Ver ediciones digitales
Compartir

3 indicadores de tu salud financiera

Por: Financiero 05 Jul 2021

Para analizar el estado financiero de una persona, existen medidores fácilmente deducibles que ayudan a entender, de manera sencilla, el estado de las finanzas personales. Al igual que existen estándares para la salud financiera de las empresas, es posible obtener una perspectiva rápida de las microfinanzas.


3 indicadores de tu salud financiera
Determina rápidamente el estado de tus números, para saber en qué área de tus finanzas actuar

Redacción El Financiero

Para analizar el estado financiero de una persona, existen medidores fácilmente deducibles que ayudan a entender, de manera sencilla, el estado de las finanzas personales. Al igual que existen estándares para la salud financiera de las empresas, es posible obtener una perspectiva rápida de las microfinanzas.

Un estudio de Sue Greninger y otros tres académicos de la Universidad de Texas, citados como referencia en un artículo de la web Tranquifinanzas, desarrolló una manera de estandarizar la terminología y las medidas en la planeación financiera. El objetivo de esa investigación fue identificar y perfeccionar indicadores del bienestar financiero en familias e individuos.

Los tres indicadores que te presentamos abarcan las áreas de liquidez, ahorro y endeudamiento. Son medidas muy básicas que sirven de guía para evaluar tu situación financiera actual y hacer un diagnóstico que te permita planear tus próximos movimientos.

1 Calcula la liquidez de la que dispones
Este ítem se refiere al efectivo disponible para pagar obligaciones y gastos. Además, puede incluir también a los activos, que son bienes que pueden convertirse fácilmente en efectivo.

El dinero en una cuenta bancaria, por ejemplo, es el bien con más liquidez, ya que basta con ir a un cajero automático para disponer de efectivo. Un apartamento o automóvil, en cambio, no tienen tanta liquidez, ya que deben pasar por un proceso de venta antes de tener disponible efectivo en una cuenta bancaria.

El nivel de liquidez puede calcularse dividiendo el total de activos que pueden convertirse en efectivo (es decir, venderse) en menos de tres meses, entre el monto total de las deudas que tengamos.

Activos líquidos ÷ nivel de deuda

Se recomienda hacer las correcciones necesarias hasta lograr un resultado cercano a 0,5 si se considera únicamente la deuda de consumo. Ese valor numérico significa que el total de activos que podrían convertirse rápidamente en dinero alcanza para cubrir al menos la mitad de las deudas en un momento dado.

2 Evalúa tu capacidad de endeudamiento
Dos preguntas para evaluar cualitativamente cuánto puede ser tu endeudamiento son: ¿te endeudas para resolver emergencias pequeñas y puntuales? O ¿comparas siempre condiciones, tasas y plazos de los créditos antes de adquirirlos?

Ya en el plano de los números, y para obtener un panorama cuantitativo, puedes dividir el total mensual que destinas a pagar tus deudas de consumo (es decir, toda deuda que no sean créditos hipotecarios o de vehículos, o microcréditos para inversión) entre tu ingreso mensual:

Pagos a deudas de consumo ÷ ingreso neto mensual

Un resultado sano de este cálculo sería igual o menor a 0,15; esto significa que, como máximo, estarás destinando un 15% de tu ingreso mensual a pagar tus deudas de consumo.

3 Mide tu capacidad de ahorro
Para medir el ahorro, existen dos indicadores que puedes usar. El primer de ellos lo puedes calcular dividiendo el dinero que guardas cada mes entre tus ingresos mensuales:

Dinero ahorrado mensual
÷ ingreso neto mensual

En este primer cálculo, es muy recomendable tener un resultado de al menos 0,05; esto significa que estás ahorrando al menos el 5% de lo que ganas en un mes.

Por otro lado, también puedes dividir el total de tus ahorros entre el monto de tus gastos mensuales:

Total ahorros
÷ gastos mensuales

El resultado de esta división debería ser cercano a 2,2; lo que significa que cuentas con suficientes recursos para cubrir tus gastos mensuales por un mínimo de dos meses, en caso de que tus ingresos se vean interrumpidos súbitamente.

La evaluación constante es fundamental para gestionar finanzas personales, pues brinda información útil para entender dónde estás y a dónde puedes llegar en el corto, medio o largo plazo. Tras determinar los resultados de estos indicadores básicos, recomendamos que pienses en estrategias para mejorarlos, y las lleves a buen término.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?