VIDA Y SOCIEDAD

¿Cómo es la famosa Dieta Mediterránea?

Se recomienda consumir cinco raciones de fruta o verduras todos los días

Zuleyvic Adriana Cuicas

De entrada, la mayoría de los artículos que hablan sobre la Dieta Mediterránea, explican que se trata de un estilo de vida, más que de una pauta nutricional saludable. Parece que esta dieta es una recreación de la vida cerca del mediterráneo; por eso no solo se trata de estructurar recetas sino que además tiene que ver con maneras de cocinar, costumbres y productos típicos de los países de la cuenca del mar Mediterráneo.

Allí, en ese lugar, el aceite de oliva es la principal grasa culinaria, un tesoro dentro de la dieta que ha estado en las costumbres gastronómicas de la región desde hace siglos y que aporta vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras.

Pero más allá del aceite de oliva, el pescado aporta a quienes lo consumen Omega 3, un nutriente campeón que además de ayudar al sistema cardiovascular es fundamental para la salud de nuestro sistema nervioso y del cerebro en general, según explica un documental de Deutsche Welle, llamado Nuestro Cerebro es lo que Comemos.

¿Qué la caracteriza?

Indudablemente, la mediterránea es conocida por promover el consumo de pescados que gracias a su contenido elevado en antioxidantes y fibra pueden contribuir a prevenir algunas enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Comer muchas frutas, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secos y cereales no refinados es otra de sus características; estos alimentos acompañados de una ingesta moderada de carnes rojas, huevos y lácteos, casi completa la base de la famosa dieta consumida por los mediterráneos que en lugar té o jugo toman una copa de vino en sus comidas.

Evitar los alimentos muy procesados es otra de las máximas de la Dieta Mediterránea, reconocida por la UNESCO como uno de los elementos de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Alimentos vivos

¿Sabías que, cuando comes, son tus células las que se alimentan de las células de los alimentos? Pues sí, en realidad son tus células las que se alimentan con cada bocado; por eso es importantísimo consumir alimentos vivos; y vivos quiere decir frutas y verduras frescas. La Fundación Dieta Mediterránea recomienda consumir cinco raciones de fruta o verduras todos los días, cuya constitución además es rica en líquidos.

Y si te gustan los postres, las frutas deberían ser tus compañeras de media mañana y tu merienda preferida. Piensa en todas las combinaciones de sabores y colores que te pueden aportar.

Además, la dieta mediterránea invita a tomar muchísima agua, pero también a ingerir lácteos y en especial leches fermentadas como el yogurt, que también es un alimento vivo. El yogurt y el suero de leche benefician la salud porque contienen microorganismos vivos capaces de mejorar el equilibrio de la microflora intestinal, además de aportar calcio, fósforo y vitaminas, entre otros nutrientes.

La ingesta de tres a cuatro huevos a la semana como fuente de proteína, grasas sanas, vitaminas y minerales es promovida por este tipo de cocina que incluye al menos dos veces por semana platillos con pescados y carnes rojas.

¿Y te acuerdas de lo del vino para acompañar las comidas? Pues sí, el vino es considerado un alimento tradicional del mediterráneo, el cual puede tener efectos beneficiosos para la salud, consumiéndolo con moderación y en el contexto de una dieta equilibrada. ¡Salud!

Un rico
ejemplo:

La Dieta Mediterránea es perfectamente compatible con el placer de degustar sabrosos platos y un rico ejemplo extraído del recetario de la Fundación Dieta Mediterránea son los Huevos Duros Rellenos.

Aquí te compartimos la receta:

Ingredientes (para 6 raciones):
● 12 huevos
● 0,50 lts de leche
● 50 g de mantequilla
● 50 g de harina
● 250 ml de tomate triturado
● 300 g de atún en conserva
● 1 ramita de perejil
● queso rallado
● sal
● pimienta

Preparación

Cocemos los huevos 10 minutos en agua salada. Los escurrimos, refrescamos en agua fría, los pelamos y los cortamos por la mitad a lo largo. Retiramos las yemas y las picamos. Escurrimos el atún y los desmenuzamos. Lo mezclamos con las yemas, 4 cucharadas de tomate y el perejil picado.

Luego, ponemos las claras en una fuente de horno y repartimos la mezcla de atún entre ellas.

Aparte, en una sartén, hacemos la bechamel. Fundimos la mantequilla, añadimos la harina y la tostamos, removiendo con una cuchara de madera. Vertemos la leche poco a poco, salpimentamos y dejamos cocer hasta que se espese.

Mezclamos la bechamel con el tomate que nos queda y vertemos la salsa por encima de los huevos. Espolvoreamos con queso rallado y los gratinamos unos minutos al horno, hasta que se doren. Servimos. Y ¡buen provecho!

Tagged , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.