Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Los pilares de Panamá
Comparte
Compartir

Criptomonedas detonan la inclusión financiera en LatAm

Por: Financiero 01 Dic 2020

El dinero tiene tres funciones. Se usa como depósito de valor, unidad de cuenta y medio de pago, explica resuelto Ricardo Vázquez, Business Development en Ava Labs para Latinoamérica, en donde colabora desde septiembre 2019. Su explicación es el preámbulo a un paseo por la evolución del ecosistema de las criptomonedas, especialmente el Bitcoin, en la región: cómo vamos, qué debemos mejorar y quienes son nuestros competidores más feroces es parte de sus análisis


Criptomonedas detonan la inclusión financiera en LatAm
En la región el Bitocoin es usado como depósito de valor y como medio de envío de remesas

Adriana Cuicas

El dinero tiene tres funciones. Se usa como depósito de valor, unidad de cuenta y medio de pago, explica resuelto  Ricardo Vázquez, Business Development en Ava Labs para Latinoamérica, en donde colabora desde septiembre 2019. Su explicación es el preámbulo a un paseo por la evolución del ecosistema de las criptomonedas, especialmente el Bitcoin, en la región: cómo vamos, qué debemos mejorar y quienes son nuestros competidores más feroces es parte de sus análisis.  

Entre 2010 a 2012 el Bitcoin era una especie de bicho raro que solo coleccionaban los geeks de tecnología, pero ahora hasta los grandes bancos del mundo lo consideran como un depósito de valor fiable y se encaminan a desarrollar sus propias criptos.

Los latinoamericanos en general usan el Bitcoin como un depósito de valor. Confían más en las criptomonedas que en las monedas nacionales porque sus monedas son poco estables, pero además es usado para enviar remesas.

Argentina y Venezuela lideran

En América Latina los países que llevan la delantera en el uso y explotación de Bitcoin son Argentina y Venezuela. Ambas naciones van seguidas de México y Colombia donde se avanzó en materia de regulaciones, lo cual les da una ventaja competitiva frente a los inversionistas.

“Argentina y Venezuela toman la delantera -desafortunadamente por la dinámica interna de cada país, pues sus monedas no son un buen resguardo de valor-. La alta inflación de ambos países ha hecho avanzar mucho los ecosistemas de las criptomonedas”, ahonda Ricardo Vázquez, quien es economista por la UDLAP en México y cursa estudios de Maestría en Blockchain & Digital Currencies en la Universidad de Nicosia.

La existencia de electricidad barata hizo avanzar a Venezuela en el ámbito de la minería de criptomonedas como el Bitocoin, es un avance tan marcado -comenta Vázquez-, que cuando los mexicanos tienen una duda consultan a los venezolanos para ver cómo resolvieron el problema de minería. 

En cambio en Argentina, donde no hay un servicio de electricidad tan barato, creció un ecosistema de desarrolladores de Bitcoin que se extendió a casi todas las criptomonedas.

Ambos ecosistemas marcan la batuta en comparación con otras naciones de la región en donde ese ecosistema se desarrolló de manera más lenta.  

“Vemos que otras economías como Colombia, México -en medio de una ola Fintech- avanzaron en temas regulatorios. Esa madurez de mercado aunque ha frenado en algo la innovación, ha traído certeza para los inversionistas”. 

En México existe la Ley Fintech que trató de regular las wallets y los activos digitales. Colombia también está haciendo cosas interesantes y apenas durante este mes Argentina sacó una propuesta para regular las criptomonedas, grafica el también cofundador de Oruka.co, desde donde colaboró en proyectos para la Agencia Alemana de Cooperación (GIZ), Giveth.io, Status.im, entre otras organizaciones.

Existen además otros países como Panamá y Costa Rica que tienen un ecosistema favorable para el uso de las criptomonedas y han atraído a muchos extranjeros por las condiciones favorables de trabajar a distancia desde ahí, lo cual ha enriquecido el intercambio de conocimientos entre profesionales de diferentes naciones.

Un cambio de paradigma 

En América Latina se usa el Bitcoin como un depósito de valor, el cual resulta más confiable que las monedas locales, pero además hay un importante grupo de personas que se está empezando a dar cuenta de que las características del Bitcoin y otras criptomonedas funcionan para enviar remesas. 

Se ve en México, por parte de personas que envían desde Estados Unidos, pero también está  tendencia está surgiendo en Sudamérica, ahonda Vázquez.

“Desde Chile, Colombia o Panamá mandan criptos a Venezuela y este es un caso de uso muy interesante, porque al contrario de otras opciones financieras en las que generalmente le dan opciones o alternativas a personas que ya están bancarizadas o que tiene acceso a varias alternativas, en este caso se le dan opciones a personas que quizás jamás vayan a usar la sucursal de un banco, cuyos familiares les enseñan a usar las criptomonedas”.

Eso es un caso de uso que va a empezar a notarse en una ola inclusión financiera que nace desde los menos favorecidos hacia arriba. Es un fenómeno que estructuralmente era complicado de lograr porque usualmente la banca le da servicios a quienes tienen cierto poder adquisitivo. 

“En el caso de México, las Fintech le daban soluciones muy económicas o con valores agregados a personas que ya estaban bancarizadas y se olvidaban un poco de quienes no tienen acceso a una cuenta bancaria”, opina el también Asociado Fundador de la Red de Profesionales Blockchain.

Este interesante fenómeno le da herramientas de resguardo de valor, y de recepción de remesas más baratas a personas que reciben dinero no solo desde el extranjero sino desde distintas ciudades en su país.

La entrada en el juego de wallets como Paypal que aceptan Bitcoin también es importante. Con esta opción muchas personas van a empezar a usar las criptos en grandes cadenas como Walmart donde aún no las aceptan. En esos casos, Paypal -y otras billeteras digitales- les dan FIAT a los supermercados y además estas juegan un rol importante en el respeto de las regulaciones.

Latam no te duermas

Aunque América Latina va muy bien en el uso y desarrollo de ecosistemas de criptomonedas, podría quedarse atrás si no se pone las pilas. Economías que no se toman en cuenta como la de los países de África, han avanzado mucho a través de billeteras digitales que funcionan por medio de teléfonos celulares. 

Esa brecha digital y generacional prácticamente se ha borrado en Kenia, Nigeria, Sudáfrica, Uganda que son países que van muy adelantado y que hacen mejores presentaciones de proyectos que América Latina.

Eso debe llamar la atención de los latinoamericanos. En África hay más casos de construcción de cripto a diferencia de América Latina que adoptan las tecnologías en lugar de desarrollarlas.

El consejo de Vázquez para los futuros desarrolladores es que usen el Internet como medio de aprendizaje, Ahí está todo, existen tutoriales sobre todos los temas del mundo, así que la información está ahí, la idea es usar el recurso para desarrollar tecnologías nuevas y más adaptadas a nuestras necesidades. 

La innovación normalmente va adelante en muchos aspectos y las regulaciones vienen después. En nuestro continente hace falta incentivar la chispa innovadora para empezar a crear más soluciones en lugar de implementarlas.

Acortando la brecha digital

En la generación que actualmente tiene 45 años o menos, el conocimiento y uso de criptomonedas es natural – no hay tanta brecha generacional ni digital-, son ellos quienes impulsan a las generaciones que los siguen, que luego de la pandemia absorverán de manera más rápida el uso de las cripto.

En América Latina -según estimaciones de Mastercard- el uso del ecommerce prácticamente se ha duplicado, al pasar del 45% de los usuarios a 83% y  el uso de la banca electrónica  ha crecido abrumadoramente. Vázquez afirma que hay estudios que revelan que ambos sectores crecieron estos meses, lo que esperaban crecer durante dos o tres años..

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?