Ver ediciones digitales
Compartir

Management

7 maneras lidiar con la recesión

Por: Financiero 08 Nov 2020

Hay muchos escenarios desagradables que los empresarios proyectan con antelación, en un esfuerzo por mantenerse a flote cuando los problemas surgen. Estos escenarios incluyen la pérdida de clientes importantes, demandas, y las secuelas de los desastres naturales. Las recesiones, sin embargo, son una liga propia. Son difíciles de prever, y los esfuerzos por controlar los daños son similares a luchar en una batalla cuesta arriba, argumenta Farhana Rahman, colaboradora de la red de liderazgo de Entrepreneur.


7 maneras lidiar con la recesión
Si su negocio no es esencial, este artículo es para usted

Hay muchos escenarios desagradables que los empresarios proyectan con antelación, en un esfuerzo por mantenerse a flote cuando los problemas surgen. Estos escenarios incluyen la pérdida de clientes importantes, demandas, y las secuelas de los desastres naturales. Las recesiones, sin embargo, son una liga propia. Son difíciles de prever, y los esfuerzos por controlar los daños son similares a luchar en una batalla cuesta arriba, argumenta Farhana Rahman, colaboradora de la red de liderazgo de Entrepreneur.

En el mundo pospandémico, mantenerse a flote ha demostrado ser un reto mayor para el negocio de las industrias no esenciales, como el comercio minorista, el automovilístico y la hostelería, que en muchos casos terminaron por cerrar sus puertas. 

Pero, ¿hay alguna manera de que los empresarios que están detrás de los negocios no esenciales salgan de este caos con éxito? En un mundo perfecto, la respuesta sería “sí”. En la realidad, todo depende de cuánto el empresario (y su equipo) esté listo, dispuesto y sea capaz de adaptarse, en aras de lograr que la empresa se mantenga en el tiempo.

“Contacté a siete empresarios que están detrás de una variedad de industrias, para comprender mejor cómo se encaminaron a lograr que sus respectivos negocios fueran a prueba de recesión”, dice Rahman, quien lo que dijeron así:

Haga los ajustes necesarios  

Como empresario, tiene la opción de hacer todos los ajustes necesarios para evitar dificultades y aprovechar las oportunidades únicas de su industria, en medio de una recesión. Según Billy Draddy, CEO de la empresa de ropa para hombres B. Draddy, y director creativo de Summit Golf Brands, es ideal que los ajustes se hagan antes de que surja lo peor. También es importante recordar que la implementación de cada cambio requiere más que un rápido anuncio. Es un esfuerzo de equipo.

“Una semana después de la cuarentena, durante la pandemia, estaba claro que íbamos a necesitar adaptarnos al entorno empresarial actual, a fin de sobrevivir”, manifestó Draddy. “Precisábamos ser innovadores, y motivar a nuestro equipo para ejecutar en prácticas que eran completamente desconocidas, bajo la pretensión de que todos seríamos mejores estando allí, lo cual afortunadamente es así”.

Experimente haciendo cambios temporales

Dependiendo de la naturaleza de su negocio, puede que no tenga más remedio que hacer un ligero giro, aunque sea temporal.

A pesar de lo que implica, tal movimiento no se limita a las grandes empresas, como se pudo ver en el caso de Bodega, un popular restaurante americano con sede en Tel Aviv. Poco después de que se impusieran restricciones de cierre en la zona debido a la pandemia, el restaurante de comida para llevar, se diversificó para ofrecer comida a domicilio, lo que ayudó enormemente al negocio a sobrellevar la tormenta, a pesar de la reducción del tráfico de personas. “Esta opción es el ingrediente clave para hacer del encierro algo más soportable”, expresó su copropietario, James Oppenheim. “La comunidad puede seguir disfrutando de la comida reconfortante y deliciosa que se entrega en su puerta”, añadió.

Considere formas creativas de generar nuevos ingresos

La creación de múltiples fuentes de ingresos es una de las mejores maneras de proteger su negocio contra la recesión. Es incluso mejor ofrecer paquetes con una amplia gama de opciones de precio, de ser posible, para que al menos se pueda contar con algo para todos. Las recesiones no son el momento de aferrarse al orgullo, porque al final del día, es mejor obtener alguna ganancia que no hacerlo, y colectivamente marca una gran diferencia.

Los empresarios, ya sean autónomos, creadores, intelectuales o intermediarios, tienen el beneficio de implementar instantáneamente cualquier nueva idea creativa que se les ocurra, en busca de nuevos ingresos o adicionales.

“La industria de los eventos está en declive, aunque desde luego, no está fuera”, afirmó Adena Mark Kapon, CEO y fundadora de A to Z Events Israel. “Es importante crear fuentes adicionales de ingresos. Para mí, eso significa organizar proyectos a gran escala que utilicen mi experiencia sobre el terreno, para vivir las experiencias online. Para otros, puede significar la consultoría o la formación de negocios dentro de la industria. Todos tenemos que utilizar este tiempo único con sabiduría, para aumentar y afinar nuestra presencia en la red, facilitando las citas virtuales, las reuniones y las conversaciones, ya que toda esta situación lo ha hecho más crítico que nunca”.

Ponga en práctica una gran ética al tiempo que reduce los costos

Si bien la mayoría de las industrias sufren grandes golpes financieros durante las recesiones, hay algunas que lo sufren mucho peor que otras, lo que obliga a los equipos ejecutivos a tomar una serie de medidas de reducción de costos. Al hacerlo, es crucial ser lo más ético posible, sin destruir vínculos.

Si va a cortar lazos con agencias y proveedores de servicios, hágalo con prudencia, para que sea más fácil volver a ellos, una vez que la situación mejore. Si tiene que dejar ir a los empleados debe hacerlo con una mayor sensibilidad respecto a la forma en que esto les afectaría a ellos y a sus medios de sustento en los peores momentos.

“La industria del turismo fue la primera en ser golpeada y la peor, y es probable que sea la última en recuperarse”, señaló Chaikel Kaufman, socio fundador de Chaikel Travel. En un artículo que aborda las dificultades que enfrentó cuando la pandemia y la recesión comenzaron a desarrollarse, Kaufman declaró la dificultad que enfrentó mientras manejaba las licencias, que todavía llevaba a cabo con ética, a través de llamadas telefónicas individuales. 

“Para mi sorpresa, las respuestas de mis empleados fueron muy positivas. Comprendieron la situación. Muchos llegaron a ofrecer su tiempo de forma gratuita. ‘Estoy atrapado en casa sin nada que hacer. Con gusto ayudaría, nada más para no perder la cordura’, me respondió uno de los empleados”. 

A medida que pasaba el tiempo y se hizo evidente que las secuelas de la pandemia iban a durar más de lo esperado, Kaufman tuvo que dar el siguiente paso a regañadientes, asegurándose de seguir haciéndolo con ética. “Tomé la muy difícil decisión de quién se necesitaba todavía para operar en una capacidad limitada… de modo que, durante dos días, busqué la manera adecuada de hacer saber a un empleado que estaba siendo despedido, e hice las llamadas”.

Sumérjase en lo digital en cualquier lugar y donde le sea posible

La rápida digitalización de los procesos resultó ser una de las pocas cosas buenas derivadas de la pandemia y la recesión. Aunque pudiera haber algunos costos iniciales, el tiempo, los recursos y la tranquilidad que se ahorran con ello, no tienen precio.

“La recesión de 2020 puso en aprietos a muchos negocios”, señaló Elizabeth Sheils, fundadora de la plataforma de pago de eventos y contratos, Rock Paper Coin. Agregando, “hizo que los organizadores y vendedores de eventos se vieran en la posición de averiguar cómo mantenerse a flote, moverse a las citas/reuniones virtuales, consultar y digitalizar sus contratos y pagos, (con esto último a nuestro favor). La mayoría de las industrias tradicionalmente prosperan basándose en lo ‘presencial’. Muchos negocios que se sometieron a diferentes niveles de digitalización, terminaron experimentando una empinada curva de aprendizaje, cuyos esfuerzos finalmente resultaron valiosos”.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?