Ver ediciones digitales
Compartir

5 características de los líderes colaborativos

Por: Financiero 07 Feb 2021

“Fingelo hasta que lo logres”: este dicho ha permeado, inevitablemente, a la cultura de negocios moderna. La idea es que, imitando la apariencia de confianza y competencia, eventualmente estas características se volverán realidad. “El éxito, o así lo creemos, requiere gran experiencia en nuestro oficio. Los clientes y competidores deben percibir que conocemos cada parte de nuestra profesión”,, propone Kyle Hjelmeseth, fundador y CEO de la agencia de gestión de talento G&B.


5 características de los líderes colaborativos
El modelo del “anti-experto” es cada vez más apreciado por equipos y clientes

Redacción El Financiero

“Fingelo hasta que lo logres”: este dicho ha permeado, inevitablemente, a la cultura de negocios moderna. La idea es que, imitando la apariencia de confianza y competencia, eventualmente estas características se volverán realidad. “El éxito, o así lo creemos, requiere gran experiencia en nuestro oficio. Los clientes y competidores deben percibir que conocemos cada parte de nuestra profesión”,, propone Kyle Hjelmeseth, fundador y CEO de la agencia de gestión de talento G&B.

Hjelmeseth analizó nuevos y viejos enfoques del liderazgo, explicando las ventajas que presenta el modelo de liderazgo colaborativo, frente a líderes con metodologías verticales y concluye que el problema (de fingir hasta lograrlo) es que no funciona”. 

El autor, que escribió originalmente este artículo en su columna de opinión en la revista CEOWORLD, esta aproximación realmente puede llevar a sentimientos de desconfianza en uno mismo, hasta llevar al “síndrome del impostor”: el miedo internalizado a ser expuesto como un fraude.

El ‘anti-experto’ como modelo

Hoy día, menciona Hjelmeseth, “el más duradero, innovador y saludable modelo de negocios gira en torno a un nuevo concepto: el ‘anti-experto’. Es un reflejo de la idea de Sócrates de que la verdadera sabiduría yace en saber que no sabemos nada; el anti-experto entiende que siempre hay algo para aprender, alguna información que puede modificar el juego enteramente. Por tanto, son innatamente educables, y están constantemente en busca de perspectivas nuevas, y nuevas formas de pensamiento”.

¿Cómo, exactamente, uno se convierte en un ‘anti-experto’? “La buena noticia es que cada uno de nosotros posee el potencial para experimentar esta idea’’, dice el experimentado líder. “Sólo requiere aceptar que no lo sabemos todo, a la par de tener voluntad de llenar las lagunas de conocimiento, donde existan”. Estas son las principales características de estas figuras de liderazgo colaborativo, explicadas por Kyle Hjelmeseth.

Cualidades de los ‘anti-experto’

Reemplazan el término “experto” por “colaborador”
“Cuando fundé G&B Digital Management, no conocía el negocio de la administración digital. Alguien de mi entorno reconoció mis habilidades, pidió mi consejo, y quise ayudar. Si hubiese pensado en mí mismo como un “experto”, hubiese estado mucho más cerrado a nuevas ideas, y G&B no existiría en su forma actual”.

Mantienen su mente abierta
“Inicié en gestión de talentos con un profundo entendimiento de lo poco que sabía. Aunque he recorrido un largo camino, trato de operar como un profesional experimentado, mientras mantengo mi enfoque mental original. Viéndome a mí mismo como un estudiante del negocio me ayuda a mantener mis oídos y ojos abiertos, listos para escuchar, deseosos de investigar. Así se fomenta el crecimiento y el perfeccionamiento”.

Las relaciones van primero
Al principio, no tenía real idea de lo que estaba haciendo, aparte de resolver un asunto por vez. Simplemente me encantaba la gente, y con el espíritu de ayudar a crear la mejor relación cliente-equipo posible, constantemente me preguntaba ‘’¿qué puedo hacer mejor?’’ y ‘’¿cómo puedo ser un mejor compañero?’’. Esta clase de preguntas naturalmente llevaron a  relaciones sólidas y durables.

Aceptan que todo feedback es bueno
Si hacemos preguntas y solicitamos retroalimentación, a menudo escucharás experiencias negativas de parte de los clientes, no sólo contigo, sino también con tus competidores. Esa información es una mina de oro que constantemente recalca lo que hay que hacer (y no hacer) para continuar innovando, hasta convertirte en uno de los mejores en tu ámbito.

Reconocen cuando necesitan ayuda, y la piden
Como dueños de negocios, todos hemos experimentado la sensación de “estoy a punto de chocar contra un muro”. El truco es escuchar, y hacer algo al respecto. Por ejemplo, mi negocio alcanzó alturas inimaginables cuando finalmente pedí la ayuda que necesitaba, y encontré, a mi asistente, por referencias. Cuando ella se unió al equipo, ¡BOOM! crecimiento mucho mayor.

El autor concluye que los clientes ya no se engañan por imágenes de personas o compañías prístinas y pulidas. “Los consumidores de hoy día desean profundamente experimentar valores de marca más humanos, como autenticidad y curiosidad. La cultura del experto es vertical, de que uno o dos líderes tienen todas las respuestas. Seguro que los clientes querrán saber si obtendrán tus mejores rendimientos y resultados, pero los días de ‘fingir hasta que lo obtengas’ se han ido. ”. “Fingir estas cualidades” agrega Kyle Hjelmeseth, “seguramente hará que te descubran. En este nuevo panorama empresarial, apoyarse en el enfoque del anti-experto puede ayudarte a navegar y triunfar en una cultura cambiante. Y quizás, descubrir innovaciones enteramente nuevas y frescas a lo largo del camino”.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?