Ver ediciones digitales
Comparte
Compartir

Infraestructuras de turismo interno en LatAm tienen todas las de ganar

Por: Financiero 19 May 2021

“La pandemia nos llevó a resetear nuestra relación con el ambiente, a descubrir nuevas tendencias de consumo en búsqueda de naturaleza, experiencias auténticas, destinos sustentables, y es allí donde Latam tiene todo para dar”


Infraestructuras de turismo interno en LatAm tienen todas las de ganar
“Potenciar el Turismo Interno es la mejor estrategia para superar la crisis derivada por la COVID-19”

Adriana Cuicas

“La pandemia nos llevó a resetear nuestra relación con el ambiente, a descubrir nuevas tendencias de consumo en búsqueda de naturaleza, experiencias auténticas, destinos sustentables, y es allí donde Latam tiene todo para dar”, dice convencido Ramiro Alem.

Alem es CEO de inverTUR, una empresa dedicada al lobby en la comunidad de Turismo en LatAm, conectando inversores con oportunidades de negocio en la región.

Desde su perspectiva ve en la región oportunidades de negocio en el desarrollo de empresas que exploten vectores como la propiedad vacacional, el timesharing, la vacation rental, los parques, los cruceros de expedición, los trenes y las tourtech, que son tecnologías aplicadas al desarrollo del turismo. Todos estos nichos, según el, tienen un altísimo potencial para nuevas inversiones en LatAm.

“La parálisis de 2020 resetea la industria hacia un nuevo paradigma de reactivación/regeneración, moviendo a los inversores a inversiones de impacto, justo en las que la industria del turismo y Latam tienen todas las de ganar”, dijo el licenciado en Turismo, quien entre 2015 y 2017 formó parte del gabinete del Ministerio de Turismo de Argentina.

Las sentencias de Alem no están alimentadas sólo de entusiasmo. Él está convencido de que la Industria del Turismo, una de las más afectadas por el confinamiento derivado por la pandemia de la COVID-19, renacerá desde el interior de cada país, pero su criterio se basa en datos como estos:

Desde lo interno

El turismo interno es el gran motor de las economías. Hasta 2019, 7 de cada 10 dólares del gasto turístico global se hacía en viajes nacionales, esos que se desarrollan dentro de cada país. 

“Por mucho el turismo interno es el gran motor de las economías, pero solía quedar encandilado por las luces de las divisas frescas provenientes del turismo internacional. Redimensionar al turismo interno es una necesidad  que se hace aún más notoria en la actual coyuntura de pandemia, ya que toda crisis nos hace volver a lo básico, a repensar y resetear nuestra relación con el medioambiente, retomar los viajes hacia destinos de cercanía, a destinos de espacios abiertos y en pleno contacto con la naturaleza”. 

Poner los ojos en desarrollar y potenciar el turismo interno no es una premisa nueva ni descabellada en estos tiempos, pues sobran los expertos del sector, liderados por la Asociación Latinoamericana de Transporte Aéreo (ALTA) y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que vaticinan que el turismo interno será el primero en recuperarse con gran parte de las fronteras cerradas. 

América es la región del mundo con mayor proporción de turismo doméstico vs. internacional y Latinoamérica contabiliza que 9 de cada 10 viajes se originan en la propia región, y 8 de ellos son domésticos, 

“Hay un fuerte repunte en los viajes internos, gran parte de los 1.000 millones de viajes internacionales que se dejaron de hacer en 2020, se hicieron dentro de cada país, ciudadanos que anteriormente viajaban al extranjero y ahora están descubriendo su país. Los destinos nacionales más solicitados y cercanos a los grandes centros urbanos están teniendo movimientos récord”. 

Las restricciones a los viajes aéreos han tenido un impacto directo en el turismo, tanto con la caída en la llegada de turistas extranjeros (tomando en cuenta que más de la mitad llegaba a la región por vía aérea), como con los viajes domésticos en ciertos destinos. 

Alem usa los datos de ALTA (la Asociación Latinoamericana de Transporte Aéreo), en los que se explica que, del total de pasajeros transportados por vía aérea en la región en 2020, el 62% correspondió a pasajeros domésticos, lo que supone un aumento frente al 55% de 2019.  Esto principalmente impulsado por dos grandes mercados de turismo doméstico que son Brasil y México, países que no cerraron sus fronteras en 2020.

Una oportunidad de negocios

En este boom del turismo interno está el impulso y la oportunidad para los destinos en las economías regionales de Latinoamérica, donde 6 de cada 10 empresarios evalúa invertir en LatAm en los próximos cuatro años. 

“Esa fue la respuesta de 166 inversores, fondos y banca de inversión, desarrolladores, brokers, gestores de activos (líneas aéreas, cadenas hoteleras, cruceros, parques), consultores y líderes del sector público en junio de 2020, en plena pandemia e incertidumbre sobre la evolución de la industria”, expone Alem. 

“Respuesta que pasó a 7, 8 e incluso 9 de 10 en las Sesiones de Negocios que hicimos en países de Latam en agosto, septiembre, octubre y noviembre de 2020. Esto muestra que los jugadores locales en cada país están listos para desarrollar oportunidades. Y los inversores muestran interés también, de marzo 2020 a marzo 2021 las compañías globales como United Airlines, Marriott o Royal Caribbean han recuperado entre 3 a 4 veces su valor”.

Todos estos datos pueden sonar un poco distantes para quienes tienen pequeños negocios turísticos con poco tráfico de clientes actualmente. Para ellos, la estrategia oportuna enfocada en potenciar el negocio es atender los flujos internos, conocer y adaptarse al nuevo perfil de consumidor que es más digital, más consciente y más responsable, el cual, de hecho, busca experiencias que sin duda los pequeños negocios turísticos como las posadas proveen y que además suman experiencias únicas en el destino, agregando valor con impronta e impacto local.

Justo ahí está la tarea de quienes creen en el potencial de desarrollo turístico de la región.

Potenciar la infraestructura

Más allá de grandes hoteles o posadas, a la región le hace falta crecer, desde el punto de vista de la construcción, en carreteras y caminos que lleven a los turistas a destinos remotos. “La región de Latinoamérica y el Caribe tiene una característica muy particular y es que tenemos una geografía extensa, con cordilleras, islas, y kilómetros de distancias. Por ello dependemos en gran medida del transporte aéreo que, hasta 2019, venía creciendo sostenidamente en la región con cada vez más personas realizando viajes domésticos e intrarregionales”.

Para ilustrar este punto, amplía, “pensemos en un viaje de Ciudad de Panamá a David. En avión tomaría una hora, mientras que en carro tomaría más de cinco horas. Este punto es aún más relevante para las islas del Caribe”.

¿De dónde vienen los inversionistas interesados en el Turismo de LatAm?

“En gran medida de la propia Latam”, explica Alem, quien resalta que “el primer inversionista es el local y, en segundo lugar, está el de la propia región, con flujos de inversión entre países por cercanía o integración turística”. 

Pero también América Latina llama la atención en otras latitudes. “Dada la oportunidad que representa Latam para los grandes grupos económicos en turismo, donde hay mucho por hacer, mucho por invertir, es creciente el interés de jugadores de Norteamérica a partir de México y Caribe por cercanía y perfil de destino, de Europa con foco en Brasil e Iberoamérica, de Asia con China como protagonista principal y de Medio Oriente con sus fondos soberanos”.

Panamá como destino

Panamá tiene una gran oportunidad de desarrollar su turismo y la va a capitalizar. Su ubicación estratégica y sus riquezas naturales y culturales, poco conocidas incluso por los propios panameños, tomarán valor. 

“Tuve la oportunidad de participar en octubre de 2019 del CONATUR – Congreso Nacional de Turismo, para aportar sobre las inversiones en Turismo y allí conecté no sólo con el nuevo equipo de la ATP – Autoridad de Turismo de Panamá, sino con los referentes públicos y privados de las regiones del país, de Bocas del Toro, Tierras Altas, Boquete, Santa Catalina, Pedasí, Riviera Pacífica, Portobelo, El Darién -espero no haberme olvidado de ninguna-, que estaban trabajando en el nuevo Plan Maestro de Turismo Sostenible 2020-2025 con una visión muy concreta de ubicar a Panamá como un destino turístico sostenible de clase mundial”. 

“Dados sus atractivos fundamentales: el istmo, su posición estratégica como HUB, su cultura y su historia como Puente del Mundo, sus parques nacionales, su biodiversidad, sus playas y ecosistemas y su potencial para cruceros de expedición de naturaleza, sumado a los incentivos a la inversión con que cuentan, no dudo que lo lograrán”. 

Como toda inversión,  su desarrollo lleva tiempo, “pero los fundamentales están y las inversiones llegarán. Panamá tiene un valor adicional muy importante para las inversiones: un HUB financiero, con la oportunidad de acercarlo a invertir en Turismo”, resalta el CEO de inverTUR, quien invita a los interesados en potenciar esta industria a unirse el 11 de mayo próximo a una sesión de negocios online dedicada a “invertir en Turismo en Panamá”, la cual se celebrará junto a la ATP e inversores locales. Esta sesión buscará conectar con la comunidad de inversiones en turismo del país e impulsar las inversiones.

No encontramos notas relacionadas.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?
NOTAS RELACIONADAS

No encontramos notas relacionadas.