotros no cumple, los micropasos son demasiado pequeños para fallar.

Anotar pequeñas victorias cotidianas
Esto es importante, porque ¿no estamos cansados de sentir que fracasamos? Incluso cuando vemos destellos de optimismo en el horizonte, muchos de nosotros languidecemos, incapaces de concentrarnos, improductivos, atrapados en el “vacío entre la depresión y la prosperidad”, como escribe Adam Grant. Los micropasos nos aportan ráfagas rápidas de acción, éxito e incluso alegría, lo que será vital si queremos acercarnos a un estado de prosperidad mientras nos enfrentamos a los prolongados efectos de la pandemia en nuestra salud mental colectiva.

El mes pasado, en Brainstorm Health, la conferencia anual de Fortune, la CEO de CVS Health, Karen Lynch, me aseguró que nos enfrentaremos a un “trastorno de estrés post-COVID”, donde la ansiedad y la depresión relacionadas con la COVID pueden persistir durante años, una vez superada la pandemia.

La Dra. Michelle Williams, decana de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, se hizo eco de esta afirmación y señaló que, cuando miremos hacia atrás a esta época, “es probable que veamos un daño colateral mucho mayor en nuestra salud mental y bienestar que en nuestra salud física”.

Frente a estas fuerzas, necesitamos más que nunca pequeñas victorias. En Thrive, escribimos un libro entero sobre ellas, Your Time to Thrive, un sistema de cambio de comportamiento fácil de implementar y repleto de cientos de micropasos sobre temas que van desde el sueño, la nutrición y el movimiento hasta la concentración, la creatividad y el propósito. En un mundo en el que muchas cosas escapan a nuestro control, los micropasos nos ayudan a centrarnos en lo que podemos controlar.

Además, nos dan algo qué celebrar, impulsándonos hacia nuestra próxima pequeña victoria. Con el tiempo, a medida que construimos nuevos hábitos, estos se convierten en algo más que lo que hacemos; pasan a formar parte de lo que somos. Como dijera mi compatriota Aristóteles, “El hábito no es más que una larga práctica, que al final se convierte en la naturaleza del hombre”.

Con un mínimo de tiempo y esfuerzo, puede integrar los micropasos en sus días, con beneficios inmediatos para su bienestar, su resiliencia, su enfoque, sus relaciones y su sentido del propósito. Estamos en la cúspide de una transición histórica. Y no hay nada malo en aspirar a lo grande, aunque sí podemos ayudarnos a nosotros mismos empezando por lo pequeño.

He aquí algunos micropasos que le permitirán empezar:

• Al despertar, no inicie el día mirando el teléfono. En su lugar, dedique al menos un minuto a respirar profundamente o a expresar sus intenciones para el día.

• Se ha demostrado que la gratitud tiene una amplia gama de beneficios, entre ellos reducir el estrés y la ansiedad. Una forma sencilla de añadir el poder de la gratitud a nuestras vidas es a través de lo que los investigadores llaman “apilamiento de hábitos”, en el que usted añade un nuevo hábito a otro ya existente. Así, cada vez que se cepille los dientes, piense en tres cosas por las que esté agradecido.

• La neurociencia demuestra que podemos cambiar el rumbo del estrés en tan solo 60 o 90 segundos. Y ello es posible concentrándonos en nuestra respiración, que activa nuestro sistema nervioso parasimpático, reduciendo nuestros niveles de cortisol, la hormona del estrés. Los Navy SEALS utilizan un método de reducción de estrés llamado “respiración de caja”. Todo lo que debe hacer es inhalar contando hasta cuatro, mantener la cuenta hasta cuatro y exhalar contando hasta cuatro.

• Escoja un momento de la noche en el que apague sus dispositivos y sáquelos de su dormitorio. Nuestros teléfonos son depósitos de todo lo que hay que apartar para poder dormir: listas de tareas, bandejas de entrada, y múltiples problemas. Desconectarnos del mundo digital nos ayudará a dormir mejor y a recargarnos profundamente.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?