EMPRESAS

La Offshore panameña vs. la extranjera

Enfoque jurídico

Darío González Martínez / Abogado corporativo

Panamá, gracias a las características de su economía basada en los servicios, presenta una oferta de negocios inigualable en la región. Desde el turismo hasta el tránsito de buques por su canal, conforman en el país amplias oportunidades para desarrollar una gran variedad de inversiones que atraen a empresas extranjeras en busca de posicionarse en América Latina y el Caribe, a través de oficinas corresponsales o como sede principal.

En este contexto, y como mecanismo jurídico, el derecho local dispone de una llamativa opción que sirve de puente para funcionar como empresa dentro y fuera de Panamá. Estas son las llamadas “Off Shore”.

Este término anglosajón que literalmente significa “fuera de la costa”, en el ámbito financiero se utiliza para hacer referencia a actividades económicas o de inversión que se realizan fuera del país donde fue constituida la empresa. Así que, una vez cumplidos los trámites legales correspondientes de constitución de la “Off Shore”, ésta, por lo general, se utilizará para realizar operaciones en el exterior.

Un atractivo jurídico

El fundamento legal de esta figura procede de la Ley de Sociedades Anónimas del 26 de febrero de 1927, firmada por el entonces presidente de la República Rodolfo Chiari, quien, durante su administración, en un esfuerzo por revitalizar la joven economía panameña, promulga dicha ley apuntando hacia los grandes inversionistas estadounidenses con la finalidad de atraer importantes inversiones y lograr posicionar a Panamá entre los países líderes en atracción de inversiones de la región.

Este objetivo legislativo se mantiene hasta nuestros días, con la diferencia de que ahora su alcance es global, debido al auge en el uso de este tipo de compañías.

La “Off shore” panameña ofrece múltiples ventajas sobre todo de tipo fiscal, ya que está amparada por el principio de territorialidad, es decir, que solo serán gravados con impuesto, la renta e ingresos que se obtengan por operaciones que se perfeccionan o consuman dentro del territorio nacional.

Como se ha explicado, este tipo de compañías usualmente registran operaciones en el exterior, por lo que no tendrán que hacer ninguna declaración al fisco panameño durante el tiempo de su existencia. Basta con el pago anual de la tasa única (impuesto gubernamental a todas las sociedades) y el honorario anual de abogado por su servicio como agente residente.

Otros beneficios que llaman la atención de esta ley de ‘Off shore’ son que estas empresas pueden ser:

PROPIETARIAS O TITULARES
DE TODO TIPO DE ACTIVOS

(valores, bonos, bienes raíces, yates y naves).

PROPIETARIAS DE LICENCIAS
COMERCIALES, MARCAS DE
PROPIEDAD INTELECTUAL
Y PATENTES.

MANEJADORAS DE CUENTAS
BANCARIAS
(en cualquier parte
del mundo).

NO OBLIGADAS A DECLARAR
ACTIVIDADES OFF SHORE
.

SOLICITADAS VÍA WEB.

OPERADAS DESDE PANAMÁ
(con efectos en el exterior)

¿Qué sucede si una “Off Shore” extranjera quiere establecerse en Panamá para hacer negocios?

La propia Ley 32 resuelve esta situación de una manera sencilla en su artículo 90 sobre las “sociedades extranjeras” señalando los requisitos para su reconocimiento ante el registro público: copia del pacto social, certificado de existencia del país donde se constituyó y copia del último balance de la empresa.

En el mundo existen muchos países catalogados como centros financieros “Off Shore” especialmente los territorios de ultramar como: Bahamas, Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas, Bermuda, Islas Cook, Isla del Man, Hong Kong y los de tierra firme como: Liechtenstein, Luxemburgo, Mónaco, Belice, Holanda, Ras al Khaimah, por mencionar algunos.

Al registrar este tipo de empresas dichas jurisdicciones por lo general -como distinción- utilizan los sufijos corporativos “LLC” (Sociedad de Responsabilidad Limitada), “IBC” (Sociedad de Negocios Internacionales), a diferencia de Panamá que utiliza por excelencia el sufijo S.A. (Sociedad Anónima).

Off Shore en Panamá vs. otros países

Entre las opciones alternativas a Panamá, se destacan aquellas registradas en los territorios insulares, las cuales están amparadas de alguna manera por un país poderoso. Tal es el caso de las BVI (Islas Vírgenes Británicas, por sus siglas en inglés), que a pesar de tener su propia de “Ley de Empresas de Negocios” no dejan de ser protectorado del Reino Unido, por cuanto sus sociedades llevan marcada esta garantía de protección y sobre todo la presunción de no ser blancos de ataques cibernéticos por ninguna nación.

En otros casos, como Mónaco, se obliga a los fundadores mantener un depósito bancario de €150.000 totalmente desembolsados en un banco local y un “Plan de Empresa” que demuestre un volumen de negocio mínimo al año, caso contrario al de Panamá, que no exige depósitos de dinero en efectivo para su capital social.

En el caso de las “Off Shore” de Luxemburgo, llamada SOPARFI – Societé de Participations Financiéres – (Sociedad de Participantes Financieros), se distinguen por el requisito de un solo director y accionista, a diferencia de las panameñas, que exigen un mínimo de dos directores.

En Ras al Khaimah (Emiratos Árabes Unidos), su modelo de empresa se caracteriza por ser de responsabilidad limitada (LLC) y no obliga a sus dueños a llevar registros contables o informes financieros susceptibles de auditoría dentro del reino, a diferencia de la sociedad panameña que sí obliga a sus directores a llevar registros contables.

Como se puede ver, las distintas jurisdicciones intentan atraer inversiones a través de leyes locales, ofreciendo sobre todo ventajas de tipo fiscal a las empresas. Panamá, como centro bancario y financiero internacional, desde los primeros años de la República se ha enfocado en la inversión extranjera como fuente de ingresos potenciales, los cuales, a través de los años, han enriquecido la economía nacional con importantes aportes al PIB local.

El uso debido de cada “Off shore” depende del empresario y a su vez de cada firma de abogados, la cual debe dedicarse a conocer a su cliente. En su caso, Panamá es miembro activo del Foro Global de Transparencia, organización que lucha contra la evasión fiscal y brinda procesos de transparencia a los países miembro, a fin de que sean aplicados efectivamente.

Tagged , , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.