Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Se reactiva la construcción
Comparte
Compartir

A Fondo

Por una vacuna gratis

Por: Financiero 06 Sep 2020

Latinoamérica empieza a debatir la posibilidad real de vacunar a su población con la COVID-19


Por una vacuna gratis
Latinoamérica empieza a debatir la posibilidad real de vacunar a su población con la COVID-19

Redacción El Financiero
(con información de EFE, Gestión Perú, BBC Mundo)

La Asamblea Nacional de Panamá comenzará a debatir un anteproyecto de ley que establece que la futura vacuna contra la COVID-19 sea aplicada de manera universal y gratuita a los panameños, dijo uno de sus proponentes.

“Lo que se busca es que sea gratuita para todos los panameños y los que deseen ir por el sector privado puedan tener acceso sin locuras de precio”, explicó el diputado Tito Rodríguez, del partido pro-oficialista Molirena y uno de los cuatro proponentes de la norma.

La propuesta, que deberá superar tres debates en el Parlamento unicameral y ser ratificada por el presidente del país, Laurentino Cortizo, para su entrada en vigor, expone que el Gobierno “debe garantizar la vacunación gratuita” a toda la población panameña contra la COVID-19, ya que “esta es un bien público de acceso universal”.

El anteproyecto de Ley 80 tiene tres propósitos: establecer la vacuna “universal, pública y gratuita”, crear una comisión gubernamental “Pro Adquisición de Vacuna contra el COVID-19” y un programa de vacunas por impuestos, para permitir al sector privado adquirir las vacunas con el 50% de gravamen a la importación o compra.

Dicha comisión gubernamental que gestione la adquisición de vacunas deberá estar integrada por los ministerio de Relaciones Exteriores, Salud y Gobierno, de acuerdo con la propuesta legislativa.

“Estamos negociando con la vacuna alemana”, recordó Rodríguez, pues Panamá realizará ensayos de fase dos para probar la eficacia de una del laboratorio alemán CureVac para la que se están buscando voluntarios.

Qué pasa en el resto del continente

Las vacunas que requieren refrigeración o dosis múltiples serán difíciles de administrar en los países pobres. Sin embargo, naciones como México han dicho que cuentan con todos los recursos para vacunar a la población de manera gratuita, Colombia también ha dicho que asumiría esos costos, pero hay una gran diferencia entre comprar vacunas con tecnología RNA a USD 40, como las que están desarrollando Moderna o Pfizer, o las de vectores o virus inactivado a USD 2-4 como la de Astrazeneca-Oxford, o incluso las vacunas chinas o rusa.

Dos análisis del Centro de Pensamiento de la Universidad Nacional de Colombia y el grupo DIME evalúan que las vacunas más caras serían inasequibles para varios de los países de la región, pues solo inmunizando a la población prioritaria (personal de salud y mayores de 60) gastarían hasta cinco veces más de lo que tienen en sus presupuestos nacionales.

Ante esta realidad, la mayoría tendrá que acudir a préstamos del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. Pero otros, como Venezuela, por razones políticas tendrán que buscar otras alternativas, como el crédito de 1000 millones de dólares que ofrece China.

Latinoamérica tiene poca capacidad industrial y recursos para producir una vacuna. Por eso, algunos países están explorando diversos acuerdos con laboratorios y buscando mejores precios a través de mecanismos colectivos de negociación como COVAX.

El mecanismo COVAX, es una iniciativa en la que participan, al menos 172 países que han manifestado su interés de formar parte de un entendimiento conjunto que pretende garantizar el acceso equitativo a una vacuna que funcione. Con este mecanismo, el 70% de la población mundial tendría acceso a la vacunación.

“Es difícil saber cuál será el precio de una vacuna final, depende del tipo de tecnología que utilizan y de dónde se producen. No es claro si tendrán costos distintos dependiendo de la demanda de cada país, si van a hacer descuentos por volumen o por pagos adelantados. Todos estos acuerdos se están llevando a cabo de manera privada y sigilosa”, expone la periodista Catalina Lobo-Guerrero, en su reportaje publicado en Salud con Lupa.
Perú y Brasil con más esperanza

Brasil ha tenido una gestión realmente efectiva ante los laboratorios internacionales para que sus ciudadanos sean incluidos en varios de los estudios clínicos y que luego, como parte de la negociación, puedan producir dosis de esas vacunas en plantas nacionales. Hay otros ensayos clínicos en Argentina, México, Perú y esfuerzos puntuales en Chile a través de la academia y uno en Colombia, pero ninguno de estos países tiene la infraestructura, recursos y capacidad instalada de Brasil para producir las dosis que necesitaría su población.

Perú, el primer país del mundo en mortalidad relativa de COVID-19 y el quinto en casos confirmados, será el escenario de los ensayos clínicos de, hasta el momento, cuatro vacunas distintas contra el nuevo coronavirus desarrolladas por laboratorios de China, Estados Unidos, Reino Unido y Alemania.

Los ensayos son producto de varios meses negociaciones del Gobierno peruano con distintos laboratorios para garantizarse un rápido acceso a las vacunas una vez que estas sean comercializadas, lo que se espera para los primeros meses de 2021.

23.000 de los 30.000 voluntarios que la farmacéutica estadounidense Pfizer espera que participen en los ensayos clínicos ya han sido reclutados. Los ensayos están en fase 3, que es la final antes de solicitar la aprobación de la vacuna a las autoridades. La empresa espera tener para finales de octubre resultados de la última fase de pruebas de su vacuna del coronavirus.

700.000 personas aproximadamente ha matado la COVID-19 y ha enfermado a unos 18 millones desde su identificación en Wuhan, China, en diciembre pasado, según la Organización Mundial de la Salud.

El valor de la COVID-19

Muchos de los aproximadamente 200 proyectos de vacunas en todo el mundo fracasarán, pero eso es de esperar. El Fondo Monetario Internacional estimó esta primavera que el COVID-19 disminuirá la producción económica mundial en USD 9 billones en 2020 y 2021. Una vacuna podría tener un valor de USD 375 mil millones, dice el economista de Harvard Michael Kremer.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?